secciones

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

La Abadía de Lebanza (y V)



Froilán De Lózar

Otros momentos en La Abadía

A raíz de la Desamortización de Mendizábal pasó a manos de un particular, junto con todos los terrenos que la forman [137].

En los años de la Guerra Civil fue lugar de acogida de los derechistas lebaniegos que se pasaban por el monte cuando Liébana era zona republicana, para luego regresar al valle a la cabeza de las tropas alzadas [138].

Pasada la Guerra Civil, vuelve a adquirirla la diócesis de Palencia, instalándose aquí el Seminario Menor Diocesano. En esta época se amplió el edificio hacia el oeste, construyéndose un nuevo patio. Llegados los años sesenta el Seminario Menor se trasladó y la Abadía de Lebanza quedó únicamente como seminario de verano. Durante años vinieron a la abadía a dar cursos y charlas importantes intelectuales de la época. Años más tarde se habilitará como Centro Diocesano, en tanto que se arrienda los pastos de la finca. La imagen de la Virgen sedente del siglo XIII que se encontraba en la parroquia de Lebanza, vuelve a ser venerada en la Abadía, hasta su traslado al Seminario de Palencia. Recientemente se han restaurando las cubiertas de la abadía y los edificios colindantes, y se usa principalmente en los meses de verano para colonias y campamentos.
El viaje de Camilo José Cela
La pequeña carretera que llega a la Abadía quedaba aislada durante los meses de invierno por la nieve, siendo la radio la única forma de comunicación de sus habitantes con Palencia. Por eso, alrededor de la Abadía había cuatro edificios con cuadras, panadería, carnicería... e incluso un pequeño puesto de la Guardia Civil, cuyos guardias eran además artesanos, para ser autosuficientes durante esos meses de aislamiento. De todos los cambios por los que pasó: explotación agropecuaria, colonias escolares, sanatorio... algunos afirman que uno de los más sugerentes fue su habilitación como hotel de montaña, allá por 1930. Era entonces promotor y propietario de la Abadía don Antonio Agustín Consta.

“En la abadía de Lebanza se está bien y tranquilo. Queda lejos, en Cervera de Pisuerga, provincia de Palencia, pero se está muy bien. El viaje merece la pena”. La nota está extraída del libro “San Camilo”, de Camilo José Cela, prologado por Francisco Umbral y cuyo lanzamiento levantó mucha expectación en su momento. Cela llevaba algunos años sin publicar y afrontaba en esta obra la Guerra Civil, en los tres días cruciales del levantamiento, y por lo tanto, en la festividad de San Camilo que es el 18 de julio. “En la Abadía de Lebanza –prosigue en su monólogo– por doce pesetas te dan pensión completa en habitación con agua fría y caliente y lavado de ropa incluido, cinco comidas diarias y toda la leche y todos los huevos que quieras y que seas capaz de comer” [139].

Dice Cela que cuando los mozos de esta Abadía veían a un perro y a una perra trabados, improvisaban un concurso de puntería con sus navajas afiladas, desnudas, a ver quién era el primero que partía por la mitad el luengo sexo rojo del macho, que no podía huir y aullaba aterrado. “Dios cuando hizo el mundo —recrimina el escritor— no pudo calcular que las navajas llegaran a abrirse para cortar en seco el amor de los animales” [140].

Cuando Camilo escribe de este lugar haciendo un canto incluso a la altitud, los 1.500 metros sobre el nivel del mar, más que el doble de Madrid, y “el ambiente despejado y sin niebla en el que se respira un aire muy fino y desintoxicador”, es como si tratara de mitigar aquel levantamiento que se vive en las calles de Madrid y que los protagonistas movidos por su mano parecen ignorar, comiendo, festejando, viviendo a tope aquellos últimos y pacíficos días de lo que denominaron Belle Epóque.

¿Qué le impulsa al viajero de La Alcarria a fijar sus ojos en este santuario mariano? ¿Visitó él la Abadía y se siente impactado por el lugar o toma referencia por boca de algún escritor o político del momento? [141].

