secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

Resultados de las elecciones de 2008 con circunscripción única

Descubro, gracias al blog de Sin ánimo de molestar, cual sería el resultado final de unas elecciones generales en las que las circunscripciones electorales fuesen eliminadas y toda España pasara a estar representada por una única, en la que todos los votos tuviesen exactamente el mismo valor en lugar de adquirirlo en función de en donde fuesen depositados en las urnas, y el reparto final se continuara haciendo según una Ley d’Hondt, que aún así aún no acabo de aceptar como totalmente precisa.




PSOE – 11.064.524 votos (43,64%), obtendría de esta manera 169 escaños 
(169 en reparto según ley vigente)
PP      – 10.169.973 votos (40,11%), obtendría de esta manera 156 escaños 
(153 en reparto según ley vigente)
IU      –       963.040 votos (  3,80%), obtendría de esta manera 14 escaños 
(2 en reparto según ley vigente)
CIU   –       774.317 votos (  3,05%), obtendría de esta manera 11 escaños 
(11 en reparto según ley vigente)

Y ahí acabaría la representación de partidos.
Y ahora seguramente te preguntarás…¿Y sin la ley d´Hondt?

Pues para eso ve a consultar el artículo completo al blog que se molestó en hacer el trabajo. Al menos que ello le traiga alguna que otro visitilla ¿no crees?

Blog "Sin ánimo de molestar"
Blog de Antonio E. Zafra: El Mosquitero

Leer más »

El problema no es la ley d´Hondt, sino las circunscripciones

En el congreso de los diputados hay 350 escaños a repartir. Pero estos escaños no se reparten en función de los votos en toda España, sino que a cada provincia se le asignan una serie de escaños y éstos se reparten entre los votantes que ejercen su derecho en ella.


En España hay cincuenta provincias y dos Ciudades Autónomas (Ceuta y Melilla). A cada provincia le corresponden dos escaños fijos y uno a cada Ciudad Autónoma, con lo que fijos ya hay repartidos 102 escaños. Los 248 restantes se asignan según la población. A mayor población en una provincia, más escaños a repartir. Por ejemplo Salamanca 4 escaños, Jaén 6 , Ceuta 1 y Madrid 35.

Salamanca tiene cuatro escaños porque en ella hay censados con derecho a voto 311.098 personas. Madrid por el contrario cuenta con 35 escaños a repartir porque en ella tienen derecho a voto 4.490.040 personas.

A Ceuta, por ser Ciudad Autónoma y pocos habitantes, la Ley Electoral le otorga un simple escaño a repartir. Por ello todos los votos que reciben los partidos que no ganan en esa circunscripción se pierden por el desagüe. Allí el PP obtuvo 20.040 votos las pasadas Generales del 2008 lo que le sirvió para ganar en esa circunscripción y llevarse el escaño que había en liza. Los 14716 del PSOE, los 481 de UPyD y los 244 de IU no sirvieron para nada y fueron votos tirados a la basura electoral.

En Jaén se repartían seis escaños. Cuatro se los llevó el PSOE con sus 230.026 votos y los otros dos  el PP con 151.390. los casi veinte mil de IU, los cerca de cinco mil de CA o los casi dos mil de UPyD se fueron a la basura.

Para repartirse los escaños de las provincias lo primero que se hace es una discriminación en base a un mínimo de votos que se pone en el 3%. Todos los partidos que no llegan a ese fatídico tres por ciento son eliminados de la batalla electoral antes incluso de comenzar a repartir los escaños.

Por eso, cuando una circunscripción es pequeña, pongamos por ejemplo Jaén o una de las Ciudades Autónomas, la dificultad de los partidos pequeños para abrirse hueco entre los grandes de éste país se hace evidente. No importa el total de votos que un partido consigue en toda España, sino más bien que éstos se concentren en una provincia para que tengan el valor suficiente para que se les otorgue un escaño.

