secciones

La verdadera desgracia es no saber amar


Cuando se ama se superan todas las cruces de la vida, porque la vida es un cúmulo de soledad y anhelo, de conquista y derrota, donde al hombre se le muestran diferentes caminos, todos aparentemente buenos a sus ojos, y todos, querido lector, tú bien lo sabes, con tramos difíciles, montañas que se nos hacen desmesurados picos; puentes rotos, cuando mueren aquellos que te ponían más fácil cada mañana el reto; carreteras cortadas, cuando los cimientos se resienten; extenuado el hombre de luchar contra la tempestad, buscando la compañía que le alivie, una voz que le devuelva el estímulo, una mano que le ayude.

Cuando se ama, uno lo entrega todo, no hay una despensa de reserva donde se puedan esconder trocitos de uno mismo. Muy pocos se plantean dejar rescoldos escondidos para lucir después heroicidades, porque sabemos que allá donde vayamos, allá donde culmine nuestro viaje, todos los seres con los que tropecemos habrán pasado o pasarán por circunstancias similares.

Como el otoño duerme la luz entre sus brazos
acuño tu recuerdo con mi canción amante,
y bogan por el viento las velas de las nubes
como navíos tristes perdidos en los mares…/

-Ver  en "Curiosón" artículo completo del autor
Del amor y otros puertos


100 frases de amor

 Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo?
Fernando Pessoa (1888-1935) Poeta portugués.
● Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal.
Madre Teresa de Calcuta (1910-1997) Misionera de origen albanés naturalizada india
● En un beso, sabrás todo lo que he callado.
Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno.
● Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando.
Rabindranath Tagore (1861-1941) Filósofo y escritor indio.
● No olvides nunca que el primer beso no se da con la boca, sino con los ojos.
O. K. Bernhardt Escritor alemán.
● El amor es: el dolor de vivir lejos del ser amado.
Anónimo
● Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única.
Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.
● Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender.
Françoise Sagan (1935-2004) Escritora francesa.
● Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta.
Sam Keen (1931-?) Escritor, profesor y filósofo americano.
● El verdadero amor es como los espíritus: todos hablan de ellos, pero pocos los han visto.
François de La Rochefoucauld (1613-1680) Escritor francés.
● Ni la ausencia ni el tiempo son nada cuando se ama.
Alfred de Musset (1810-1857) Poeta francés.
● Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor.
San Agustín (354-430) Obispo y filósofo.
● Lo bueno de los años es que curan heridas, lo malo de los besos es que crean adicción.
Joaquín Sabina (1949-?) Cantautor y poeta español.
● El hombre y la mujer han nacido para amarse, pero no para vivir juntos. Los amantes célebres de la historia vivieron siempre separados.
Noel Clarasó (1905-1985) Escritor español.
● El que ha conocido sólo a su mujer y la ha amado, sabe más de mujeres que el que ha conocido mil.
Leon Tolstoi (1828-1910) Escritor ruso.
● Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Saint-Exupery (1900-1944) Escritor francés.
● La gente se arregla todos los días el cabello. ¿Por qué no el corazón?
Proverbio chino
● La señal de que no amamos a alguien es que no le damos todo lo mejor que hay en nosotros.
Paul Claudel (1868-1955) Escritor y diplomático francés.
● Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo.
William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.
● Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza.
Anónimo
● El más difícil no es el primer beso sino el último.
Paul Géraldy (1885-1983) Poeta y dramaturgo francés.
● Amar es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad.
Gottfried Leibniz (1646-1716) Filósofo, físico y matemático alemán.
● La mayor declaración de amor es la que no se hace; el hombre que siente mucho, habla poco.
Platón (427 AC-347 AC) Filósofo griego.
● Es más fácil quedar bien como amante que como marido; porque es más fácil ser oportuno e ingenioso de vez en cuando que todos los días.
Honoré de Balzac (1799-1850) Escritor francés.
● Las cartas de amor se escriben empezando sin saber lo que se va a decir, y se terminan sin saber lo que se ha dicho.
Jean Jacques Rousseau (1712-1778) Filósofo francés.
● Conocer el amor de los que amamos es el fuego que alimenta la vida.
Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno.
● Un beso legal nunca vale tanto como un beso robado.
Guy de Maupassant (1850-1893) Escritor francés.
● Cuando se habla de estar enamorado como un loco se exagera; en general, se está enamorado como un tonto.
Noel Clarasó (1905-1985) Escritor español.
● El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada.
Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) Poeta español.
● La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener.
Gabriel García Márquez (1927-2014) Escritor colombiano.
● Quien bien te quiere te hará llorar.
Refrán
● Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón.
Marguerite Yourcenar (1903-1987) Escritora francesa.
● Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso.
Honoré de Balzac (1799-1850) Escritor francés.
● No existe el amor, sino las pruebas de amor, y la prueba de amor a aquel que amamos es dejarlo vivir libremente.
Anónimo
● Al primer amor se le quiere más, a los otros se les quiere mejor.
Antoine de Saint-Exupery (1900-1944) Escritor francés.
● El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es.
Jorge Bucay (1949-?) Escritor y psicoterapeuta argentino.
● La mujer perdona las infidelidades, pero no las olvida. El hombre olvida las infidelidades, pero no las perdona.
Severo Catalina (1832-1871) Periodista y escritor español.
● Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas. No te preocupes de la finalidad de tu amor.
Amado Nervo (1870-1919) Poeta, novelista y ensayista mexicano.
● La decisión del primer beso es la más crucial en cualquier historia de amor, porque contiene dentro de sí la rendición.
Emil Ludwig (1881-1949) Escritor alemán.
● Si no recuerdas la más ligera locura en que el amor te hizo caer, no has amado.
William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.
● No existe nada más interesante que la conversación de dos amantes que permanecen callados.
Achile Tournier (1847-1906) Escritor francés
● Besos que vienen riendo, luego llorando se van, y en ellos se va la vida, que nunca más volverá.
Miguel de Unamuno (1864-1936) Filósofo y escritor español.
● Un corazón es una riqueza que no se vende ni se compra, pero que se regala.
Gustave Flaubert (1821-1880) Escritor francés.
● No sabrás todo lo que valgo hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy.
Gregorio Marañón (1887-1960) Médico y escritor español.
● Los hombres engañan más que las mujeres; las mujeres, mejor.
Joaquín Sabina (1949-?) Cantautor y poeta español.
● Y para estar total, completa, absolutamente enamorado, hay que tener plena conciencia de que uno también es querido, que uno también inspira amor.
Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo.
● Es duro, es doloroso, no ser amado cuando se ama todavía, pero es bastante más duro ser todavía amado cuando ya no se ama.