El 5 de mayo de 1953, en su “Nuevo viaje de España”, Víctor de la Serna firma en Palencia el artículo titulado “El área de las sacras piedras”: “Palencia, esta provincia vertical, como Burgos... es una de las concentraciones más densas de motivos turístico-arqueológicos que hay en España. Si se trata de la arquitectura románica, probablemente es la más rica de Europa y, por lo tanto, del mundo” [142]. Cuando Gregorio Marañón escribe el prólogo de este libro se refiere a los viajes como la parte más olvidada de la literatura, y hace una leve mención al “Viaje por España” de Ford, ponderando su narrativa. Cita también el viaje peninsular de Teófilo Gauthier, hallando en la narrativa de ambos autores, no sólo el conocimiento profundo de España, sino también el conocimiento de quienes hacen del camino la propia intimidad de los viajeros. Y es verdad que, los viajeros, en el transcurso del tiempo, van fijando, mejor que los historiadores, la evolución del alma de los pueblos.

En ese viaje por España hemos de actualizar algunos datos. Víctor de la Serna habla de Lebanza como capital de La Pernía, sin duda por el influjo que sobre esta tierra ofrece el monasterio de la Abadía, y nos habla de La Castillería como avanzada primera de fortalezas hacia el sur por el paso desde Liébana y “donde está uno de los pueblos más bonitos de España, San Salvador de Cantamuga” [143].
_________________________________

[137] La desamortización fue un largo proceso histórico-económico iniciado en España a finales del siglo XVIII por Godoy (1798) y cerrado ya muy entrado el siglo XX (16 de diciembre de 1924). En otros países sucedió un fenómeno de características más o menos similares. Consistió en poner en el mercado, mediante subasta pública, las tierras y bienes no productivos en poder de las llamadas «manos muertas», casi siempre la Iglesia Católica o las órdenes religiosas, que los habían acumulado como habituales beneficiarias de donaciones, testamentos y abintestatos. Su finalidad fue acrecentar la riqueza nacional y crear una burguesía y clase media de labradores propietarios. Además, el erario obtenía unos ingresos extraordinarios con los que se pretendían amortizar los títulos de deuda pública. La desamortización se convirtió en el principal arma política con que los liberales modificaron el régimen de la propiedad del Antiguo Régimen, para implantar el nuevo Estado burgués durante la primera mitad del siglo XIX.

[138] Cicero, Isidro, “Liébana de punta a cabo”, 1982

[139] De Lózar, Froilán, Artículo "La Abadía de Camilo", de la serie "Vuelta a los orígenes",  publicado en "Diario Palentino", 5 de Mayo de 2007. Laurentino cita, efectivamente, cinco comidas diarias. “Huevos, todos los que desee tomar el húesped...”  aunque el precio de la pensión, dice, es de quince pesetas.

[140] Cicero, Isidro, “Liébana de punta a cabo”, 1982

[141] No es la primera referencia a nuestra tierra. En “La Colmena”, su obra cumbre, cuya primera versión no pasará la censura española y se publica finalmente en 1951 en Buenos Aires, se nos habla de Dorita, expulsada de su casa por haber tenido un hijo de soltera: “La criatura fue a morir una noche, en unas cuevas que hay sobre el río Burejo, en la provincia de Palencia. La madre no dijo nada a nadie: le colgó unas piedras al cuello y lo tiró al río, a que se lo comieran las truchas”.

[142] De Lózar, Froilán, Artículo “Viaje inacabado”, de la sección “Vuelta a los orígenes”, publicado en “Diario Palentino”, el 27 de Noviembre de 2004.

[143] Cantamuga: canto o mojón de la muga, o límite.  “El nombre de Cantamuga es frecuentemente deformado y sustituído por el que entre la ignorancia y el mal gusto han creado: Cantamuda”.

___________________________________


"Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería".  Editorial Aruz, 2ª Edic, Julio 2009
Un exhaustivo estudio de la historia, las tradiciones, los personajes, las leyendas y las anécdotas de los pueblos que se encuentran entre Cervera de Pisuerga y el Puerto de Piedrasluengas. El libro recoge el trabajo de investigación realizado en los últimos 30 años por el autor perniano Froilán de Lózar.
Gremio de Editores de Castilla y León, Octubre de 2011

Leer más »

La Abadía de Lebanza (IV)




Froilán De Lózar

Los capiteles vendidos en 1927
Según los eruditos, se da en este escondido lugar una de las obras más notables de nuestra comunidad. Quienes interpretan esta segunda lectura, mencionan un par de vistosos capiteles incorporados por Valzania al panteón de la iglesia, uno representando al Salvador y el otro a las tres Marías, y añade que fueron vendidos por el dueño de la finca en 1927, exponiéndose luego en la universidad americana. Rafael Navarro García, define este acto como de inculta codicia y a quien lo vendió de poco cristiano y poco español [134].

