secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

OTRAS SECCIONES

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

Pasajeros a Indias naturales de Liébana X


44. (15.12.1745). PABLO MARTIARENA. Expediente de información y licencia de pasajero a Indias de Pablo de Martiarena, contador ordenador de la Contaduría mayor de Nueva España, con su criado Tomás de la Torre, natural del lugar de Toranzo, hijo de Francisco de la Torre y de Isabel García de Cosgaya, a Nueva España. Comienza este expediente con la partida de bautismo de Tomás de la Torre, comprobada por los escribanos y notarios apostólicos, Isidro García de la Foz, Manuel Pérez de Agüeros y Tomás Antonio de Obeso. Había nacido cuarenta y un días antes de su bautizo, que tuvo lugar el 8 de febrero de 1716; le bautizó Don Francisco Gómez de Enterría, cura propio del lugar de Toranzo, y certificó la partida, Don Pedro de los Casares, que lo era a la sazón. Tenía pues treinta y nueve años y era licenciado. Viene a continuación una información muy sucinta, efectuada en Potes, ante el escribano Manuel Pérez de Celis, con declaración de tres testigos, y comprabada por otros tres escribanos "de el numero y Audienzia de la Villa de Potes Jurisdizion y Provinzia de Liebana Montañas de Burgos del Partido de el Baston de las Quatro Villas, de la Costa de la Mar de Cantabria". Estos eran Toribio García de Hoyos Encinas, Cayetano de Celis y Francisco Antonio de Cosgaya. Volvemos a encontrar la denominación de Cantabria, entre los cambiantes nombres dados a nuestra tierra. En esta información, los testigos, declaran que conocen al Licenciado Tomás de la Torre y que éste es "mozo soltero y que no esta sugeto a matrimonio.." y que "es sugeto de vastante altura, robusto de miembros, pelo crespo..". Esta información no le satisfizo al Fiscal de la Real Audiencia de la Casa de la Contratación, en Cádiz, por cuanto al informar sobre todo el expediente no halla inconveniente en la información de don Pablo Martiarena, pero, sin embargo,
"..en quanto al criado de que usa podra V.S. providenziar lo que tenga mas conbeniente, con refl exion â no venir la ynformazion presentada con toda la expresion y formalidad prevenida por leyes recopiladas de Yndias, y teniendo presente lo practicado en otros expedientes de yguales zircunstanzias: Cadiz, y octubre 13 de 1745".
Como consecuencia de esta objeción, los Señores Presidente y oidores de la Real Audiencia de la Casa de la Contratación, dictaron un auto por el que ordenan se le dé el despacho de embarcación para él y su criado, afianzando la presentación, en debida forma, de la información del criado, en un plazo de tres meses; ordenan asimismo que haga el juramento de polizones. A lo que accede don Pablo, como muestra la petición que eleva por medio de su procurador Ignacio Gallardo, ofreciendo afianzar la presentación requerida. Para ello propone como fiador a Don Antonio Sánchez de Celis, "vezino de esta Ciudad y de competente abono", que otorgó dicha fianza el 11 de diciembre de 1745. 

Es significativo el gran número de comerciantes asentados en Cádiz, naturales o de origen montañés, como da a entender en este caso, y en muchos otros anteriores, el apellido del citado fiador. El inicio de esta presencia, tanto en Cádiz como en Sevilla y Jerez, se remonta a las fechas de la conquista de estas plazas por San Fernando, en el remoto siglo XIII. Sin menospreciar este origen y la subsiguiente tradición, que pudiera haber producido tal presencia, creemos como más ajustado a la realidad un asentamiento derivado del tránsito entre España y América, bien como etapa previa al paso a ésta, bien por permanencia a su retorno, y en qualquier caso, como consecuencia de ser Cádiz, como antes Sevilla, el centro mercantil más importante de España, por efecto del monopolio comercial que estas ciudades ejercieron a través de la Casa de la Contratación. La necesidad de emigrar de La Montaña, por sus escasos recursos, componía el resto. Tenía que ser muy duro para un indiano que hubiera conocido el lujo y la abundancia de la Bética, volver a su atrasada aldea; salvo que su fortuna fuera tan cuantiosa que pudiera edificar su propio palacio y gozar de parecidos placeres. Es entrado el siglo XVIII cuando a los funcionarios, civiles o eclesiásticos, se unen legión de cargadores, factores, armadores y comerciantes e incluso banqueros que hacen del comercio con Ultramar su profesión. La mayoría de ellos se quedan en Andalucía donde se casan y encabezan nueva estirpe. Este expediente se completa con la información de Don Pablo de Martiarena, uno de cuyos testigos se llamaba José Ruiz de Caso y Noriega que, como veremos más adelante, era natural de Cuñaba, y con la transcripción de la real cédula de nombramiento de contador ordenador de la Real Contaduría de Hacienda de la Ciudad de México, dada en el Palacio del Buen Retiro el 5 de diciembre de 1745.