Benjamin Constant (1767-1830) Escritor y político francés.
● Nunca amamos a nadie: amamos, sólo, la idea que tenemos de alguien. Lo que amamos es un concepto nuestro, es decir, a nosotros mismos.
Fernando Pessoa (1888-1935) Poeta portugués.
● Es al separarse cuando se siente y se comprende la fuerza con que se ama.
Fiodor Dostoievski (1821-1881) Novelista ruso.
● A un gran corazón, ninguna ingratitud lo cierra, ninguna indiferencia lo cansa.
Leon Tolstoi (1828-1910) Escritor ruso.
● Vivimos en el mundo cuando amamos. Sólo una vida vivida para los demás merece la pena ser vivida.
Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense.
● Vení a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.
Julio Cortázar (1914-1984) Escritor argentino.
● Nos equivocamos a menudo en el amor, a menudo herido, a menudo infeliz, pero soy yo quien vivió, y no un ser ficticio, creado por mi orgullo.
George Sand (1804-1876) Escritora francesa.
● Hay que ser infiel, pero nunca desleal.
Gabriel García Márquez (1927-2014) Escritor colombiano.
● El Amor es el significado ultimado de todo lo que nos rodea. No es un simple sentimiento, es la verdad, es la alegría que está en el origen de toda creación.
Rabindranath Tagore (1861-1941) Filósofo y escritor indio.
● La peor prisión es un corazón cerrado.
Juan Pablo II (1920-2005) Papa de la iglesia católica.
● Todos los problemas tienen la misma raíz: el miedo, que desaparece gracias al amor; pero el amor nos da miedo.
Anónimo
● Sólo se ama lo que no se posee totalmente.
Marcel Proust (1871-1922) Escritor francés.
● Por qué se me vendrá todo el amor de golpe cuando me siento triste, y te siento lejana ...
Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno.
● El enamoramiento es un estado de miseria mental en que la vida de nuestra conciencia se estrecha, empobrece y paraliza.
José Ortega y Gasset (1883-1955) Filósofo y ensayista español.
● Alguien que ama no insulta ni maltrata.
Lucía Extebarria (1966-?) Escritora española.
● El amor es una amistad con momentos eróticos.
Antonio Gala (1930-?) Dramaturgo, poeta y novelista español.
● La magia del primer amor consiste en nuestra ignorancia de que pueda tener fin.
Benjamin Disraeli (1766-1848) Estadista ingles.
● Para mi corazón basta tu pecho,  para tu libertad bastan mis alas.
Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno.
● Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano.
Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.
● Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, todo el amor pertenece a los pensamientos.
Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense.
● Hay quien ha venido al mundo para enamorarse de una sola mujer y, consecuentemente, no es probable que tropiece con ella.
José Ortega y Gasset (1883-1955) Filósofo y ensayista español.
● En el amor todo ha terminado cuando uno de los amantes piensa que sería posible una ruptura.
Paul Charles Bourget (1852-1935) Escritor francés.
● Amar a alguien es decirle: tú no morirás jamás.
Gabriel Marcel (1889-1973) Filósofo católico, dramaturgo y crítico francés.
● El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia.
William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.
● Se puede tener, en lo más profundo del alma, un corazón cálido, y sin embargo, puede ser que nadie acuda a él.
Vincent Van Gogh (1853-1890) Pintor postimpresionista holandés.
● No ser amado es una simple desventura. La verdadera desgracia es no saber amar.
Albert Camus (1913-1960) Escritor francés.
● En asuntos de amor los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca.
Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.
● Ama a quien no te ama, responde a quien no te llama, andarás carrera vana.
Refrán
● La raíz de todas las pasiones es el amor. De él nace la tristeza, el gozo, la alegría y la desesperación.
Lope de Vega (1562-1635) Poeta, novelista y dramaturgo español.
● Sólo con quien te ama puedes mostrarte débil sin provocar una reacción de fuerza.
Theodor W. Adorno (1903-1969) Filósofo alemán
● Es una locura amar, a menos de que se ame con locura.
Proverbio latino
● Mucho amor germina en la casualidad; tened siempre dispuesto el anzuelo, y en el sitio que menos lo esperáis encontraréis pesca.
Ovidio (43 AC-17) Poeta latino.
● El amor, como ciego que es, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen.
William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.
● No hay que morir por el otro, sino vivir para disfrutar juntos.
Jorge Bucay (1949-?) Escritor y psicoterapeuta argentino.
● Es mejor haber amado y haber perdido que jamás haber amado.
Alfred Tennyson (1809-1892) Poeta inglés.
● El amor es un misterio. Todo en él son fenómenos a cual más inéxplicable; todo en él es ilógico, todo en él es vaguedad y absurdo.
Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) Poeta español.
● Uno no puede hacer nada por las personas que ama, sólo seguir amándolas.
Fernando Savater (1947-?) Filósofo español.
● Cuanto más se ama a un amante, más cerca se está de odiarle.
François de La Rochefoucauld (1613-1680) Escritor francés.
● El primer beso no se da con la boca, sino con la mirada.
Tristan Bernard (1866-1947) Novelista y periodista francés.
● Si no te quieren como tú quieres que te quieran, ¿qué importa que te quieran?.
Amado Nervo (1870-1919) Poeta, novelista y ensayista mexicano.
● Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal.
Friedrich Nietzsche (1844-1900) Filosofo alemán.
● Esta sociedad nos da facilidades para hacer el amor, pero no para enamorarnos.
Antonio Gala (1930-?) Dramaturgo, poeta y novelista español.
● Un hombre enamorado está incompleto hasta que está casado; entonces está acabado.
Zsa Zsa Gabor (1917-?) Actriz de origen húngaro
● El que vive enamorado delira, a menudo se lamenta, siempre suspira, y no habla sino de morir.
Pietro Metastasio (1698-1782) Poeta italiano.
● Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida.
Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.
● Los que de corazón se quieren sólo con el corazón se hablan.
Francisco de Quevedo (1580-1645) Escritor español.
● El amor nunca tiene razones, y la falta del amor tampoco. Todo son milagros.
Eugene O'Neill (1888-1953) Dramaturgo estadounidense.
● Yo amo, tú amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad.
Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo.
● La razón puede advertirnos sobre lo que conviene evitar; sólo el corazón nos dice lo que es preciso hacer.
Joseph Joubert (1754-1824) Ensayista y moralista francés.
● He leído en alguna parte que para amarse hay que tener principios semejantes, con gustos opuestos.
George Sand (1804-1876) Escritora francesa.
● Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.
Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.
● No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay.
François de La Rochefoucauld (1613-1680) Escritor francés.
● El amor es como el fuego; suelen ver antes el humo los que están fuera, que las llamas los que están dentro.
Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.
● Con las pasiones uno no se aburre jamás; sin ellas, se idiotiza.
Stendhal (1783-1842) Escritor francés.