     En uno de ellos se indica la fecha de terminación de la iglesia (era de 1223), siendo prior entonces Pedro Caro. En el otro capitel se inscribe el nombre del gran benefactor de la Abadía a propósito de su reconstrucción: conde Rodrigo Gustios.
En Mayo de 2005, la Diputación Provincial hace público un informe donde se menciona el expolio de diversos bienes patrimoniales de la provincia, invitando a los alcaldes de las localidades afectadas a reclamarlos [135]. Curiosamente, desde Aguilar, en anteriores legislaturas ya se pidió al Museo Arqueológico Nacional la devolución de los capiteles y sepulcros del Monasterio de Santa María la Real. Otras localidades como Santibáñez de Ecla y de la Peña no se pronunciaron en aquel momento sobre documentos y tallas de sus Monasterios de San Andrés de Arroyo y San Román.

     Lo cierto es que bajo el mandato de Alfonso VII [1158-1214] se conceden importantes donaciones económicas a monasterios e iglesias y es el momento en el que se introducen y difunden nuevas formas arquitectónicas y escultóricas. Algunos autores, al examinar la portada de la iglesia de Santiago en Carrión de los Condes, asocian la similitud con otras obras que se desarrollan en el mismo tiempo en la provincia de Palencia. De esta forma, se piensa que su friso debió servir de prototipo al de la iglesia de San Pedro en Moarves, y a la misma mano se deberían también los capiteles de la destruida iglesia de Santa María de Lebanza, fechados por inscripción en ese mismo año en el que el conde manda restaurarla.
     La importancia de estos capiteles fue dada a conocer por Kingsley Porter que, aunque deslumbrado por la exquisitez del arte románico español, desconoce la importancia que tuvo nuestra Abadía. Por las inscripciones de los ábacos, afirma que está claro en qué año se hizo la obra (1185), bajo el mando de qué superior y quien fue el artista o mecenas del más linajudo abolengo castellano que hizo el arco. Como argumento decisivo de esta tesis expone que estos capiteles de Lebanza son anteriores a las más renombradas esculturas de los siglos XII y XIII. En el frente del uno aparece Cristo sedente, dentro de una nux, el otro representa al parecer la Adoración de los Reyes Magos y los Pastores. Son dos singulares piezas de escultura y epigrafía arcaicas [136].
____________________________

[133] Se conserva un curioso dibujo de la Abadía antes de su reconstrucción. Se trata de un plano realizado en 1748 por Tomás López, geógrafo del rey, y que se guarda en los archivos del obispado palentino.
[134] NAVARRO GARCÍA, Rafael, "Catálogo monumental de la provincia de Palencia, pág.191, 1939
[135] de Lózar, Froilán, Artículo "Patrimonio público, no político", publicado en la sección "Vuelta a los Orígenes", de Diario Palentino,  28 de abril de 2007
[136] NAVARRO GARCÍA, Rafael, "Catálogo monumental de la provincia de Palencia, 1939

"Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería".  Editorial Aruz, 2ª Edic, Julio 2009
Un exhaustivo estudio de la historia, las tradiciones, los personajes, las leyendas y las anécdotas de los pueblos que se encuentran entre Cervera de Pisuerga y el Puerto de Piedrasluengas. El libro recoge el trabajo de investigación realizado en los últimos 30 años por el autor perniano Froilán de Lózar.
Gremio de Editores de Castilla y León, Octubre de 2011

Próximo capítulo:
Otros momentos en la historia de La Abadía

Leer más »

La Abadía de Lebanza (III)



Tiempo de reflexión. 
Tiempo de estudio.
Somos herederos de una tierra
con una historia sorprendente

