secciones

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

Carta de la Tierra


Desde el Convenio Internacional para la Reglamentación de la Caza de la Ballena, celebrado en Washington, el 2 de diciembre de 1946, hasta la Conferencia de Río-92, pasando por el Tratado del Atlántico y un número incontable de coloquios y promesas de acuerdos, la herida de la Tierra se ha ido haciendo más grande.


Casi todos denuncian. Los países productores de madera tropical reconocen el deterioro pero se oponen radicalmente a ver recortadas sus exportaciones y algo similar ocurre con los miembros de la OPEP, que no quieren oír hablar de compromisos sobre gravámenes.

"La demagogia es la hipocresía del progreso", que dijo Proudhon o, "El progreso es la realización de las utopías", que escribió Wilde. Todos los mandatarios, sus ayudantes, los científicos, los investigadores, todos los ciudadanos del mundo somos conscientes de algo que Lester R. Brown, dirigente del Instituto de Observación del Mundo, manifestó con precisión en Río: "El tiempo se acaba". Tenemos una vida muy corta y vivimos enfrentados a ella. No sólo por las diferencias raciales e idiomáticas, ahora también por la Naturaleza.


El mundo es una inmensa rueda que se ha ido desengrasando lentamente, sobre cuyos ejes hemos cargado todas las impurezas y todas las miserias: accidentes nucleares, vertidos petrolíferos, como el ocurrido en 1991, durante la guerra del Golfo Pérsico, en el que se derramaron cerca de diez millones de barriles de petróleo, o más reciente, el que se inicia al hundirse una plataforma en el Golfo de México el pasado 22 de abril; la contaminación de las aguas, del suelo, de la atmósfera...



El hombre, poco a poco, se está cargando la casa en la que vive. Solamente en Brasil desaparecieron catorce millones de hectáreas entre 1987/88. Precisamente, fue en Río de Janeiro, en ese año de 1992, cuando se aprobó un tratado sobre el cambio climático en el que se reconoce que "las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero están desequilibrando la salud de la atmósfera y están poniendo en peligro la estabilidad del clima global. Ahora mismo, una de las medidas preventivas es la recogida de las basuras y su tratamiento posterior, reciclado de vidrio y papel, el mercurio de las pilas, etc., pero no es suficiente ni parece que exista garantía indefinida en tales medidas. Asistimos de esta manera a una supervivencia cada día más agónica, donde el mensaje sigue siendo bonito, pero los hechos nos desarman. A la misma velocidad que prometemos, incumplimos; con la misma resignación que lo rechazamos, nos prestamos a padecerlo, llegando de esa manera a una Conferencia más en los anales de la historia, donde se dijo, como se dirá en la próxima: se acaba el tiempo para salvar la Tierra.

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.