secciones

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

AUTORES DE NUESTRA HISTORIA

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

A la rica medicina casera


La necesidad de torcer el rumbo de los acontecimientos o paliar de algún modo lo que a todas luces parece irremediable, hace que se profundice más en el misterio, en la utilización de métodos que hoy nos parecen increíbles.
Mucho más en zonas de montaña que viven aisladas e inexistentes para el resto del mundo. Todavía hoy conocemos las prácticas de los curanderos, a los que se acude en busca de remedios que no da la medicina tradicional. ¿En cuántas ocasiones los médicos han tenido que vérselas con creencias peregrinas, ungüentos y prácticas que hicieron maravillas en los familiares y amigos de sus pacientes? Cicerón ya escribía sobre la superstición que nos persigue por doquier, sobre adivinos y presagios. Sócrates temía al mal de ojo, Aristóteles creía en la quiromancia, Julio César temblaba al oír el canto del gallo... y no faltan autores que todo se lo tomaron a guasa, como nuestro Quevedo, que escribió: “Cuando el cuervo siniestro te graznare, la sal se derramare, el espejo se rompiere o temeroso sueño te afligiere, armáraste severo contra la amenaza del agüero”.

Aunque en mi último libro de historia(*) hablo de otros remedios, quiero dejar constancia en este espacio de los que utilizaban en zonas de León, concrétamente, en Alcoba de la Ribera y que fueron publicados en una revista local.

Picaduras: de una avispa, de un espino...etc., 

Se utilizan malvas. 
Las malvas se cuecen y luego se machacan en un plato.Después se hace una mezcla con manteca y se ponen en un parche (por la noche). Este remedio se hacía también práctico en los mojacanes para que reventasen y expulsasen el líquido.

La mostaza 
Para quitar la tos y para las dificultades respiratorias. Incluso para el dolor de "tripas".

Sanguijuelas
Se cogían y se guardaban en botellas. Se alimentaban de agua que había que cambiar cada 8 días. En Alcoba (León) había una mujer que vendía sanguijuelas y hacía de curandera; por ejemplo, cuando los pechos de una mujer estaban enfermos, esta mujer chupaba la leche, o sea, la mala leche. A las sanguijuelas, después de haber chupado la sangre mala, las metía unos momentos en un plato con "cernada" para que expulsasen esa mala sangre que habían chupado.

Catarro
Para curar el catarro se utilizaba la siguiente receta: "Vino con grasa y azúcar bien caliente".

Barriga
Para el dolor de barriga se utilizaba la manzanilla.

Muelas
Para combatir el dolor de muelas se utilizaban los vahos de Beleño, un grano de incienso que se metía en el agujero de las muelas.

Hinchazones
Se usaban "fomentos" (agua caliente y sal). Para los hinchazones de los animales, se ponían en las patas una "empuchada", que era salvao con vinagre y manteca,todo ello envuelto en un saco.

Para saber más sobre costumbres y tradiciones:
"Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería", Froilán de Lózar, Editorial Aruz, Segunda edición, Julio 2009)


NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.