Froilán de Lózar
La reconstrucción del monasterio
En el siglo XII, el obispo don Raimundo, primer conde episcopal de Pernía, levanta sobre los restos de la primera ermita otra de estilo románico de la cual sólo se conservan dos capiteles. En 1179, el obispo palentino concedió diez días de perdones a quienes trabajaran para reconstruir el monasterio, doblando la absolución a los vecinos que aportasen carro y pareja de bueyes. [127]. Precedente del que pueden derivarse las viejas ordenanzas de estos núcleos montañeses, como la llamada huebra de concejo, que tenía lugar en el mes de mayo y donde se pactaba la limpieza de las calles, excluyendo de la sanción de dos reales a aquellos vecinos que no tuviesen carro. Don Raimundo, en la citada bula, añade que este monasterio está sito “in locis desertis et mortuosis”, y algunos escritores que aportaron documentación sobre el lugar, justifican su enclave por la abundante leña de los montes que lo rodean, lo que les permitía hacer frente a los terribles inviernos, sirviendo asimismo de parapeto contra las incursiones de los moros.
Las rentas de la Abadía
En un documento fechado en 1197, el rey Alfonso VIII, vencedor en la batalla de las Navas de Tolosa, dispuso la obligación que tenían los vecinos de Lebanza de transportar el trigo necesario desde Villasarracino, según el privilegio que tenía esa Abadía.

Según la sentencia que consta en ese pergamino, el rey dice que ha ordenado a dos priores, al de Piasca y al de Santo Toribio, y a su merino, Rodrigo Pérez, residente en Boardo, que investigasen si los vecinos de Lebanza cumplieron lo ordenado de traer pan desde Villasarracino hasta el monasterio de Santa María de Lebanza.

Se constata así que Guardo era ya entonces una de las villas importantes de la zona, al tener allí su residencia el merino, nombrado por el rey para recaudar impuestos. La parroquia guardense de San Juan Bautista cobraba las rentas de esas tierras y las enviaba a la Abadía de Lebanza [128].

En otro Documentos se cita la fecha de 1173, cuando el legado pontificio D.Jacinto, el arzobispo de Toledo D.. Cerebruno, el obispo de León D. Juan y el obispo de Palencia D.Raimundo acuerdan conceder indulgencias a todos los que con sus limosnas, prestación personal o aportación de materiales concurran a la reconstrucción de la iglesia, claustro y demás dependencias de la colegiata. Documentos que citan las mencionadas prerrogativas y que pertencen al cartulario de la Abadía de Lebanza. (Archivo episcopal de la catedral de Palencia).

En la época del obispo don Raimundo se habla del prior Pedro Caro. Pedro Fernández del Pulgar cita en su historia al abad Colmenares (siglo XIII). En 1454 hay una sentencia del prior de Santa María de Piasca a favor de la colegiata de Santa María de Lebanza, en tanto que un estatuto del obispo y cabildo de Palencia de principios de siglo XVI establece que la Abadía de Lebanza ha de proveerse de los canónigos de Palencia [129]. Por otra parte, Candelas hace referencia a diversas jerarquías al frente de ese centro monacal: prior Bélez, abad Juan Alonso de Córdoba, abad perpetuo Gaspar de la Fuente, etc. [130].

     En 1597, cuando visita la Abadía de Lebanza Juan Alonso y Córdoba, canónigo de la Catedral de Palencia, manda que se cuiden las rentas que la citada Abadía posee en Guardo, haciendo notar el desgobierno económico que impera en el monasterio. El canónigo ordena que se arrienden en pública subasta el último día de Pascua, anunciándolo con nueve días de antelación. [131].

     En 1755, los sacerdotes de Guardo pusieron en conocimiento del Obispo de Palencia que la ermita necesitaba reparaciones. Cinco años más tarde, el visitador del obispo ordenó a los sacerdotes que retuvieran las rentas de la ermita y las dedicasen a estas obras urgentes. Pero ya era tarde. Lo que se cobraba de las rentas no alcanzaba para repararla y nadie supo poner remedio a los males de la ermita que acabó derrumbándose. Entonces, la reliquia de la Santa, con su urna de cristal, pasó a ser venerada en la iglesia de San Juan.


