secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

Mi dios de las pequeñas cosas I

  • Son los únicos objetos que conozco a los que la edad no castiga con el rancio olor a viejo. Sabia Naturaleza, o Providencia, o como quieran ustedes llamarlo.




Algunos de los libros de las estanterías de casa huelen a vainilla, como las librerías de viejo. Son los que conservo desde hace más tiempo, los que han mudado de color. Son mis libros amarillos, los libros a los que regreso de vez en cuando, a los que soy fiel a pesar de los años, de los suyos y de los míos; libros con los que empecé a amar la lectura y que me acompañan desde entonces en este viaje alucinante que es el conocimiento. Ahora son amigos y forman parte de mi vida. Son mis amigos melancólicos.

  Hojeo sus páginas con la delicadeza y la ternura que merecen los objetos que amamos, procurando que ninguna de las más hermosas palabras que atesoran se desprendan de sus páginas y emprendan vuelo como las bandadas de estorninos al atardecer en las  cálidas tardes de verano. Regreso a ellos los días de lluvia amarilla, cuando la realidad, a veces tan cruda, se las arregla para hacerme un nudo en el pecho, justo encima del corazón, y la nostalgia pide a gritos la presencia de un amigo fiel en el que encuentro compañía y sabias palabras. Transito por sus páginas con la seguridad de que sus líneas son mi casa, parte de mis raíces y el lugar donde todo empezó y me gustaría que terminara.

Cierro los ojos delante de las estanterías y aspiro profundamente el aroma a vainilla que emana de la lignina descompuesta del papel después  almacenado  durante mucho tiempo. Son los únicos objetos  que conozco a los que la edad no castiga con el rancio olor a viejo. Sabia Naturaleza, o Providencia, o como quieran ustedes llamarlo. En ellos habitan Ahab y su obsesión  por Moby Dick, David Copperfield y Mr Micawer, el taimado y amargado Mr Scrooge, el Capitán Nemo y su Nautilus, Jane Eyre y su tristeza y fortaleza, los poemas de Campos de Castilla, la poesía de mis amados León Felipe y Antonio Gamoneda, Aureliano Buendía y su soledad…

Libros amigos que han ido ampliando mi visión del mundo y me han hecho comprender a veces hasta lo incomprensible. ¡Y ahora huelen tan bien!...



De la sección de la autora para "Curiosón". 
"Mi dios de las pequeñas cosas" ©-Margarita Marcos 2017


NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.