José del Campillo era Secretario de Hacienda de Felipe V. Don José del Campillo y Cossío (Alles, Peñamellera Alta, 1693-Madrid, 1743) ocupó a lo largo de su carrera administrativa diversos e importantes empleos: en 1728 era superintendente de la fábrica de bajeles de Cantabria (Guarnizo) y en 1737, a la vuelta de Italia, donde fue por Intendente del ejército, fue designado para el mismo empleo en Aragón. En marzo de 1741 fue nombrado Secretario de Hacienda, por influencia de la reina Isabel de Farnesio. Hasta su fallecimiento añadió las carteras de Marina, Guerra e Indias, convirtiéndose en el primer gobernante español. A su muerte, le sucedió en todas estas secretarías, el Marqués de la Ensenada. [12]  Entusiasta ilustrado, publicó en 1743 un libro[13] que tuvo gran influencia en la proclamación en 1765 del decreto de Libre Comercio, que si bien fue más bien tímido, fue el inicio de posteriores reformas que acabarían por liberalizar el comercio ultramarino.

Al parecer este año de 1743 fue decisivo para Don José. En una casa de la calle San Marcial de la villa de Potes, hay dos escudos heráldicos, uno de ellos corresponde según Carmen González Echegaray a las armas de Don José del Campillo y Cosío, sobre el que está grabada la leyenda "Armas de Campillo y Cossio". La otra pieza armera, sin labrar, tiene al pié la siguiente inscripción: "Esta obra se hizo de orden del Exmo Señor Don Joseph del Campillo y Cossío, caballero del habito de Santiago Vicealmirante de su alteza el infante don Felipe del Consejo de Estado, presidente de Hacienda y Secretario del Despacho Universal, Indias y Marina, año de 1743". [14]

Precisamente el año de su fallecimiento. Cuál fue la razón de edificar una casa como ésta, un personaje tan poderoso como él, en un lugar distinto al de su nacimiento, es un misterio que no hemos podido desvelar. No creemos suficiente razón su parentesco por entronque con familias lebaniegas.[15] Como más verosímil se nos ocurre pensar que Potes era a la sazón la cabecera no solo de Liébana sino también de Peñarrubia y Peñamellera, por lo que elegiría esta villa como la más próxima a su Alles natal. Por lo expresado en el real titulo, don Pablo de Martiarena había trabajado a las órdenes de don José del Campillo, desde que éste ocupara la Intendencia de Aragón, hasta su fallecimiento. Otra precisión necesaria es que el testigo José Ruiz de Caso Noriega que declara en la información de la libertad de la persona de Don Pablo de Martiarena, no es otro que Joseph Ruiz de Noriega, a la sazón guarda mayor de la avería de la Casa de la Contratación,

45. (19.09.1749). JACINTO ANTONIO GÓMEZ DE LA TORRE. Expediente de información y licencia de pasajero a Indias de Jacinto Antonio Gómez de la Torre, oidor de la Real Audiencia de Santa Fe (Nuevo Reino de Granada), natural de Cicera, en el Valle de Peñarubia, con sus criados Juan Francisco de Escandón y Lorenzo Gómez de Tama y Pantorrilla, al Nuevo Reino de Granada. Este expediente contiene una información completa de "la libertad" del Licenciado Don Jacinto Antonio Gómez de la Torre, natural de Cicera, en la que consta que es soltero y sin compromiso. Testi fican Don Carlos Gómez de la Torre, presbítero capellán, Don Francisco González de Linares, y Don Juan Gutiérrez de la Casa, ante el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Peñarrubia, Don Cosme Miguélez de Berdeja y el escribano Don Juan Bautista Gómez de la Torre. Todos vecinos del lugar de Cicera. La comprobación del testimonio del escribano Juan Bautista Gómez de la Torre corre a cargo de un escribano de los Cinco Valles de Peñamellera, Juan de Agüeros Cossío y de dos del número de los de Potes: Manuel Pérez de Celis y Toribio García de Hoyos y Encinas, lo que demuestra, una vez más, la interdependencia de Liébana, Peñarrubia y Peñamellera. Las informaciones de los dos criados, no están incluidas literalmente en el expediente, sino un extracto de ellas, hecho por el escribano de la Real Audiencia y Casa de la Contratación de Cádiz, a través de un testimonio  .../ En el juramento de llovidos declara tener treinta y cinco años. El expediente termina con la anotación de la fecha de concesión de la licencia y las señas particulares de los dos criados. En el capítulo 3 volveremos con el oidor Don Jacinto Gómez de la Torre, con ocasión de su expediente de bienes de difuntos, por su fin y muerte. Adelantamos que su criado Juan Francisco de Escandón era probablemente primo suyo; en efecto la madre del oidor era María de Escandón y de la Torre, natural del lugar de Pesués, al igual que Juan Francisco. 