Un claro ejemplo de esto es IU. Este partido obtuvo en total en las pasadas elecciones 969.946 votos en toda España. De ellos sólo los que se produjeron en Madrid (164.595) y Barcelona (155.674) les sirvieron para agenciarse los dos escaños que tienen en el Congreso. El resto de los votos, 649.677 se fueron directamente a la basura. Solo contaron los votos recibidos de Barcelona o Madrid, los demás no sirvieron para nada.

Otro ejemplo claro es UPyD que obtuvo 306.079 votos en toda España de los cuales sólo los conseguidos en Madrid (132.095) le sirvieron para conseguir el escaño de Rosa. El resto de los votos, los 173.984 restantes, se perdieron en el vertedero circunscripcional.

El ejemplo contrario a estos dos que os acabo de enumerar son los partidos que tienen  sus votos concentrados en unas pocas provincias. Ejemplo claro de ello son los partidos nacionalistas.

Por ejemplo el PNV obtuvo en las pasadas elecciones 306.128 votos repartidos en las tres provincias Vascas, con los que consiguió un escaño por Álava, dos por Guipúzcoa y tres por Vizcaya. En total seis escaños que cantan por bulerías cuando los comparamos con los de los partidos antes mentados.

La diferencia entre éstos y los anteriores es que ellos tienen todos sus votos concentrados en tres provincias y por tanto acumulan más posibilidades de salir vencedores en ellas y los otros dos dividen sus votos en toda España, lo que provoca que se diluyan en minorías que muchas veces quedan apartados de la pugna por los escaños en liza por la sencilla razón de que ni siquiera llegan al 3% mínimo para comenzar a ser considerados en el reparto.

Lo que provoca este desequilibrio no es la Ley d’Hondt en si, sino la propia división del parlamento en circunscripciones. Si tanto PNV como IU y UPyD tuvieran que pugnar por los escaños en una circunscripción única, el valor de los votos sí que sería ecuánime y porcentual. Los poco más de trescientos mil votos del PNV no valdrían más que los casi mismos de UPyD.

Si aplicásemos la Ley d’Hondt en una circunscripción única y eliminásemos el porcentaje del 3% para entrar en el Congreso en un sistema totalmente proporcional, el porcentaje mínimo de votos para obtener representación lo debería marcar el número de escaños a repartir. Siendo nuestro caso el de 350 escaños para las generales, el porcentaje mínimo nos lo daría la siguiente operación; (1:350)x100=0’29%. O sea, que el problema de la representatividad de los votos se esfumaría ipsofacto con la circunscripción única.

Y lo que es mejor, conseguiríamos una representatividad acorde con lo que la mayoría de los ciudadanos votan. Tendríamos un Congreso que sí sería un fiel reflejo de lo que todos votamos.

Espero que esto os ayude a comprender mejor la Ley Electoral Española.

Pd:
Si queréis podéis pasar unos minutillos instructivos viendo cuatro excelentes videos que ha subido una tal Araxe y que han sido publicados en la mirada del mendigo. Cuatro vídeos que de forma exquisita nos explican perfectamente cómo funciona la ley electoral española.

En la imagen de Wikipedia, Mariano Rajoy, PP,  Desde el 21 de diciembre de 2011
Blog de Antonio E. Zafra: El Mosquitero

Presentación y artículos de que consta este ensayo

Leer más »

Las elecciones y la ley d´Hondt

Debo decir antes de dejar plasmado aquí nada, que me alegro sinceramente de que Z haya salido vencedor en las elecciones. Eso no quiere decir que le haya votado a él. Azul gaviota es mi voto y en mi interior la tristeza y el resquemor van a su aire, pero eso si, la mayoría ha votado lo que ha votado y como demócrata que soy no puedo más que acatarlo, aceptarlo y continuar viviendo. Cuando la fiesta demócrata se viste de gala, como lo hace en unas elecciones, cualquier victoria sea de quien sea, es bienvenida y celebrada como si de la propia se tratase. Porque tal vez no haya ganado el partido que tú deseabas, pero sí ha ganado la Democracia, que en uno de sus trances más delicados, como lo son unas elecciones, ha sobrevivido de nuevo para ver una nueva legislatura. Dicho esto y aclarado que acepto la victoria Socialista (los votos son los votos), debo decir que estoy en desacuerdo con el resultado que ha dado del tercero para abajo. 