     En el siglo XVII pasó a depender de este lugar Cardaño de Abajo. Al hundirse la Casa Rectoral, el obispo de Palencia comisionó al abad de aquel monasterio para que dispusiese la reparación. Se vendió la casa arruinada y por 200 reales más de lo que se obtuvo se adquirió la actual. En 1580 figura este Cardaño como cabeza del Arciprestazgo. El 1585 el Arciprestazgo de Cardaño de Abajo comprendía los siguientes pueblos y lugares, algunos ya desaparecidos: Santos Justo (acaso “y Pastor”), desaparecido; Cardel o Cardaño, que debe ser el de Arriba; La Sora o Sorbia, del que no hay noticia, como no sea el actual La Lastra; San Felices; Polentinos; el procurador de los canónigos de San Salvador de Cantamuda; Casa de Vegas (Casavegas); Pueblas, despoblado; El Campo; Areños y el procurador del cabildo de Lebanza [132].
La devoción de Carlos III
Pero es en el siglo XVIII, durante un viaje de control al Canal de Castilla, cuando Carlos III encomienda la construcción del cenobio actual al arquitecto Francisco Sabatini y en cuya iglesia interviene el turinés Francisco Valzania. Carlos III sentía una gran devoción por la Virgen de este lugar, como bien se recuerda en una inscripción que figura en el presbiterio de su iglesia abacial. La obra se termina en agosto de 1787. Su estilo es neoclásico y algunos exponen que su mayor inconveniente estriba en que no se respetara la anterior edificación [133]. El monarca confirma todos los privilegios y donaciones de los condes y reyes anteriores a Lebanza. Se amplían sus dominios a Vado, Ligüérzana, monte de Carracedo y su término, Renedo de Zalima y su término... Es promotor fiscal don Francisco de Churruca, que actúa en nombre del prior de la Colegiata de Santa María de Lebanza.
______________________________

[126] Fernandez del Pulgar, Pedro: “Historia secular y Eclesiástica de la ciudad de Palencia, tomo 2, Madrid, 1680, pag 228, edición facsimil de la Caja de Ahorros de Palencia, 1981. García Reyero, Jaime: “Guardo, sus gentes y su historia”, pag. 69 - 2003
[127] Froilán de Lózar, artículo “El monasterio”, de la sección “Impresiones”, publicado en “Diario Palentino”, el 2 de marzo de 2000
[128] Fracia Lorenzo, Santiago: Notas de Archivo (Anecdotario para la pequeña historia de un pueblo), Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Palencia, Palencia, 1985, pag. 182.
Jaime García Reyero, “Guardo, sus gentes y su historia”, Los orígenes de Guardo, pág 31
[129] Ruesga Herreros, Laurentino; “”Breve Crónica de la hermandad de los doze lugares que se titulan El Condado de Pernía”, 1992
[130] Agustín Candelas, Antonio; “Apuntes para la historia de la abadía”, (inédito)
[131] Francia: “Por tierras palentinas”, Caja de Ahorros y M. De P. De Palencia, Palencia, 1991.Citado por Jaime García Reyero: “Guardo, sus gentes y su historia”,pag.69
[132] Navarro García, Rafael, "Catálogo monumental de la provincia de Palencia, pág.192, 1939

__________________________


"Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería".  Editorial Aruz, 2ª Edic, Julio 2009

Un exhaustivo estudio de la historia, las tradiciones, los personajes, las leyendas y las anécdotas de los pueblos que se encuentran entre Cervera de Pisuerga y el Puerto de Piedrasluengas. El libro recoge el trabajo de investigación realizado en los últimos 30 años por el autor perniano Froilán de Lózar.
Gremio de Editores de Castilla y León, Octubre de 2011




Leer más »

La Abadía de Lebanza (II)



Tiempo de reflexión. Tiempo de estudio.
Somos herederos de una tierra
con una historia sorprendente