Leer más »

Los dichos del maestro Correas

Catedrático de Griego, Hebreo y Caldeo en la Universidad de Salamanca, a fines del siglo XVI y comienzos del XVII, este insigne humanista vivió en continua pugna con los gramáticos contemporáneos por intentar modificar la ortografía. Algunos observadores de esta obra deducen que aquel rechazo "dieron ocasión a que la barbarie volviera a entronizarse en las escuelas en el siglo XVII".
Pero llama la atención de los mismos las excelentes versiones de "El Enquiridión", de Epicteto y  La Tabla, de Cebes.  El primero dedicado al Conde Duque de Olivares y al decir de los críticos, la traducción de la Tabla de Cebes, excede en fidelidad a las de Jarava y Ambrosio de Morales.
Parece que la Universidad de Salamanca le hace corrector de imprenta, a la que lega sus libros, entre otros, los manuscritos inéditos de su Arte de la Lengua Española Castellana, que escribió en 1625 y publicó en 1903 el Conde de la Viñaza, y su Vocabulario de refranes y frases proverbiales (1627).
En el vocabulario de refranes, de los que dejo aquí un buen ramillete, (algunos, les advierto, polémicos), se encuentran recopilados más de 25000 paremias y se considera una verdadera joya.  
Curiosamente, la Real Academia hizo constar la recepción de los tres volúmenes de Correa en el acta de la sesión celebrada el martes 7 de Noviembre de 1780, siendo secretario entonces de la misma D. Manuel Lardizábal y Uribe.



―A asno lerdo, modorro arrierro.
―A asno tonto, arriero modorro.

―A asno tocho, arriero tonto.
(Quieren decir que a uno mal corregido, darle otro que sea horma de su zapato, que le dome y corrija, que el necio por la pena es cuerdo. Dícese también recuero por arriero.)

―A aquel que esperar puede, todo a su tiempo y voluntad le viene.

―A el diablo parte, cuando el rabo va delante.
(Contra la desorden.)

―A ese paso llevaos mi muía.
―A ese precio vendimiado es lo mollar.

―A eso me atengo, que es lo cierto.
(Cuando se escoge lo mejor. Atenerse es hacerse del bando del que se espera que ganará en juego o será superior en otra cosa, y atravesar y apostar por él.)

―A esotra puerta, que ésta no se abre.
(Cuando no responde un sordo u otros.)

―A escudero pobre, carbón de cañuto.
(Por ironía, porque el carbón de cañuto se gasta mucho y dura poco.)

―A escudero pobre, taza de plata y cántaro de cobre.
(Porque le dure.)

―A escudero pobre, mozo adivino; o rapaz adevino.
(Que le pone dificultades en lo que le manda; que no hallará lo que le envía á buscar.)

―A espalda vuelta, no hay respuesta.
(Que al que huye no hay que responder; y que a los que en nuestra ausencia murmuran de nos, no hay que responder ni darnos por ofendidos, y es cordura no hacerlo; ni tomarlo á venganza y ley de duelo.)

―A ésta no la toco, a ésta no la toco, y todas se las comió.
―A éste le dio, a éste no le dio y todos se los comió.
―A estudio que enseñan de balde.
―A este perro, echalle un cencerro.

―¡A ellos!, ¡a ellos!, e iban huyendo.
(Entiende que decían esto los que huían.)

―¡A ellos, padre! Vos a las berzas y yo a la carne; y si os sentís agraviado, vos a las berzas y yo al jarro.
(Parece que esfuerza al padre para que den en los enemigos, y dispara en otro propósito. Llaman los griegos a esta manera de hablar paruponoija, aprosdóqueton, figura retórica que denota lo que no se esperaba.)

―A ira de Dios, no hay casa fuerte; o cosa fuerte.
―A ida y venida por casa de mi tía.
―A «idos de mi casa» y «¿qué queréis con mi mujer?», no hay responder.

―A Iglesia me llamo.
(El que huye de la ley del rey.)

―A oreja de amiga, tras largo de viga; por cervatana, dice el Comendador; mas no hace sentido ninguno.
(Quiere decir que a la mujer no se la ha de descubrir ningún secreto, sino aquello que se pueda decir en tanta distancia como el largo de una viga, y que lo puedan oír todos y no importe ser sabido y público.

―A hora mala no ladran canes.

―¿A honor de qué santo?
(Cuando no agrada hacer alguna cosa.)

―A hombre sa, cullera de pa.

―A hombre sano, cuchara de pan.
(Tomado del catalán.)

―A hombre medroso, todo le espeluza y nada le ayuda.
―A hombre mezquino no le des rocino.
―A hombre rico, capirote tuerto.
―A hombres buenos, picheles llenos.
―A obra pagada, brazos quebrados.

―¿A honra de qué santo?
(Cuando no se tiene por bien hacer algo.)

―A otra puerta, que ésta no se abre.
―A otro perro con ese hueso, que éste ya está roído.
―A otro mercado vaya, do mejor se le venda su hilaza.
―A olla bien guisada, ¿quién la hará mala cara?
―A olla que hierve, ninguna mosca se atreve.
―A un asno bástale una albarda, o jalma.
―A un hombre cuerdo, atalde un necio al pie y darle un alandre.
―A un ladito, como faltriquera.
―A un loco, otro. A un bellaco, otro.
―A un ciego mal se puede mostrar el camino.
―A un traidor, dos alevosos.

―A un ruin, otro ruin.
(Quiere decir que para rogar y acabar algo con una persona baja, es menester otra de su calidad, porque si es mayor y de autoridad, suelen ensancharse y no corresponder con el debido respeto y razón.)

―A un ruin, ruin y medio.
―A una asna, una albarda la basta.
―A una boca, una sopa.
―A una que acierta, diez yerra.
―A unos da Dios ovejas, a otros orejas.
―A unos mucho, a otros nonada.
―A uso de iglesia catedral, cuales fueron los padres, los hijos serán; o cual fueron los padres.
―A uso de Toledo, que pierde la dama y paga el caballero; o a fuer de Toledo.
―A la araña hurtó la rueca el diablo, porque saque la tela del rabo.

―A la ahijada, molérselo y maquilalia; y a la madrina, sin maquila.
(En lugar de «hacérselo», se puso «molérselo», porque sonaba deshonesto.)

―A la hierba y a la paja, de noche la guadaña.
(El asturiano que riega de por sí las espigas de día, por no perder grano, y después la paja, que no importa ser de noche cogida. Parece que estos dos hizon (sic) por alegoría, que cada uno se contente con la suya, moza o vieja, y deje la mujer ajena.)

―A la hierba de tu prado, de noche le echa el guadaño.
(Asturiano.)

―A la iglesia se ha de ir de voluntad; a la guerra, de necesidad; y al convite, ni de necesidad, ni de voluntad, porque de ordinario se saca de él qué confesar.
―A la oveja flaca nunca la falta roña y sarna.

―A la una, que bien, que mal, en cada casa comido han.
(Esto es lo ordinario, y es manera de consolarse los que tienen poco con que proveerse.)

―A la loza, tan presto va la vieja como la moza.
(A comprar escudillas y platos.)

―A la larga, el galgo a la liebre mata.
―A la luna, el lobo al asno espulga.

