secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

Los Imperios de Oriente y Occidente

Con efecto, la necesidad de atender a la gobernación de territorios tan extensos, ocupados por gentes de hábitos y costumbres heterogéneas, impuso la división del Imperio en dos, que se denominaron de Oriente y de Occidente; división que llevó a cabo Teodosio, colocando al frente de ellos, respectivamente, a sus hijos Arcadio y Honorio, con el título de Augustos.

 
España visigoda 

Esa división que en un principio fue meramente formal, llegó a consolidarse de tal suerte, que poco tiempo después vivían con entera independencia ambos imperios, y más tarde, al ocurrir la invasión de los bárbaros, mientras el de Oriente tuvo fuerzas para soportarla, y consiguió llegar hasta los últimos momentos de la Edad Media, el de Occidente cayó por entero en manos de aquellos pueblos que, aportando elementos nuevos a la sociedad de entonces, vinieron a imprimir a la vida de Europa distintos rumbos de los que había tenido hasta entonces.

Desde mucho tiempo antes que ocurrieran las invasiones verificadas en los comienzos del siglo V, pueblos bárbaros de diverso origen y procedencia, venían amenazando de muerte la existencia del gran Imperio Romano. Los emperadores se vieron en diversas ocasiones obligados a pactar con ellos, concediéndoles territorios donde asentarse, y llegando, especialmente desde Constantino, a utilizarlos para combatir a otros pueblos también bárbaros como aquellos, y que, empujados por nuevas emigraciones, nacidas como todas ellas de la meseta central de África, trataban de hacerse dueños de los dominios de Roma.

Varias fueron las causas que determinaron la caída del Imperio de Occidente. Fue una de ellas que acumulados todos los medios de resistencia en el de Oriente, por ser el más amenazado de los bárbaros, se halló el primero sin elementos para resistir el empuje de aquellos pueblos, fuertes y vigorosos, que trataban de apoderarse de Europa. De otro lado, el Imperio de Occidente, cayó en poder de los bárbaros, porque así debía suceder, por haber realizado ya su misión en la historia, y no poder continuar viviendo en el decaimiento y postración a que había llegado aquel pueblo tan viril en pasados tiempos. No era el Imperio de Occidente , al realizarse la invasión que le dio muerte, ni sombra siquiera de lo que en su tiempo fuera Roma. Todo en él había cambiado, desde su organización social y política, hasta sus creencias religiosas. La corrupción de las costumbres, ya iniciada en los últimos días de la República, había llegado a su colmo en las anteriores a la invasión, y ese desquiciamiento en que la sociedad romana se encontraba, contribuyó poderosamente a la ruina del Imperio, de la cual fue también causa, y no de pequeña importancia, el gran número de territorios a que se extendía la dominación romana, así como la falta de vínculos morales que entre unos y otros existía, por el diverso carácter y condiciones de los pueblos sometidos a su poder.



Matías Barrio y Mier (Verdeña, 1844 – Madrid, 1909)
De la serie, "Historia General del Derecho Español".


Es propiedad del Autor.
Queda hecho el depósito que marca la Ley.


NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.