46. (16.06.1751). JUAN MANUEL DE BULNES. Expediente de información y licencia de pasajero a Indias de Juan Manuel de Bulnes, mercader, factor, vecino de Cádiz, a Veracruz, con sus criados: Francisco Javier Vicario, natural de Ampudia, Francisco de Torres natural de Sevilla y Pedro de Noriega, natural de Santander. Este cargador y factor de edad entre 25 y 30 años (dice tener más de veinticinco) era natural de la Villa de Potes, según confiesa el año 1764 cuando interviene como testigo en la información Francisco Antonio de la Canal, que va como criado de don Vicente de Herrera.

Este expediente y los correspondientes a los otros dos viajes, que hizo en 1756 y 1760, son muy similares y por sus características se puede entender que no era éste su primer viaje. Carece de información de su limpieza de sangre, pues pertenecía al Consulado, donde tuvo que hacerla para ser admitido, y solamente aparece la licencia y consentimiento conyugal para pasar a las Indias. Estaba casado con Doña Ángela Ventura de Utrera y Prado. En cuanto a los criados, no hay tampoco información, basta el testimonio de Don Juan Manuel de Bulnes y su juramento de que los restituirá a su tornaviaje, para que le sea concedida la licencia de paso. En este expediente figura así mismo el consentimiento de la mujer de uno de los criados, que también está casado. Se trata de Pedro Noriega Barreda, natural de Santander. El certificado del registro de la Contaduría Principal no pasa de señalar que las mercancías cargadas en la flota, que está presta a salir para Veracruz, valen más de los trescientos mil maravedís de "plata antigua", que señalaba la ley. Generalmente para poder llevar más de un criado, era necesario que la carga sobrepasara los mil palmos. Como afirma en su petición, estaba habilitado por el Tribunal de la Real Audiencia y Casa de Contratación, para pasar a las Indias. Esta condición que no era otra que la de pertenecer a la Universidad de Mareantes o Consulado de Cádiz, y la tolerancia que se detecta en el número de criados, avala la creencia de que no era la primera vez que cruzaba el océano. En su petición, propone como fiador a Don Gaspar Díaz Covián para cubrir dos garantías: la de volver antes del final del plazo, de tres años, concedido por su mujer, que por otra parte había sido concedido con la prórroga necesaria hasta concluir los negocios mercantiles, y otra por el factoraje, que salvaguardaba los intereses de los comerciantes a los que representaba. 

47. (18.06.1751). FRANCISCO XAVIER DE LOS RÍOS. Expediente de información y licencia de pasajero a Indias de Francisco Javier de los Ríos, a Veracruz, con los siguientes criados: 
  • Lorenzo González de Vilde, natural de Pozes [sic: Potes]. 
  • Felipe de la Maza Alvarado, natural de Aldal [sic: Adal]. 
  • Antonio Juan de Isasi, natural de Cádiz. 
En la ficha hay dos errores evidentes en la denominación de los lugares de origen de los dos primeros criados; los nombres correctos son Potes y Adal. 