―A la luna de Valencia.
(Véase quedar á la luna de Valencia; estar o quedarse.)

―A la luz de la candela, toda rústica parece bella.
―A la naranja y al hidalgo, lo que quisiere; á la lima y al villano, lo que tuviere.
―A la noche arreboles, a la mañana habrá soles.

―A la noche y con aguacero, no es bueno traer sombrero.
(El asturiano llama aquí sombrero la vela de la nave.)

―A la noche convida, y a la mañana porfía.
―A la noche putas, y á la mañana comadres.

―A la noche, chichirimoche; a La mañana, chichirinada.
(Contra los inconstantes que cada día mudan parecer y no están en la palabra que dan.)

―A la sierra, ni dueña ni cigüeña.
(Que nunca en ella se hallan.)

―A la sierra se sube la buena mujer.
(Que se retira y no asiste a la puerta de la calle.)

―A la zarza aguda, nunca la falta mala ventura.
(Contra trefes condiciones.)

―A la justicia, mentira, y a la verdad, noticia.
―A la de lo amarillo, no es menester edillo.
―A la dicha que habéis, padre, ahorcado habéis de morir.
―A la dicha que, padre, habedes, ahorcado moriredes.
―A la fin loa la vida, y a la tarde loa el día.
―A la fe que quiere seso gobernar al loco y necio.
―A la garganta del perro échale un güeso, si le quieres amansar presto.
―A la galga y la mujer, no la des la carne a ver.

―A la gallina, apriétala el puño, y apretarte ha el culo.
(Quiere decir que si aprietas tú el puño en dalla de comer, no pondrá. Apretar la mano es escasear.)

―A la bestia cargada, el sobernal la mata.
―A la viuda del rey habelda mancilla.

―A la boda de D. García, lleva pan en la capilla.
(Que nadie tenga confianza en hacienda y provisión ajena, por rico que sea el otro; sobre este finge dislates.)

―A la boda del herrero, cada cual con su dinero.
(Entiende va; en las aldeas adonde no hay más de un herrero y todos lo han menester, van a su boda a ofrecerle.)

―A la boda vengo, como dicen.
―A la boda del horno perdió Mariquita el bollo.

―A la boca que yerra, nunca pan la fallezca.
(Es común en todos errar.)

―A la bota dalla el beso después del queso.

―A la borracha, pasas.
(Cuando se da lo desproporcionado, como pasas a la borracha, que más las quisiera hechas vino.)

―A la borrica arrodillada doblar la carga.
(Es cargar al que no puede llevar.)

―A la vuelta del sol, caga el buey en el timón.
(Que a la tarde ya está cansado.)

―A la buena, júntate con ella, y a la mala, ponía la almohada.
(Para visita de cumplimiento y no más trato con ella.)

―A la burla, dejarla cuando más agrada.
(Porque no se torne en veras.)

―A la burra preñada, cargarla hasta que para, y a la parida, o después de parida, cada día.
(Dicen que es mejor servirse de ellas, porque con el ejercicio tienen mejor parto y crían mejor; y hasta en las mujeres es bueno trabajar, como se ve en las labradoras. Otros dicen: A la preñada, hasta que para, y á la parida, cada día; y falta burra, yegua ó mujer, porque también lo ' entienden del ayuntamiento de casados, y lo tienen las dueñas por provechoso para tener mejor parto.)

―A la cara sin vergüenza, todo el mundo es suyo.
―A la cárcel, ni por lumbre.

―A la cárcel me voy.
(Un señor preciábase de decir las hazañas que había hecho en la guerra, y una vez se alargó á más de la verdad, y puso por testigo á un su escudero, el cual dijo que no fué ansí, y por eso púsole en prisión. Unos días después dijo una gran mentira, y atestiguando con el dicho escudero, él, por no aprobarla, dijo: A la cárcel me voy;  y ansí se aplica y dice cuando se oyen decir mentiras y jactancias vanas.)

―A la casta, Dios la basta.
―A la casta, pobreza la hace hacer soeza.
―A la cabeza, el comer la endereza.

―A la cabecera tiene la bota; cada vez que se vuelve, moja la boca.
(Que rebulle.)

―A la que a su marido encornuda, ay Señor y tú la ayuda.
―A la que uno no contenta, lo mesmo es dos que cincuenta; o no bastan dos ni cincuenta.
―A la que quiere ser buena, no se lo quita la mi vigüela.
―A la que quiere ser mala, poco aprovecha guardarla; o por demás es guardarla; o por demás será guardarla.
―A la corta o a la larga, el galgo a la liebre alcanza.
―A la corta o a la larga, el tiempo todo lo alcanza.
―A la codicia, no hay cosa que la hincha.

―A' la cuca, que es verano.
(Lo que a la mosca.)

―A la creciente en la mar, á la llena en el puerto, porque el quinceno no te haga tuerto.
(Quiere decir porque la llena de la luna, que es al quinceno, no se levante borrasca y te anegues.)

―A la par, alazanes.
―A la par es negar y tarde dar.

―A la pared mea quien te amansará.
(Dicese a la moza soltera brava, que en casándose, el marido la hará amansar.)

―A la pata llana.
(Sencillamente, con bondad.)

―A la pe te espero, compañero.
(Véase Tri, tri.)

―A la puerta estaba el cojo, y la tuerta le bizca el ojo.
―A la puerta del rezador, no tiendas tu trigo al sol.
―A la puta, el hijo la saca de duda.
―A la puta y al juglar, a las veces les viene el mal; o a la puta y al rufián.
―A la puta y a la trucha, do no cataros la busca.
―A la puta que más esperare; o para el puto que más te esperare.
―A la preñada, se ha de dar hasta que para, y á la parida cada día, y á la que no pare, hasta hacerla concebir para que venga a parir.

―A la preñada, hasta que para, y a la parida cada día.
(Queda declarado en el otro, á la burra. Entiéndelo del ayuntamiento de los casados; y en prueba de ello me dijo una honrada matrona, que enviudando recién preñada, tuvo recio parto por faltarla la junta de marido, lo cual no la sucedió en otros partos antes.)

―A la primera azadonada queréis sacar agua.
―A la prueba buen amar; o a la vista buen amor.
―A la tercera, que es buena y valedera.
―A la tercera, que Dios me la prometa.

―A la trucha y á la puta, do no catares la busca.
(Destrocado de como va poco antes, está mejor.)

―A la vasija nueva, dura el resabio de lo que se echó en ella; o queda el resabio.

―A la vaca cadañera, ponerla presto la pega.
(Porque no la mamen mucho y se enflaquezca y muera; pega es lo que ponen a las tetas porque no pueda mamar el becerrillo.)

―A la vaca harta, la cola la es abrigada.
(Adelante hay otro: La vaca harta, de...)

―A la vejez, aladares de pez.
―A la vejez, viruelas.
―A la vejez estudiar, para nunca acabar.

―A la vieja que no puede andar, metella en el arenal.
(Es ayudar a la dificultad.)

