secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

OTRAS SECCIONES

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

Reseña general de los sucesos referentes a la España musulmana



Hemos dicho que los árabes invadieron España por el año 711, y que su dominación duró hasta el año 1492, en que tuvo lugar la toma de Granada. Durante todo ese lapso de tiempo, no fue la misma la organización social y política que dieron al territorio sometido a su poder. En un principio no existió realmente un poder central al frente de sus dominios, sino que ejercía el mando de las distintas provincias en que dividieron la España, un emir, especie de gobernador, delegado del califa de Damasco, jefe supremo de todos los dominios musulmanes. Pero si tal organización fue bastante para satisfacer las necesidades de los invasores en los primeros tiempos, más tarde, el gran desarrollo que adquirieron sus conquistas, la dificultad de comunicaciones entre España y Damasco y las rivalidades que entre unos y otros emires se despertaron, hicieron preciso un cambio de gobierno.

Tenía lugar a la sazón en Oriente la célebre lucha de los Abasidas y los Omeyas, y entendiendo los árabes españoles que el joven Abderrahman, último descendiente de la familia de los Omeyas, reunía especiales condiciones para crear en nuestra patria un centro de cultura y de civilización, que llegara a competir con el de Damasco, le proclamaron califa en el año 755. Desde entonces, fue el califa el verdadero centro de unión de todas las aspiraciones de los árabes españoles, y si continuaron los emires al frente de las provincias, fué dependiendo ya del califa de Córdoba. Las principales provincias árabes fueron Toledo, Mérida, Zaragoza, Valencia y Murcia.

Las excepcionales dotes de Abderraman III, y de su hijo Alhaken, consiguieron engrandecer el califato, hasta el punto de realizarse casi el pensamiento que concibiera Ábderrahnian I de crear en Occidente un centro árabe que superara en esplendor al de Damasco, pero su florecimiento fue bien pasajero. Ya en el año 1004, algunos walíes se negaron a obedecer las órdenes del califa, iniciándose de tal suerte el movimiento, que dio por resultado la total ruina del califato en 1031, y la creación de los pequeños Estados de Taifas.

La invasión de los almorávides primero, y la de los almohades después; la creación del reino de Granada y su conquista, por Fernando el Católico, son los hechos capitales a que debemos aludir, después de los indicados, para terminar la indicación rapidísima, pero bastante a nuestro propósito, que nos proponíamos hacer de la dominación árabe.

Respecto de las personas, existían una serie de distinciones entre los musulmanes. Con efecto, según ellos, había creyentes y no creyentes, diferencia que no sólo lo era bajo el punto de vista religioso, sino también en consideración a la raza: entre los primeros había árabes y bereberes, siendo hasta el establecimiento del califato, en cuyo tiempo vinieron a nuestro suelo las principales familias que en Damasco constituían el partido vencido de los Omeyas, mucho mayor el número de éstos, que el de aquéllos; los no creyentes eran los cristianos, que se conservaban fieles a su religión, mozárabes, los que de ella habían renegado, y los judíos; los creyentes y no creyentes, podían también ser libres y esclavos.



Matías Barrio y Mier (Verdeña, 1844 – Madrid, 1909)
De la serie, "Historia General del Derecho Español".


Es propiedad del Autor.
Queda hecho el depósito que marca la Ley.


NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.