Como el otro día analizamos, a partir del tercero (y por intercesión divina de la Ley d'Hondt) los votos y los escaños no se ajustan a la realidad. En estas elecciones ha aparecido un nuevo partido político, Unión Democracia y Progreso. Dicho partido ha hecho historia al conseguir, en sus menos de seis meses de vida, un total de 303535 votos, que le han reportado 1 solitario escaño. Con la misma cantidad de escaños se encuentra NA-BAI, a quienes les han echo falta solo sus 62073 votos para emular a los anteriores. En contrapunto CA, que ha conseguido más votos que estos segundos (68344 votos), ha perdido su escaño.

En la parte radicalmente opuesta a estos, se encuentran CC-PNC, BNG, ERC, EAJ-PNV y CIU, todos ellos salvo el último con menos votos que UDyP, pero con más escaños: 164255 votos y 2 escaños, 209042 votos y 2 escaños, 296473 votos y 3 escaños, 303246 votos y 6 escaños y 774317 votos para11 escaños. La ley d'Hondt ha jugado a su favor. Junto a los perjudicados por la ley se encuentra también IU, que con sus 963040 votos no ha conseguido más que 2 escaños. Injusto si los comparamos con los 11 de CIU, más si tenemos en cuenta que IU ha superado en casi 200.000 votos a los Nacionalistas.

Y no vamos a comparar a los Comunistas con el resto del arco parlamentario, porque entonces empezaríamos a cabrearnos demasiado y esta legislatura va todavía por el día 1. Como dijimos el otro día, en España no todos los votos son iguales. Si juntamos los votos de estos dos partidos IU y UDyP nos salen 1266575 votos para 3 escaños. Si juntamos al resto de grupúsculos (CIU, PNV, ERC, BNG, CC-PNC y NA-BAI) nos salen 1506160 votos para 25 escaños. ¿Es realmente democrática esta ley?

En la imagen de Wikipedia:  José Luis Rodríguez Zapatero, PSOE, 16 de abril de 2004-21 de diciembre de 2011
Blog de Antonio E. Zafra: El Mosquitero

Presentación y artículos de que consta este ensayo

Leer más »

Fomentando la ignorancia

Escuchaba atónico esta tarde cómo @Julia Otero, acompañada de @elisabeni y otros dos tertulianos, defendían ante los micrófonos de su programa de @Onda Cero, que los votos en blanco, en lugar de un castigo para los partidos mayoritarios, eran en sí mismos un apoyo explícito al partido que más votos obtuviera. Vamos que reafirmaban públicamente la falacia que tantas veces se escucha y que sorprende a este humilde bloguero escuchar de bocas tan supuestamente bien informadas como éstas.

Supongo que deberían tener estos periodistas la humildad de informarse antes de opinar tal necedad en público, haciendo que una media verdad como esa pase a ser, por haber sido escuchada de sus labios, una verdad contrastada para quienes no sienten el gusanillo de conectarse a un internet con el que alcanzar toda la información que necesitan, y aún en pleno S XXI, defienden que tan sólo con escuchar sus programas de radio favoritos, leer su prensa diaria habitual y sufrir ataques de somnolencia con los telediarios, les es suficiente para saberse bien informados.

Deberían saber estas buenas personas que cuando hablan por esos micrófonos la mitad al menos de quienes les escuchan lo hacen para informarse. Eso quiere decir que esa mitad tomará lo que salga por ese altavoz al que se conectan a diario como una verdad incontestable. Más cuando el tema que se trata, en este caso el del voto en blanco, es un concepto complicado, en el que además de la Ley d’Hondt, intervienen porcentajes circunscripcionales y decimales sueltos finales que suponen, en la mayoría de los casos, la posibilidad última de algunos partidos para conseguir una mínima representatividad en las instituciones.