Don Francisco Xavier de los Ríos, "uno de los havilitados para navegar, y comerciar a los Reino de las Yndias",
".../para cuio manejo y assistencia de mi persona necessito con precission yndispensable a la gravedad y cumulo de las dependencias a mi cargo, pues passa de dies y siete mill palmos el cargue, llevar en mi compañia tres criados"... 
Propone pues a:
"Lorenzo Gonzalez de Vilde natural de la villa de Potes en el Obispado de Leon de treinta y quatro años de edad, alto, delgado, y cerrado de barba = a Phelipe de la Maza Alvarado natural del lugar de Adal en el Arzobispado de Burgos, de veinte y dos años de edad, buen cuerpo, cariredondo, y poca barba, y a Antonio Juan de Ysasi natural desta ciudad, de veinte y quatro años, pequeño de cuerpo, hoyosso de viruelas, y cerrado de barba"..
Ofrece información de cómo es soltero y libre y propone como fiador, en razón del factoraje, a Don Domingo de Vea Murguia. Testi can en la información llevada a cabo, Don Juan Hipolito Caraballo, Don Juan Manuel Bulnes y Don Francisco Agustin Fernandez, vecinos de Cádiz. Volvemos a encontrar a nuestro Don Juan Manuel. Este expediente se tramita dos días más tarde que el de éste; con toda seguridad, van en el mismo navío. Uno de los testigos es común, Don Juan Hipólito Caraballo. 

48. (1751). Bienes de difuntos: VICENTE PÉREZ GAYÓN. Autos sobre bienes de difuntos de Vicente Pérez Gayón, Licenciado, Cura de la ciudad de Los Remedios, arzobispado de Santa Fe de Bogotá, natural de Potes, hijo de Andrés Pérez Gayón y de Isabel García Pantín, vecinos de Potes. Difunto en Los Remedios, abintestato. Reclaman la herencia su madre y sus hermanas Francisca y Melchora Pérez Gayón, vecinas de Potes. Al tiempo de su fallecimiento, sus hermanas estaban practicando el inventario de los bienes dejados por su padre, tras ganar un pleito a su madre en la Real Chancillería de Valladolid. Habíanle entablado por no haber percibido su legítima tras el fallecimiento de su padre Andrés Pérez Gayón, que había sucedido hacía veintiocho años, y porque su hermano Antonio se había apoderado de todos los bienes. La fortuna dejada por Don Vicente, nada menos que 6.000 pesos fuertes, o sea 90.000 reales de vellón, vino a allanar las diferencias. Las hermanas habían pedido y obtenido de la Real Audiencia de la Casa de la Contratación, el embargo de los 6.000 pesos y su depósito en Don José García de Prado, Contador mayor de la Casa de la Contratación y apoderado de Doña Isabel, lo que condujo a un acuerdo entre la madre y las dos hermanas.  .../La Real Audiencia de la Casa de la Contratación acordó el levantamiento del embargo el veintiséis de abril de mil setecientos cincuenta y uno. Finalmente el oro llegaría a Potes, conducido posiblemente por Don Domingo del Peral. 

En la casa de Don Manuel Gutiérrez en la calle Independencia de la villa de Potes, hay una labra en piedra que reza: 
"D.Antonio Pérez Gayon y su madre doña Ysabel Garcia Pantin hizieron esta casa el año 1725".
Según Carmen González Echegaray, esta inscripción fue trasladada desde Vada, al igual que los dos escudos que adornan esta hermosa casa. Creemos que tiene razón sólo en lo que concierne a las dos piezas armeras, que efectivamente fueron trasladadas desde una casa en ruinas de Vada, pero la piedra labrada corresponde a la propia casa, como nos han confirmado José Antonio y Aniceto Gutiérrez.

__________

[12] Voz Campillo y Cossío, (José del). Enciclopedia Lerousse. Barcelona, 1967. Planeta.

[13] José del Campillo Cosío. Nuevo sistema de gobierno para la América. 1743. Reed. Grupo Ed. Asturiano, Oviedo. 1993 

[14] Carmen González Echegaray. Escudos de Cantabria. Tomo 5. pp. 122. Santander, 1983. Institución Cultural de Cantabria. 

[15] Don Francisco del Campillo y Cossío, hermano de don José, era corregidor en Potes en 1753; casó en Vada con Doña Teresa Sánchez Campo de Lama y Mier. Tuvieron cinco hijas Teresa, Rosa, Bárbara, Josefa y Ángela del Campillo que casaron con Antonio [ ¾? ]; Antonio del Palacio, de Bores (Cereceda); Joaquín de la Lama, de Los Cos; Javier de la Guerra, de Potes; y Vicente Floranes; según aparece en un árbol genealógico existente en casa de Da Guadalupe Prellezo, en Potes.



Capítulos de la obra de José María González-Cotera Guerra publicados en este blog.
Enlace a la sección Curiosón invitado y al índice de lo publicado en este blog.

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.