secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

OTRAS SECCIONES

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

La carta robada

  • Cada día nos llegan menos cartas, cuasi ninguna de esas que nos harían pensar, esa carta inolvidable, mientras tenemos que soportar diariamente decenas de cartas electrónicas o mensajes WhatsApp francamente olvidables.


A veces las cosas que más buscamos están ahí, delante de nuestros ojos, sólo que las buscamos equivocadamente en las profundidades de los escondrijos de nuestros cajones secretos. Es una de las lecciones, no la única, que Jacques Lacan sacó del conocido e interesante relato de Edgar Allan Poe titulado La carta robada.

En el breve cuento se muestra a un prefecto de policía que ha de atender una petición de la Reina, recuperar la carta que un ministro le ha sustraído en una audiencia. Lo hizo debido a un gesto por parte de la Reina de esconder dicha carta de la mirada del Rey. El ministro ha entendido que esa carta tenía mucho valor, pues la Reina trataba de ocultarla, y entonces, sencillamente, la ha cambiado por otra.

La Reina acude al jefe de policía y le pide secreta y encarecidamente que la recupere. La policía, que ama la realidad y margina la verdad, revuelve todas las dependencias del ministro sin hallarla, por lo que decide contratar a un famoso y espabilado detective.

Y es así como Dupin entra en acción, y haciendo gala de un modo de observar distinto, ve la carta, que se encuentra a la vista en el despacho del ministro. Después inventa una treta y da el cambiazo.

En realidad el contenido de la carta no cuenta. El valor de una carta es otro. Por eso seguimos esperando la carta, la que nunca parece llegar.

Pedro Salinas se alarmó en los USA al leer en las oficinas del telégrafo, no escribáis cartas, poned telegramas; Kafka habló del maligno hechizo de las cartas, que ocupaban sus noches; Pessoa tiró de heterónimo, una vez más, para escribir cartas a su amada; y las Cartas a Tomás Segovia, de Octavio Paz, son elocuentes para descubrir a ambos, al igual que los epistolarios de los grandes del pensamiento y la ciencia nos acercan a desentrañar el espíritu humano. Por eso, con razón dicta Lacan que la carta robada de Poe representa para cada personaje del cuento su propio inconsciente.

Sería bueno saber a quién pertenece una carta, si al remitente o al destinatario.




De la sección del autor en "Curiosón": "Vecinos ilustrados" @Aduriz2012

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.