El tema del voto en blanco ya lo expliqué en en el post anterior y además incluí también el nulo y la abstención propia en su forma del no-voto, pero creo que deberíamos hacer una especie de resumen que dejará claro cómo de negativo puede llegar a ser el voto en blanco.

Ese voto en si mismo no es malo. En cierto modo es una forma de protesta que además permite al emisor el no renunciar a su derecho constitucional de participar en unas elecciones democráticas. Pero este voto tiene un problema; no tiene el sentido que la gente le da, sino el que la ley electoral le otorga. Y eso se traduce en que si bien el voto mismo no va hacia ningún lugar en concreto, lo cierto es que lo que hace es aumentar el coste en votos que necesitan los partidos minoritarios para acceder a las instituciones.

Y eso se debe a las circunscripciones electorales y el 3% que se necesita en votos para conseguir entrar en éstas. Ello conlleva que a más votos en blanco, más votos se cuentan como válidos (el voto en blanco es válido y se cuenta en los porcentajes) y por tanto más votos necesitan quienes tienen un nicho electoral escuálido para conseguir su representación.

Ese voto no afecta tanto a los partidos mayoritarios, aunque en cierto modo sí que les beneficia un voto masivo en ese sentido mientras tengan sus propios nichos asegurados contra viento y marea, por la sencilla razón de que aunque es cierto que los votos en blanco sí que se cuentan, la propia ley electoral exige que todos los escaños y concejalías que se presenten a elección se renueven y por tanto que esos votos carezcan del valor ideológico con el que los cargaron sus emisores y pasen a ser un simple complemento del tanto por ciento de todos los votos válidos sobre el que sacar la barrera del 3%.

Ello implica que aunque haya un diez por cierto de votos que no se han decantado por ninguno de los candidatos en liza, la ley los suma al tanto por ciento total de votos emitidos, con lo que alcanzar la barrera del anteriormente mencionado 3% se hace más difícil para quienes, de un total de unos 25 millones de votos emitidos en cualquier elección, tienen sólo cerca de un millón para ellos.

Es cierto que el voto en blanco favorece a las mayorías como dije Julia, pero es mentira que lo haga sólo a la de quien gana, ya que en realidad lo que hace es complicar el acceso de partidos minoritarios y con pocos votos en el conjunto de España.

Además, tiene cojones que eso lo sepa un simple camionero y Julia aún tenga entre ceja y ceja la chorrada esa de que los votos en blanco van a parar al más votado. Los tiene, además, porque ella se tiene por periodista muy informada. Ya ven, tampoco los periodistas saben cómo va esto de las elecciones ¿Cómo van entonces a sabernos informar adecuadamente?

Pd:
Recomiendo la lectura del post del voto en blanco, la abstención y el voto nulo, amén del que se refería al tema de las circunscripciones electorales y el de la Ley d’Hondt.
Son tres posts que escribí yo y que puede que les parezcan a ustedes una simplista llamada al autobombo, pero que me tomé muy enserio al elaborarlos y que creo pueden aclararles muchas dudas a quienes las pudieran tener.

En la imagen de Wikipedia: José María Aznar, PP, 4 de mayo de 1996-17 de abril de 2004
Blog de Antonio E. Zafra: El Mosquitero

Presentación y artículos de que consta este ensayo

Leer más »

Qué pasa si voto en blanco, nulo o me abstengo de votar

Esa es una pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez en la vida y que normalmente los más jóvenes, los neófitos en esto de las elecciones, se sienten obligados a hacerse ante la penosa imagen que nuestros políticos les ofrecen a sus inexpertos ojos. Es, como diría aquel, el paso previo para comprender que la ley electoral de nuestro país, la que se hizo en la transición y que pretendía afianzar a los partidos políticos mayoritarios evitando que el congreso se atomizara en exceso y ofreciendo a las fuerzas periférico-nacionalistas un “ancha es Castilla” en la que encontrar el nicho de votos necesarios con el que encontrarse perpetuamente representados, ya no es válida para la sociedad actual.