―A la villa voy, de la villa vengo; si no son amores, no sé qué me tengo.
(Prosigue en cantar: Andome en la villa, fiestas principales, con mi ballestilla de matar pardales.)

―A la mal casada déla Dios placer, que la bien casada no lo ha menester.
―A la mal casada, miralda a la cara.

―A la mala labrandera la estorba la febra.
(A la mala costurera.)

―A la mala costumbre, quebrarla la pierna o la cabeza.
―A la mala hilandera, la rueca la hace dentera.
―A la mano de Dios, mortero de piedra.
―A la mano de Dios, mortero de palo, o mortero de piedra.
―A la madrasta, el nombre la basta.
―A la madrina, arrimalla á la pila.
―A la madrina, tras la puerta la arrima, y a la comadre, donde la hallares.
―A la mañana los montes, y a la tarde las fontes.
―A la mañana puro, y a la tarde sin agua.
―A la mañana el blanco, y el tinto al serano.

―Alá me leve Déos, donde hache dos meos.
(Gallego.)

―A la miel del modorro.
(Cuando muchos se llegan y se aprovechan de lo de otro, como descuidado de guardallo).

―A la miel, golosas; y al aceite, hermosas.
(A la miel, golosas, se dice cuando acuden muchos a cosa que les lleva el deseo a participar de ella.)

―A la mosca, que es verano.
(Dicen esto por los que se van libres de amo.)

―A la moza andadera, quebralla la pierna y que haga gorguera.

―A la moza y a la parra, alzalla la falda.
(Conviene alzar los pámpanos a la parra, para que madure bien la uva antes de vendimias).

―A la moza golosilla, no es menester seguilla.
―A la moza que ser buena, y al mozo que el oñcio, no les puede dar mayor beneficio.
―A la moza que mal lava, siete veces la hierve el agua.

―A la moza, con el moco, y al mozo, con el bozo.
(Los has de casar.)

―A la moza mala, la campana la llama, que a la buena, en casa la halla.
―A la moza mala, la campana la llama; y a la mala mala, ni campana ni nada.
―A la muerte no hay cosa fuerte; o casa fuerte.
―A la muerte, no hay remedio cuando venga, sino tender la pierna.
―A la muerte de mi marido, pon la cera y pabilo.
―A la muerte, tender la pierna.
―A la muela, se ha de sufrir lo que a la suegra.
―A la muía, freno en gula.
―A la muía con halago, y al caballo con el palo; o al revés.
―A la mujer, empreñarla y besarla, y lo demás hasta que para.

―A la mujer y a la gallina, tuércela el cuello, y darte ha la vida.
(Que la mujer esté sujeta; la gallina haráte más provecho comida.)

―A la mujer y a la picaza, lo que dirías en la plaza; o lo que vieres en la plaza.
(Dirás, no tus secretos.)

―A la mujer y en la carta, lo que dirías en plaza.
―A la mujer y a la vela, tuércela el cuello si la quieres buena.
―A la mujer y al caballo y a la mula, por el pico les entra la hermosura.
―A la mujer loca, más la agrada el pandero que la toca.
―A la mujer bailar y al asno andar y rebuznar, faltando quién, el diablo se lo ha de enseñar.
―A la mujer barbuda, de lejos me la saluda, con dos piedras, que no con una.
―A la mujer brava, la soga larga; o dalda la soga larga.
―A la mujer casada y casta, el marido la basta.
―A la mujer casada, no la des de la barba.

―A la mujer casera, el marido se la muera.
(Suelen parecer caseras algunas mujeres casadas y ser alabadas sus caserías y granjeos; la cual luce porque gana y lo gobierna el marido, que allega la hacienda y lo cumple todo. Las otras, con envidia o prudencia, dicen: «Pocas gracias, si el marido se lo lleva a casa; muérase el marido y quede sola y entonces veremos si es casera; antes no se alabe, que no lo sabemos.  Este es el sentido de este refrán, no el que le dio el Comendador, que es que se sabrá valer por sí. Lo cual no es culpa en ella ser casera, para condenarla a que se la muera el marido; que antes con él lo será mejor y lucirán y criarán bien sus hijos. No lo entendió Matara o Mallara.)

―A la mujer casta, su marido la basta.
―A la mujer que tal sueño sueña, coces y palos y golpes en ella.
―A la mujer primeriza, primero se la parece la preñez en el pecho que en la barriga.
―A la mujer ventanera, tuércela el cuello si la quieres buena.
―A la mujer mala, poco aprovecha guardarla.
―A la mujer romeriega, quebralla la pierna.
―A la ramera y a la lechuga, una temporada les dura.
―A la res vieja, álivialla la reja.

―A la ronda, rondadores, que no hay ley en los nombres.
(Ansí los despide la cuerda, y es aviso para que las mujeres no se dejen engañar de las ternezas de los hombres.)

―A la llana de Castilla la Vieja.

―A la llana de Calvarrasa.
(Calvarrasa es lugarejo cerca de Salamanca.)

―A la llana, Don Pascual.

―A la noria, a la noria.
(Para reprehender á uno de grosero.)

―A la hija mala, dineros y casalla.

―A la hija, tápala la rendija.
(Que la quites las ocasiones de tu casa, y no la dejes al ejemplo en que vea lo que haces con tu marido. Rendija, es abertura para ver y poderse comunicar con quien gustare.)

―A las armas, moriscote, si las has de voluntad.

―A las obras me remito.
(Cuando no se crean las palabras.)

―A las nueve, alza el rabo á la perra y bebe.
(Hacen pulla de la consonancia.)

―A las nueve, échate y duerme, que á las diez ya dormiréis.
―A las nueve, desataca la perra y bebe; á las diez, desatácala otra vez.
―A las serpientes ponzoñosas y al malo, á todos los pongo en un grado.

―A las diez, deja la calle para quien es.
(Que se recojan las mujeres que se sientan á sus puertas á las noches del verano, porque ya la calle es para rondadores.)

―A las diez durmiendo estés; o a las diez dormida estés.
―A las dos de misa, mujer y el manto arrugado no viene bien.
―A las fuerzas del amor, el que huye es vencedor.
―A las barbas con dinero, honra hacen los caballeros.
―A las burlas ansí ve a ellas, que no te salgan de veras.
―A las que sabes mueras, y él sabía hacer saetas.

―A las que sabes mueras, villano, que ansí sosiegas.
(Otros dicen: ansí nos ciegas, o los ciegas.)

―A las que hilan.
(Respuesta a pullas y dichos que pican de hembra, que es a las mujeres.)

―A las cosas deseadas todo tiempo es prolijo, como a las odiosas breve.

―A las cuatro en Borja.
(Dícese cuando es tarde para las cosas. Borja es, junto á Ebro, confín de Navarra y Aragón; nació de concierto de hallarse allí a tal hora después de haber negociado su hecho en otro reino.)