Froilán de Lózar

Carta de fundación


Nos encontramos ante la carta de fundación y dotación en el año 932 del monasterio de Santa María de Lebanza por el conde Alfonso Díaz, que se dice hijo de Diego Muñoz, y de su mujer, Justa [118]. Es una constante en la Edad Media la fundación por parte de la gran nobleza astur-leonesa, en este caso un miembro de la familia Beni-Gómez, señores de Carrión, Saldaña y Liébana, de centros monásticos enclavados en sus dominios y sobre los que ejercían una permanente tutela. La importancia de este documento radica, además de su rareza y antigüedad, en el elevado número de villas pobladas que los condes entregan al abad Gonzalo, y que se emplazan en su mayoría en la Montaña Palentina y Liébana [119]. Aunque de contenido esencialmente auténtico, los investigadores aclaran que el documento original fue interpolado en el siglo XII, cuando se hace esta copia que conservamos, para adecuar topónimos e instituciones a su tiempo [120].
     A dicho año, el 932, se remonta la fundación de Lebanza (Nebantia), que según una carta documentada pertenece entonces a Cervera [121]. Idéntica denominación se le da en otro documento de Santo Toribio de Liébana, del año 941: “dono ad Sancta María Nebantia” [122]. Para los investigadores, Lebanza proviene del latín “levare” y se hace difícil reconocer que los nombres de Labancia y Lebancia, usados desde el siglo XII, sean una corrupción de su nombre primitivo. El investigador palentino Roberto Gordaliza lo relaciona con el arroyo lebaniego de “Nevandi” (Espinama), pues explica que Nevandi y Nebantia son palabras ibéricas compuestas [123].
Labanza > Lebanza.
Lo cierto es que en el solar que hoy ocupa la actual Abadía existió una ermita mozárabe del siglo X, fundada por los condes lebaniegos Alfonso y Justa en el año 932. En el cartulario del monasterio de Santo Toribio se conservan dos documentos fechados en el año 925. Uno de ellos es considerado apócrifo, pero en otro se recoge la historia de cómo los condes de Liébana Alfonso y Justa hacen un donativo a la iglesia de Santa María de Lebeña.

A los fundadores de la Abadía se les atribuye la construcción de una ermita en Lebeña con el objeto de dar cobijo a los restos de Santo Toribio.

Lo mismo que ocurre en San Salvador con la leyenda de la muda  –lo veremos en el apartado de este pueblo-  en ésta se explica, cómo, al realizar el traslado de los restos, ambos condes pierden la vista, motivo por el cual se decidió devolver las reliquias al monasterio y estos recuperan la visión y aquel hecho les mueve a donar todas sus propiedades. Otra versión cuenta que es el conde Alfonso y los cincuenta hombres de su ejército los que pierden la vista al intentar llevar las reliquias del Santo por la fuerza. Como parece lógico, ninguna de las dos versiones tiene calado histórico.

     A Martín Mínguez, cronista de Palencia, se le cita como descubridor de un documento inédito, donde consta que el fundador de la iglesia de Santa María de Lebeña, estudiada por Lampérez, lo fue también de la de Lebanza. El conde Alfonso y la condesa Justina, levantaron pues a principios del siglo X, simultáneamente, dos iglesias de planta distinta: Lebeña, de tres naves, y Lebanza, de cruz. Otro documento importante es la dotación de Lebanza, donde Alfonso y Justa, con sus hijos y parientes, donan al abad Gundisalvo y a los demás frailes la iglesia con sus términos, así como todos los pueblos y heredades que disfrutan [124].
     Según otras versiones este monasterio fue fundado en acción de gracias por la victoria de los cristianos de Asturias sobre un ejército moro, capitaneado por un tal Mugahit, aproximadamente en el año 794. La batalla tuvo lugar en los campos de San Salvador [125] que por este motivo pasó a llamarse San Salvador de Mugahit o Muga.
___________________________