Cualquiera de las tres modalidades de voto que dan título a este post es nefasta para la protesta que has decidido materializar el día de las elecciones. Tan sencillo como eso. Si decides abstenerte, no ir a votar, sencillamente estarás perdiendo uno de los derechos fundamentales que la Constitución te otorga. Pongamos un ejemplo claro que creo evidenciara para ustedes, votantes indecisos, cual sería el peso de su voto en los resultados si su decisión fuese no ir a las urnas el día de las elecciones.

El día en que se aprobó la Constitución Europea. ¿Lo recuerdan? En esas elecciones se produjo una tragedia en el sistema electoral de este país. Y no porque se aprobara la constitución, que también, sino porque el 57’68% de los votantes censados (19.359.017 ciudadanos) decidió no ir a votar ese día. Casi dos terceras partes de la ciudadanía decidió que no votaba una constitución.

Votos en las elecciones a la Constitución Europea y la incidencia de la abstención y los votos en blanco.

Eso dejó el camino libre para que quienes ejercieron su derecho de forma válida, el restante 42’32%, se hicieran con el control de las elecciones. De ese segundo porcentaje, el 76’73% de los 14.081.966 ciudadanos que fueron a votar ese día  10.804.464 eligieron el “sí” como respuesta a la pregunta que los políticos les hicieron, mientras que el restante 17’24%, o sea 2.428.409 ciudadanos, eligieron el “no” como respuesta.

Conclusión. Aunque se podría decir y asegurar que la abstención fue la fuerza más votada, la propia ley electoral impide que la no personificación en las urnas para ejercer el derecho de voto sea tenida en cuenta y por tanto obliga a obviar dicha opción. Tanto es así que el día posterior a las elecciones, tanto políticos como prensa nacional optan por elegir titulares tan suculentos como alejados de la realidad como éste que nos ofreció el inefable 20 Minutos; “Zapatero, satisfecho del sí "claro y rotundo" a la Constitución Europea”. Ahí tienen el resultado de la no participación.

Si se fijan también verán que hay una casilla en el gráfico que dice “votos en blanco”. El 6’03% de aquel “claro y rotundo” 42’32% que votaron la constitución fue de ciudadanos que decidieron dejar constancia de que ninguna de las opciones que había eran de su agrado. En realidad precisamente en aquellas elecciones fue una opción surrealista e inútil, ya que entre las dos opciones en liza, el si o el no, la abstención no tenía sentido alguno.

Pero si esa opción la trasladamos a unas elecciones normales y corrientes, con partidos políticos luchando por el tanto porciento necesario para conseguir representación en alcaldías, parlamentos autonómicos, senados o congresos, éste causa un efecto totalmente contrario al que sus emisores pudieron alguna vez pretender al ejercerlo. Con la ley d’Hondt y la lotería de las circunscripciones revoloteando sobre las cabezas de los candidatos en liza, la opción del voto en blanco perjudica más que beneficia a los partidos minoritarios que pudieran pretender alcanzar representación.

Como para poder obtenerla hay que llegar según la propia ley electoral a un mínimo de voto no inferior al 3%, la opción del voto en blanco lo que consigue es encarecer el precio en votos necesario para alcanzar dicha barrera. Así, si en una circunscripción (leerse este post que os aclarará qué es esto exactamente) se contabilizan cero votos en blanco, la ley d’Hondt repartirá proporcionalmente los escaños en función de los votos emitidos eliminando antes a quienes no llegan al susodicho 3% y repartiendo después los cocientes entre los que quedaron. Pero si por ejemplo sí se contabilizaran votos en blanco, la cantidad de votos que deberían obtener los partidos minoritarios se debería ver incrementada proporcionalmente en la misma medida para mantener su 3% necesario para conseguir representación.
O sea, que si lo que se pretende con el voto en blanco es perjudicar a los partidos mayoritarios, lo que se consigue en realidad es favorecerlos, ya que aunque es cierto que los votos en blanco no se contabilizan, como falazmente se ha inducido a creer, a los partidos que más votos consiguen, sí que encarece la horquilla que los minoritarios necesitan conseguir para adquirir representación.