―A las peñas vaya el mal.
―A las veces está la carne en el plato por falta de gato.
―A las veces, la cabra por el cuchillo bala.
―A las veces, la cabra bala por el cuchillo que la mata.
―A las veces, bala por el cuchillo la cabra.
―A las veces, cazar pensamos do cazados quedamos.
―A las veces, con tuerto hace el hombre derecho.
―A las veces, cuesta más el salmorejo que el conejo.
―A las veces, más vale el vino que las heces; y de contino más vale el vino.
―A las veces, miran más a las armas que a las barbas.
―A las veces, lleva el hombre á su casa con que llore.
―A las veces, ruin cadela roe buena correa.
(Cadela, es perra en Galicia.)

―A las malas lenguas, tijeras para cortallas.
―A las romerías y a las bodas van las locas todas.

―Hale dado á comer sesos de asno.
(Dícese del que anda embobado en alguna añción, o tan sujeto á la voluntad de otro que no sale de ella, dando a entender que es bobo como asno. Mujeres tratan y trataron tal hechicería necia.)

―A lisonjeros dichos, no prestes oídos.

―A lo escarramanado y a lo valiente.
(Cuando uno va con figura de bravo. Escarramán, se finge ser un rufián en un cantar que de él hay.)

―A lo escrito me remito.

―A lonje le pone, dijo Lucía al odre; o se pone; o alionje; o ay home, dijo Marina al odre; o ay onje.
(Estas variedades nacen de error y adelante va enmendado. Hay catango.)

―A lo uno y a lo otro.
(Hacer a todo.)

―A lo de Dios es Cristo.

―A lo de Cristo me lleve.
(Es como A lo escarramanado.)

―A lo caro, añadir dinero o dejarlo.
―A lo que puedes solo, no esperes a otro.
―A lo que puedes huir el rostro, gran simpleza es esperallo si es peligroso.
―A lo tuyo, tú.
―A lo mucho, mucho, no se me da nada, que eran verdes.
―A lo hecho, no hay remedio para no ser hecho.
―A lo hecho, remedio; y a lo por hacer, consejo.

―A lo hecho, ruego y pecho; o a lo hecho, brazo y pecho.
(Poner buen tercero y dinero.)

―A lonje le pone, dijo Lucía al odre; o se pone.

―A los amos y a los enemigos, comellos y roellos.
(Como que lo dicen mozos.)

―A los años mil, vuelve el agua por do solía ir; o vuelve a su carril.

―A los años mil, vuelve el año por su cubil.
(Es lo que se dice que un tiempo tras otro viene con esperanza de mejoría, y a venir lo mesmo que pasó.)

―A los años mil, vuelve la liebre a su cubil.

―A los inocentes se aparece nuestra Señora.
(Entiéndese por los buenos y santos, aunque vulgarmente lo aplican á hombres de poco saber, disbo sos (sic), y se debe reprobar y no usar en tal manera.)

―A los importunos pedidores, dallos de mano como a moledores.
―A los osados ayuda la fortuna; o favorece la fortuna.

―A los ojos tiene la muerte quien a caballo pasa la puente.
(Habla de las puentes de madera y otras malas y sin acitaras.)

―A los niños y locos y beodo-, los guarda todos.
―A los ciegos, mudar el hito.
―A los de la Granja, naranja, y á los de la Fuente Ovejuna, aceituna.

―A los de las gallarruzas.
(Esto es, á los rústicos. No crean con eso que lo entiendo.)

―A los de fuera, churruchada y media; a los de casa, churruchada basta.
(Dijo esto el que repartía a cucharadas el ajo en una boda de labradores.)

―A los desdichados, se les hielan las migas entre la boca y la mano.

―A los bobos con eso.
(Dícelo el que entiende la malicia.)

―A los párvulos se aparecen los santos.
(Párvulos se toma aquí por las personas inocentes en santidad y niños en la inocencia, y por eso Dios los favorece. Decir á los bobos es necedad de vulgo y reprobada.)

―A los pies y al salto, Pascual javato.
(A los pies y al soto.)

―A los pies que ofrecen.
(Ironía de daño.)

―A los pies tuertos, darles zuecos.

―A los pies mera razón, y a la rueda la opinión.
(Símil del pavo.)

―A los muertos dicen: quieres, y a los vivos: toma.

―A los chicos, aun de ruines no los hartan.
(La razón es porque hablan de ellos por diminutivos: es un ruinillo, ruinejo, hombrecillo, bellacuelo, etc.)

―A nadar anadinos, patos y patinos; entrad vos, patón, nadaréis mejor.
―A nadie le pese que le digan ruin; pésele de serlo.
―A nadie faltan razones.
―A nadie descubras tu secreto, que no hay cosa tan bien dicha como la que está por decir; o que no hay cosa más bien dicha que la que está por decir.
―A navidad de Santa Lucía, crece el día un paso de gallina. De navidad a los Reis, tan mala vez.
―A nave rota, todo viento es contrario.


@imagen: De Gonzalo Correas -  nopuedocreercom, en wikipedia.

Para saber más:
www.larramendi.es/
wikipedia

bajar pdf de Culturas Populares

Leer más »

Dichos japoneses

  • En Japón existen alrededor de 100 millones de equipos de televisión en uso.

Por los dichos se puede entender mejor el pensamiento y la actuación de un pueblo. Uno de los proverbios japoneses más difundidos es:  "Las estacas que sobresalen pueden ser amartilladas. El que intente hacer algo diferente a los demás será maltratado, reprimido".
Los analistas explican que sus habitantes son como un grupo que intenta llegar siempre al consenso y donde nadie intenta destacar sobre los demás. Influyen en ese devenir los procesos históricos, la inmigración, la influencia de la ola que llegaba de China y, de alguna manera también, un largo periodo de aislamiento con el mundo hasta el comienzo de la era Meiji, a finales del siglo XIX.
Hay tres palabras que en Japón son estigma: "honor","obligación" y "deber",  y se hace referencia en las fuentes consultadas a su complicado sentido del humor, todo lo cual va tomando forma en el ramillete de proverbios que aquí les presento.


