secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

OTRAS SECCIONES

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

Logotipo y Señal: el vaciamiento del símbolo

  • En nuestra sociedad, la publicidad recurre a toda la simbología, incluida la románica, para colocar su producto. Se saquea al símbolo para utilizarlo como acicate, conmoción o estímulo del consumo, poniéndolo al servicio de las relaciones comerciales.
  • El símbolo se degrada hasta ser el guiño de un perfume y las figuras controvertidas de la mitología judeo-cristiana, descienden al nivel irresistible del sabor de una cadena de cafeterías.

Este uso comercial y degustativo del símbolo, lejos de apelar a la sugerencia, interpela a nuestro cerebro de reptil instintivo y nos deja presos del logo, de la señal, y conducidos al mundo del mercado o al supermercado del mundo.

El "logo", convierte al símbolo en instrumento de la sociedad de sensaciones; nos reduce a la categoría de consumidores pasivos, robándonos capacidad reflexiva, trascendentalizadora y paralizando nuestro juicio. Es la contemplación simbólica de los "ojos muertos", pues lo convierte en marca y sello de un racionalismo ramplón, que sólo llega a ver lo que explícitamente tiene delante. A través del logotipo, de la señal o de la marca, entramos, peligrosamente, en una cultura empobrecida, intrascendente: la "indumentaria del pobre".

Mientras el logo busca el orden y sentido comercial y espurio de la realidad, el símbolo es el medio del que dispone el hombre para apagar la sed de sus preguntas fundamentales, abriéndonos hacia un espacio de reconciliación y fuerza, de sentido y absoluto, que llamamos "sagrado", aunque la desavenencia resurja enseguida, como nuestro propio fluir y avanzar en la vida, porque sólo al distanciarnos de la muda realidad, descubrimos su carácter simbólico.

Lo visto, oído y tocado, subsiste en la conciencia en forma de imagen, pero ya no depende sólo de su utilización, sino de nuestra disposición e intención. Deja de pertenecer al orden sensible para encaminarse al camino de lo inteligible, del símbolo, de la idea.

Mientras que el logotipo, la señal o el signo es una mera convención que expresa, exclusivamente, un significado previamente convenido, el símbolo va acompañado por resonancias afectivas, imaginativas y subjetivas sublimadoras de la sensibilidad, en las que predomina su espíritu, su alma, es decir, su significado profundo no perceptible, permitiéndonos contemplar todos los aspectos de la realidad: lo sensible y lo velado, lo manifiesto y lo oculto, lo consciente y lo supraconsciente.



El logo, la señal, nos anclan en el mensaje previamente convenido. El símbolo es un cabo que tira de la sensibilidad humana sacando por él a la superficie las implicaciones que nos afectan. Es sugerencia que nos eleva a otra realidad ante la cual podemos reaccionar de distintos modos, haciéndonos emerger elementos supraconscientes por asociación y encadenamiento espontáneo de emociones, imágenes, recuerdos y significados, porque sea cual sea su procedencia o cultura, tiene una valencia universal, porque universal es el propio hombre.



Sección para "Curiosón" del grupo "Salud y Románico".


NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.