Es evidente que no es lo mismo necesitar 1248 votos que 2142. A eso llegamos todos. Pero es que además hay que recordar que el hecho de que España esté repartida en circunscripciones electorales complica sobremanera la consecución de representatividad, ya que ese 3% no se aplica sobre el total de votos en toda España sino que se va dirimiendo entre las provincias.

Un claro ejemplo de ello lo tenemos en partidos como UPyD e IU. ¿Recordáis las últimas Elecciones Generales? Aquí están los resultados oficiales.

Aquí están los % que obtuvieron en las elecciones generales todos los partidos que se presentaron. Podréis ver claramente que el método de las circunscripciones implicó que partidos con más votos en el conjunto de España (UPyD o IU) obtuvieran menos escaños que otros, que aunque más minoritarios, sí que tienen sus nichos electorales concentrados en unas pocas provincias (circunscripciones) lo que les facilita llegar a ese 3% necesario para conseguir los escaños.

IU y UPyD obtuvieron 963.040 y 303.535 votos respectivamente con sus 2 y 1 escaños correspondientes conseguidos en el ámbito nacional y tras contabilizar los votos de todas las circunscripciones en su conjunto. CiU por ejemplo sólo necesito de 774.317 votos para sus 11 escaños.

Y ello se debe a que si bien UPyD e IU repartieron sus votantes entre las 53 circunscripciones que conforman el mapa electoral en España, CiU limitó sus expectativas a las cuatro provincias que conforman Cataluña, con lo que el anteriormente mentado 3% fue superado con facilidad dándole así no sólo los escaños mentados, sino superando con menos votos a fuerzas cuyo apoyo social es mayor que el de éstos en el ámbito nacional. Desde luego otro gallo cantaría si en lugar de cincuenta y tres circunscripciones hubiese sólo una, posibilidad de la que cada vez soy más partidario…

Así las cosas, si para un partido minoritario de ámbito nacional ya es complicado conseguir representación por culpa de las circunscripciones electorales, añadirle además el hándicap del voto en blanco y el encarecimiento en votos que éste significa, no hace más que facilitar la hegemonía de los partidos que gozan de un nicho de votantes más concentrado como el nacionalista o mayoritario como el de los dos grandes.

Y después está la elección del voto nulo. Este es un “voto chorra”. Un voto que no cuenta como tal, ni se tiene en cuenta en los porcentajes ni vale para nada más que para hacer perder el tiempo a quienes están obligados a recontar los votos en las mesas electorales.

Conclusión. Desde luego en mi opinión, ejercer el derecho al voto utilizando cualquiera de las tres modalidades que os acabo de exponer en el post, no es más que tirar el mismo a la basura, y en el caso del voto en blanco, favorecer el bipartidismo condenando a los partidos minoritarios a comprar más caro su pobre y solitario escaño.

Ahora ya es cuestión suya el decidir cómo votarán en las próximas elecciones.

En la Imagen de Wikipedia: Felipe González Márquez, PSOE; 2 de diciembre de 1982-5 de mayo de 1996
Blog de Antonio E. Zafra: El Mosquitero

Presentación y artículos de que consta este ensayo

Leer más »

¿Valen lo mismo todos los votos en España?

A una pregunta como esta se ha tenido que enfrentar Joaquín Nieto, segundo en la lista por IU al Congreso, en la entrevista que le han hecho los internautas en el periódico (panfleto) 20 minutos. En principio estaríamos todos de acuerdo con que en España cada persona vale un voto...pero no. 