[118] Documento. Carta de Fundación y dotación. 25 de agosto de 932. Pergamino. Pregótica documental. 327x546 mm. Copia del siglo XII ex. Archivo de la Catedral de Palencia.
[119] Ruesga Herreros, Laurentino, “El Conde Alfonso era hijo de Ordoño el Ciego; éste era pariente de Ramiro II pero rebelde a su causa sucesoria. La Condesa era hija de D.Diego Múñoz, primer conde de Saldaña. En un documento perteneciente al Cartulario de esa Abadía se confirman sus términos y hacen donación a la misma de muchas posesiones –iglesias y tierras– en muy diversos lugares que van desde Saldaña a Panes.”
[120] Véase la edición de J.Montenegro Valentín, “Colección diplomática de Liébana (Santander, 1989), pp. 165 y 508-510
[121] Pérez de Urbel, Condado, p.1106
[122] Cartulario, Ed.Sánchez Belda, n. 46 Este editor duda de que Nebancia equivalga a Lebanza. Otra cosa será Santa María de Lubancia, mencionada en otro diploma de Santo Toribio.
[123] Roberto Gordaliza, Toponimia palentina. Nebantia es Naba-anka “campera pequeña”. La evolución fue Nabanka > Nabanza
[124] Navarro García, Rafael, "Catálogo monumental de la provincia de Palencia, pág.189, 1939
[125] Según otros documentos, San Salvador de Campo de Muga se repobló el  (29 de Agosto de 1186). Allí murieron 60.000 árabes y el propio capitán infiel. Otras fuentes señalan que reinando en Asturias Alfonso VIII el Casto, en el siglo XII, donó La Pernía, San Salvador y Lebanza, junto con sus ermitas e iglesias, al Obispado de Palencia [126]. En el siglo X, hacia el 950, Guestilde da a Lebanza propiedades, efectos y ajuares. Según consta en el Becerro, este mismo siglo la Abadía vende haciendas y tierras.

"Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería".  Editorial Aruz, 2ª Edic, Julio 2009
Un exhaustivo estudio de la historia, las tradiciones, los personajes, las leyendas y las anécdotas de los pueblos que se encuentran entre Cervera de Pisuerga y el Puerto de Piedrasluengas. El libro recoge el trabajo de investigación realizado en los últimos 30 años por el autor perniano Froilán de Lózar.
Gremio de Editores de Castilla y León, Octubre de 2011


Leer más »

La Abadía de Lebanza (I)


  • Tiempo de reflexión. Tiempo de estudio. 
  • Somos herederos de una tierra con una historia sorprendente



Froilán de Lózar




Repoblación
Las comunidades religiosas tuvieron un papel de singular importancia en el proceso de repoblación. Los monjes se agrupan en pequeños núcleos de población en los que se asientan también grupos de campesinos. Se hacen fuertes en las primeras alturas como Amaya (Burgos), Bernorio (Aguilar), Cervera y en los valles de la Peña o de León. Los monjes se establecieron en valles escondidos y allí montaron sus cenobios o pequeños monasterios. La Abadía de Lebanza fue el más importante santuario mariano en tierras de Piedras Negras [114].

Lo que cuenta la tradición
Al decir de los investigadores, existe numerosa documentación que hace referencia a este lugar, lo que hace posible reconstruir en buena medida su pasado. Laurentino hace alusión al trabajo inédito de Antonio Agustín Candelas [115], hijo del último propietario seglar de la abadía [116].

Cuenta la leyenda que este primitivo santuario se origina como consecuencia de aparecerse la Virgen María sentada en una peña en el lugar que ahora ocupa su capilla. Pero la lectura no aclara si se trata de la aparición de la Virgen en persona o de una imagen sedente de la misma. Lo cierto es que allí se erigió una ermita donde se veneró a la Virgen. Tal repercusión alcanza el hecho que avanzando los años, en tiempos del imperio gótico, la ermita se transforma en hospitalidad y monasterio [117].

En la época de la invasión musulmana, el monasterio sería utilizado como refugio y residencia por los obispos de Palencia, interviniendo en su restauración el rey Alfonso I el Católico (739-756). Hasta aquí lo que cuenta la tradición.

______________________

[114] “in suburbio castello quod vocitant Petras Nigras”.
[115] Ruesga Herreros, Laurentino, “La hermandad de los doze lugares que se titulan de Pernía”, pág.64 y siguientes, 1992
[116] Agustín Candelas, Antonio, “Abadía de Lebanza, apuntes para su historia”.(inédito)
[117] Para Laurentino, ese tiempo tal vez se refiera a los tiempos posteriores a las Campañas de Leovigildo que fue quien extendió el reino hispano-visigodo.


"Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería".  Editorial Aruz, 3ª Edic, Julio 2014
Un exhaustivo estudio de la historia, las tradiciones, los personajes, las leyendas y las anécdotas de los pueblos que se encuentran entre Cervera de Pisuerga y el Puerto de Piedrasluengas. El libro recoge el trabajo de investigación realizado en los últimos 30 años por el autor perniano Froilán de Lózar.
Gremio de Editores de Castilla y León, Octubre de 2011




Leer más »

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.