El largo discurso del orador torpe. (A palabras necias oidos sordos. )
Al hijo querido hazle viajar.
Para el viaje compañía, para la vida cariño.
Al poderoso aún se le da más poder.
El que mala cama hace, en ella yace.
Los pobres no tienen tiempo libre.
Idos y muertos, olvidados presto.
El gotear constante horada las piedras.
"Cuando un hombre pobre come pollo, o él o el pollo están enfermos."
"Encontrarse es el comienzo de la separación."
"Estudiando lo pasado, se aprende lo nuevo."
"Incluso los monos se caen de los árboles."
"Se aprende poco con la victoria, en cambio mucho con la derrota."
"Procura que tus palabras sean mejor que el silencio.
"Si nadie habita una casa, pronto se caerá.
"Piedra que rueda, no hace montón."
A cacerola rajada, tapa rota.
Al hijo querido hazle viajar.
Los pobres no tienen tiempo libre.
Cuando vayas a un pais, haz lo que hacen todos.
El alma de los tres años dura hasta los cien.
Nuestra vida es como una llama al viento.
Mejor cuidarse que tomar medicinas. (Más vale prevenir que curar)
Coge lo que hay y suspira por lo que quede.
Otras frases
  • Cuando quieras decir algo piensa en ello tres veces antes de decirlo.  Habla solamente cuando tus palabras te beneficien a ti y a los demás.  Si no es así, entonces no lo hagas.
  • Sólo practica el bien.  Haz el bien a los demás, sin pensar en lo que a ti te pueda reportar a modo de recompensa.  De verdad,  beneficia a los demás sin beneficiarte a ti mismo.  Este es el requisito indispensable para liberarse de los apegos del Ser.   – Dögen Zenji –
  • Piensa a la ligera sobre ti mismo y piensa profundamente sobre el mundo.   – Miyamoto Musashi –
  • Sin duda,  no hay otra cosa que el único propósito del momento presente.  La vida entera de un hombre se basa en una sucesión del momento después del momento.  Si uno comprende el momento presente en su totalidad,  no habrá nada más que hacer y nada más que perseguir. Vive siendo fiel al único propósito del momento presente.   – Yamamoto Tsunetomo –

Imagen: De 663highland @commons.wikimedia.org.

Fuentes Consultadas:
Wikiquote
Kirainet
Paco Barberán en Japones.info
Wikipedia
aikidojapon

Leer más »

Conjunto de palabras con sentido

En una frase se resume un mundo. Cuando más corta es y mejor la expones, más se involucra en el ánimo del lector que te sigue. No es necesario dar un discurso para que los demás te entiendan. A veces aconsejan no abrir la boca. En una página donde se dedican a recoger la frase del día, explican que "El verdadero hombre inteligente es el que aparenta ser pelotudo delante de un pelotudo que aparenta ser inteligente", pero que no nos engañen las apariencias. Hay que arriesgarse de vez en cuando a soltar la frase, aprender a tejerla, ser sinceros, decir la verdad. He aquí un ramillete de frases que he ido seleccionando pacientemente en los últimos meses. ¡Que ustedes lo disfruten!




El amor es como el fuego, que si no se comunica se apaga.
Giovanni Papini (1881-1956) Escritor italiano.

Un hombre no es otra cosa que lo que hace de sí mismo.

Jean Paul Sartre (1905-1980) Filósofo y escritor francés.

No acometas obra alguna con la furia de la pasión: equivale a hacerse a la mar en plena borrasca.

Thomas Fuller (1610-1661) Clérigo y escritor británico.

Si tuviese mi mano cerrada llena de verdades, me guardaría muy bien de abrirla. 

Bernard Le Bouvier de Fontenelle (1657-1757) Escritor francés.

Los mayores momentos de la vida vienen por sí solos. No tiene sentido esperarlos.

Thornton Niven Wilder (1897-1975) Escritor estadounidense.

No dejes crecer la hierba en el camino de la amistad.

Platón (427 AC-347 AC) Filósofo griego.

La riqueza es un poder usurpado por la minoría para obligar a la mayoría a trabajar en su provecho.

Percy Bysshe Shelley (1792-1822) Poeta británico.

Las obras de arte nacen siempre de quien ha afrontado el peligro, de quien ha ido hasta el extremo de la experiencia, hasta el punto que ningún humano puede rebasar. Cuanto más se ve, más propia, más personal, más única se hace una vida.

Rainer María Rilke (1875-1926) Escritor austríaco.

El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma.

Aldous Huxley (1894-1963) Novelista, ensayista y poeta inglés.

Lo malo del amor es que muchos lo confunden con la gastritis y, cuando se han curado de la indisposición, se encuentran con que se han casado.

Groucho Marx (1890-1977) Actor estadounidense.

Sinceramente, creo que la muerte es la inventora de Dios. Si fuéramos inmortales no tendríamos ningún motivo para inventar un Dios. Para qué. Nunca lo conoceríamos.

José Saramago (1922-2010) Escritor portugués.

Existen tres tipos de personas; aquellas que se preocupan hasta la muerte, las que trabajan hasta morir y las que se aburren hasta la muerte.

Winston Churchill (1874-1965) Político británico.

Los médicos cortan, queman, torturan. Y haciendo a los enfermos un bien, que más parece mal, exigen una recompensa que casi no merecen.

Heráclito de Efeso (540 AC-470 AC) Filósofo griego.

El hombre que no teme a las verdades, nada debe temer a las mentiras.

Thomas Jefferson (1743-1826) Político Estadounidense.

La juventud no es un tiempo de la vida, es un estado del espíritu.

Mateo Alemán (1547-1613) Novelista español.

No hay cosa más fuerte que el verdadero amor.

Lucio Anneo Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.

El hombre es un lobo para el hombre.

Thomas Hobbes (1588-1679) Filósofo y tratadista político inglés.

Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor se escapa por la ventana.

Thomas Fuller (1610-1661) Clérigo y escritor británico.

Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible.

Mahatma Gandhi (1869-1948) Político y pensador indio.

La vida es como un arca inmensa llena de posibilidades.

Amado Nervo (1870-1919) Poeta, novelista y ensayista mexicano.

La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias.

Antonio Fraguas Forges (1942-?) Humorista español.

"El éxito no es el final, el fracaso no es la ruina, el coraje de continuar es lo que cuenta" Winston Churchill

Winston Churchill (1874-1965) Político británico.

"No esperes por el momento preciso. Empieza ahora. Hazlo ahora. Si esperas por el momento adecuado, nunca dejarás de esperar"- 

Jasmine Gillman

El que no sabe es un imbécil. El que sabe y calla es un criminal.

Bertolt Brecht (1898-1956) Dramaturgo y poeta alemán.

¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!.

Groucho Marx (1890-1977) Actor estadounidense.

Los sabios son los que buscan la sabiduría; los necios piensan ya haberla encontrado.

Napoleón I (1769-1821) Napoleón Bonaparte. Emperador francés.

Vivir no es sólo existir,sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar. Descansar, es empezar a morir.

Gregorio Marañón (1887-1960) Médico y escritor español.

Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione.

Bernard M. Baruch (1870-1965) Financiero y asesor presidencial estadounidense.

No digáis que, agotado su tesoro, de asuntos falta, enmudeció la lira: podrá no haber poetas pero siempre habrá poesía.

Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) Poeta español.

Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer.

Alfonso V el Magnánimo (1394-1458) Rey de Aragón.

Mira dos veces para ver lo justo. No mires más que una vez para ver lo bello.

Henry F. Amiel (1821-1881) Escritor suizo.

Siempre se repite la misma historia: cada individuo no piensa más que en sí mismo.

Sófocles (495AC-406AC) Poeta trágico griego.

