secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

Límites provinciales romanos

Como complemento a las guerras cántabras y ante las dudas suscitadas por algunos contertulios en la entrada publicada en "Dias de Xanabria" y aquí mismo, añado esta pequeña entrada, que en el libro marca el final del capítulo. En mis comunicaciones privadas, tanto con el editor como con nuestro amigo, ya he dejado claro que, aunque no publique más libros, éste lo justifica todo.



Para los historiadores se hace harto difícil precisar los límites de las provincias en tiempo de los romanos, sobre todo a medida que se acercan a los puntos de convergencia de unas y otras en la zona cantábrica. Para reconocerlos se hace necesario acudir a las divisiones eclesiásticas. Según consta en diversos documentos, la iglesia ordenó que la división eclesiástica se conformase con la civil [51].

Siempre moviéndonos en juicios hipotéticos, si Palencia pertenecía a la provincia cartaginense, se hace poco menos que imposible, al decir de Laureano, señalar los límites de la diócesis y de la provincia cartaginense en territorio de Cantabria [52].

Para Flórez, el territorio va desde Rioseco por Saldaña hasta la proximidad de las Fuentes del Ebro, quedando dentro del mismo el nacimiento de nuestros principales ríos, Carrión y Pisuerga. Para el citado autor, la línea de la provincia Tarraconense arranca o confluye en el Pico Tres Mares y los montes de Brañosera, que separan en su origen las vertientes del Ebro y el Pisuerga [53].

Sánchez Albornoz no participa de esa idea, pues en los primeros tiempos cada obispado abarcaba la comarca habitada por una o varias tribus. Para este historiador, la raya cartaginense y con ella los límites de la diócesis de Palencia, seguía probablemente la línea divisoria de vacceos y cántabros, que partiendo de Cistierna, junto al Esla, se interna en territorio de Guardo y baja hacia Herrera de Pisuerga [54].

Para el decano de la Rota Española, cuya inquietud le lleva a investigar en el origen de esta tierra, prevalece la opinión de Flórez cuando atribuye a la provincia Cartaginense y diócesis de Palencia este territorio.

____________

[51] G. Villada (Zacarías): Historia Eclesiástica de España, págs. 210-211, t. 2, vol. I, Madrid (1932).

[52] Pérez Mier, Laureano, “El Condado de Pernía”.

[53] Flórez: E. S. t. 5, págs 6-7, 49; t. 4, pág. 106.

[54] Sánchez Albornoz, Claudio: Divisiones tribales y administrativas del solar del reino de Asturias en la época romana, págs 292-293, t. 95 (1029), B. A. H. Los romanos dejaron en la Montaña Palentina interesantes vestigios, como el puente de Nestar sobre el río Rubagón, las fuentes Tamáricas de Velilla del Río Carrión, los restos de la calzada romana cerca de Salcedillo o los asentamientos en Aguilar de Campóo y Dehesa de Montejo. Los eruditos afirman que tras el dominio romano, el pueblo cántabro recuperó su libertad y parte de sus costumbres. Volvió en gran medida a habitar los castros que los romanos les habían obligado a abandonar, resistiendo en los siglos posteriores el ataque de los bárbaros, visigodos y musulmanes, fieles a su filosofía de vida indómita y libre.



Publicaciones:
Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería
Froilán de Lózar
Editorial Aruz, 3ªEdicc, Julio de 2014.




NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.