Esta tabla que nos facilita Pedro Colomero nos lo deja bastante claro:


Una vez vista la tabla, podemos apreciar que este mito cae por su propio peso. IU sale perdiendo gracias a la Ley d'Hondt, que beneficia a la periferia en contra de los partidos de ámbito nacional. Con sus más de un millón de votantes, IU obtiene solamente un total de 5 escaños. Por contra partidos con menos votantes en el ámbito nacional les superan en escaños caso de CIU 835.471 votos y 10 escaños, ERC 652.196 votos y 8 escaños, PNV 420.980 votos y 7 escaños. Incluso partidos tan minoritarios como Coalición Canaria con 235.221 llegan a los 3 escaños y el BNG con 208.688 a los 2.

Casi la mitad teniendo un millón de votos menos que IU. Una solución sería la implantación de la segunda vuelta, o como dice este señor, pasar de 350 diputados a 400, repartiendo estos 50 nuevos escaños en diferentes zonas de España que igualaran el reparto de votos/escaños para que la utopía del una persona un voto fuera real y no ficticia. Así que si tenemos que responder a la pregunta que da título a la entrada de hoy, habría que decir que no. En realidad hay votantes de primera y de segunda. Queramos o no, vivimos en una democracia pervertida que conviene tanto a los nacionalismos como a la izquierda. Chirría a los ojos del lector esto, pero la tabla no miente y esta es una verdad incontestable.

En la imagen de Wikipedia: Leopoldo Calvo Sotelo, UCD; 26 de febrero de 1981-2 de diciembre de 1982. (+1982)
Blog de Antonio E Zafra: El Mosquitero

Presentación y artículos de que consta este ensayo

Leer más »

Gobierna quien más votos logra en la urnas.

Grandes mentiras de la Democracia
Vivir en Democracia es lo mejor que le puede pasar a todo el mundo, pero para poder vivir sabiendo la verdad, debemos saber que hay unas cuantas mentiras sobre la Democracia Española, que por mucho que sean dadas por verdades, nunca dejarán de ser más que piadosas mentiras para mantener al populacho dentro del redil.

Gobierna quien más votos logra en la urnas.
Primera y más elemental mentira de la Democracia Española. Como ya todos sabéis, la Ley d’Hondt otorga más escaños a según quien sea votado en según que regiones, por lo que un voto no es igual en Andalucía que en Cataluña o El País Vasco.

En las eleccionesde 2009 aparece un nuevo partido político, Unión Democracia y Progreso. Dicho partido hace historia al conseguir, en sus menos de seis meses de vida, un total de 303535 votos, que le han reportado 1 solitario escaño. Con la misma cantidad de escaños se encuentra NA-BAI, a quienes les han echo falta solo sus 62073 votos para emular a los anteriores. En contrapunto CA, que ha conseguido más votos que estos segundos (68344 votos), ha perdido su escaño.

En la parte radicalmente opuesta a estos, se encuentran CC-PNC, BNG, ERC, EAJ-PNV y CIU, todos ellos salvo el último con menos votos que UDyP, pero con más escaños: 164255 votos y 2 escaños, 209042 votos y 2 escaños, 296473 votos y 3 escaños, 303246 votos y 6 escaños y 774317 votos para 11 escaños. La ley d'Hondt ha jugado a su favor.

  • La separación del Parlamento Bicameral (Senado y Congreso).
El Senado no cumple su función de control al gobierno. Según el art. 66, entre las facultades y obligaciones del Senado, está la de llevar a debate contradictorio las decisiones del Gobierno, obtener información de éste, e instar su política en una determinada línea.

El problema es que en España la disciplina de voto auto impuesta por los partidos políticos, hace que sea imposible desligar los resultados electorales de la conformación de una base solida de votos ya predispuestos.

Por lo tanto, con un gobierno ya conformado en España en el Congreso, el Senado dejará de existir y se limitará a aprobar las leyes que el Congreso de los Diputados tenga a bien hacerle llegar.

  • La separación de Poderes.
Tal vez el más vil y terrible desengaño al que los Españoles nos tenemos que enfrentar. La Constitución manda que la separación de poderes debe ser un hecho, pero las leyes que rigen esta separación la hacen imposible.

El Gobierno es a la vez poder Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Dicho así puede parecer una barbaridad, pero para la formación del Consejo General del Poder Judicial (Órgano rector del Poder Judicial), influyen y mucho los votos logrados en las urnas. Cuantos más votos tenga un partido, más jueces de su gusto podrá integrar en él.

Además los partidos políticos pueden cambiar a su antojo la forma en la que este Gobierno Judicial se conforma. De esta forma se pasó de ser los mismos jueces quienes elegían la mayoría de sus gobernantes, a ser gobernados por los caprichos de las urnas y del poder político existente.

  • Hemos citado solo tres contradicciones de nuestra Democracia.
Y lo malo es que hay muchas más. No quiero decir con esto que la Democracia Española sea mala, si no dejar claro que la actual forma en la que se rige esta es un veneno para si misma. Cuando todos los poderes convergen en un solo punto, se corre el riesgo de retornar a una dictadura.

Tal vez esta dictadura no sea visible a simple vista, pero si que es tan real como la vida misma. La separación de poderes es esencial y los tres poderes no están separados, si no juntos de manera presidencialista.

Amén de no vivir en una democracia pura y dura, si no en una partitocracia, donde el poder de los partidos políticos es ilimitado y rigen con mano firme las decisiones del Gobierno.

En la imagen inferior (Wikipedia), Adolfo Suárez González, UCD -3 de julio de 1976-29 de enero de 1981 (+2014)
Blog de Antonio E. Zafra: El Mosquitero


Presentación y artículos de que consta este ensayo

Leer más »

La ley d'Hondt



Antonio E. Zafra
bloguero



Soy Toni, un sencillo camionero falto de estudios, que ha dedicado los últimos años de su vida a asimilar la importancia de la política en el devenir cotidiano de todos nosotros. Han leído bien, no hace falta que vuelvan la vista sobre las líneas leídas. En los últimos diez años, servidor ha vivido en primera persona lo que supone para un ciudadano de a pié el descubrimiento de una verdad inalterable, que el pasotismo heredado de nuestros ancestros ha terminado por convertir en utopía; la política está presente incluso en las decisiones más banales de nuestro día a día.

La observancia impertérrita del devenir de la crisis que hoy en día padecemos, ha acabado inculcando en uno la certeza de la necesidad que tiene la propia democracia de que la ciudadanía supere definitivamente el tradicional distanciamiento que con respecto de la política la caracteriza. Que la democracia necesita de sus ciudadanos para continuar vigente. Y que es en éstos y no en los políticos, sobre quienes reside el deber de defenderla, moldearla y dotarla de la flexibilidad necesarias para su propia subsistencia. Es por ello que mi blog, que un día comenzó como un simple pasatiempo, ha terminado convirtiéndose en un antro dedicado a expresar mis inquietudes y pensamientos. Un lugar desde el que consigo determinar la parte de responsabilidad que me pertoca en la mantención de esta democracia que últimamente tanto nos desilusiona.

Es por ello que con ocasión de la oportunidad que Froilán me ha ofrecido, he decidido colaborar en su blog con uno de los artículos de cuantos he escrito que a mi entender más han contribuido a la pedagogía política. Pedagogía de la que, como no podía ser de otra forma, nuestros propios políticos nos privan a diario. Pedagogía que nos ayuda a comprender porqué pasan las cosas que pasan. Pedagogía que nos ayuda a entender el porqué de las decisiones que se toman en nuestro nombre, con o sin nuestro consentimiento. La entrada sencillamente explica lo que es de difícil comprensión. Aquello de lo que pocos se preocupan por entender; la ley d'Hondt y su aplicación en las circunscripciones electoral en una generales en España.


Artículos 


El problema no es la ley d´Hondt, sino las circunscripciones |  ElMosquitero.com | www.elmosquitero.com


Leer más »

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.