A pesar de las ilusiones racionalistas, e incluso marxistas, toda la historia del mundo es la historia de la libertad.

Albert Camus (1913-1960) Escritor francés.

Todos deseamos llegar a viejos; y todos negamos que hemos llegado.

Francisco de Quevedo (1580-1645) Escritor español.

El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.

Winston Churchill (1874-1965) Político británico.

Dejaría en este libro toda mi alma.

Federico García Lorca (1898-1936) Poeta y dramaturgo español.

Recomendar sobriedad al pobre es grotesco e insultante a la vez. Es como decir que coma poco al que se muere de hambre.

Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.

Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.

Voltaire (1694-1778) Filósofo y escritor

Siempre me he inclinado a pensar bien de todo el mundo; evita muchos problemas.

Rudyard Kipling (1865-1936) Novelista británico.

Lo mucho se vuelve poco con sólo desear otro poco más.

Francisco de Quevedo (1580-1645) Escritor español.

A la mayoría de las personas prefiero darles la razón rápidamente antes que escucharlas.

Montesquieu (1689-1755) Escritor y político francés.

Lo mismo es nuestra vida que una comedia; no se atiende a si es larga, sino a si la han representado bien. Concluye donde quieras, con tal de que pongas buen final.

Lucio Anneo Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.

Si quieres hallar en cualquier lado amistad, dulzura y poesía, llévalas contigo.

Georges Duhamel (1884-1966) Escritor francés.

El problema del hombre no está en la bomba atómica, sino en su corazón.

Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense.

No me preocupa la muerte,me disolveré en la nada.

José Saramago (1922-2010) Escritor portugués.

Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa.

Mark Twain (1835-1910) Escritor y periodista estadounidense.

No pido riquezas, ni esperanzas, ni amor, ni un amigo que me comprenda; todo lo que pido es el cielo sobre mí y un camino a mis pies.

Robert Louis Stevenson (1850-1894) Escritor británico.

La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.

Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.

Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione.

Bernard M. Baruch (1870-1965) Financiero y asesor presidencial estadounidense.

El hombre es el más misterioso y el más desconcertante de los objetos descubiertos por la ciencia.

Ángel Ganivet (1865-1898) Escritor, ensayista y narrador español.

La ambición suele llevar a las personas a ejecutar los menesteres más viles. Por eso, para trepar, se adopta la misma postura que para arrastrarse.

Jonathan Swift (1667-1745) Político y escritor irlandés.

He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

Yo amo, tú amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad.

Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo.

La razón no me ha enseñado nada. Todo lo que yo sé me ha sido dado por el corazón.

Leon Tolstoi (1828-1910) Escritor ruso.

Un tonto nunca se repone de un éxito.

Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.

La muerte aceptada con resignación no es ningún honor.

Elías Canetti (1905-1994) Autor búlgaro en lengua alemana.

Hay quien me niega el derecho de hablar de Dios, porque no creo. Y yo digo que tengo todo el derecho del mundo. Quiero hablar de Dios porque es un problema que afecta a toda la humanidad.

José Saramago (1922-2010) Escritor portugués.

En este triste país, si a un zapatero se le antoja hacer una botella y le sale mal, después ya no le dejan hacer zapatos.

Mariano José de Larra (1809-1837) Escritor español.

¿De cuántas infamias se compone un éxito?

Honoré de Balzac (1799-1850) Escritor francés.

El perro sabe, pero no sabe que sabe.

Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955) Filósofo y teólogo francés.

Ofrecer amistad al que pide amor es como dar pan al que muere de sed.

Ovidio (43 AC-17) Poeta latino.

Si hablas mal, se hablará de ti peor.

Hesíodo (S. VIII AC-?) Poeta griego.

Vení a dormir conmigo:no haremos el amor, él nos hará.

Julio Cortázar (1914-1984) Escritor argentino.

La culpa la tiene sólo el tiempo. Todos los hombres se tornan buenos, pero ¡tan despacio!

Robert Browning (1812-1889) Poeta inglés.

Escribo: eso es todo. Escribo conforme voy viviendo. Escribo como parte de mi economía natural. Después, las cuartillas se clasifican en libros, imponiéndoles un orden objetivo, impersonal, artístico, o sea artificial. Pero el trabajo mana de mí en un flujo no diferenciado y continuo.

Alfonso Reyes (1889-1959) Escritor y poeta méxicano.

En un beso, sabrás todo lo que he callado.

Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno.

Te amo para amarte y no para ser amado, puesto que nada me place tanto como verte a ti feliz.

George Sand (1804-1876) Escritora francesa.

¿Los pobres serían lo que son, si nosotros fuéramos lo que debiéramos ser?

Concepción Arenal (1820-1893) Escritora y socióloga española.

Una dulce y triunfante libertad se apodera de aquellos que saben que van a morir pronto.

Vicki Baum (1888-1960) Novelista estadounidense.

La diferencia entre una democracia y una dictadura consiste en que en la democracia puedes votar antes de obedecer las ordenes.

Charles Bukowski (1920-1994) Escritor estadounidense.

Lo que sucede hoy acaeció otras veces; lo que se dice, sigue diciéndose y se dirá más adelante; lo que ha de ser, ya fue un día.

Antonio Francesco Doni (1513-1574) Escritor italiano.

El amor, como ciego que es, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen.

William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.

La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua.

Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) Escritor español.

Para la mayoría de nosotros la verdadera vida es la vida que no llevamos.

Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.

La belleza es aún más difícil de explicar que la felicidad.

Simone de Beauvoir (1908-1986) Novelista e intelectual francesa.

El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.

Gabriel García Márquez (1927-2014) Escritor colombiano.

Benevolencia no quiere decir tolerancia de lo ruin, o conformidad con lo inepto, sino voluntad de bien.

Antonio Machado (1875-1939) Poeta y prosista español.

El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer.

Mariano José de Larra (1809-1837) Escritor español.

El hombre que no ha amado apasionadamente ignora la mitad más hermosa de su vida.

Stendhal (1783-1842) Escritor francés.

Los locos abren los caminos que más tarde recorren los sabios.

Carlo Dossi  (1849-1910) Escritor italiano.

Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor… pero la violencia es practicada a plena luz del día.

John Lennon   (1940-1980) Cantante y compositor británico.

Muchas veces he pensado si el mal no está puesto en el Universo como un tema de trabajo y un incentivo a nuestra curiosidad.

Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) Médico español.

Cuando necesito leer un libro, lo escribo.

Benjamin Disraeli (1766-1848) Estadista ingles.

A un alma se le mide por la amplitud de sus deseos, del mismo modo que se juzga de antemano una catedral por la altura de sus torres.

Gustave Flaubert (1821-1880) Escritor francés.

La esperanza es un empréstito que se le hace a la felicidad.

Conde de Rivarol (1753-1801) Escritor francés.

Puedes acariciar a la gente con palabras.

Francis Scott Fitzgerald (1896-1940) Escritor estadounidense.

Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse.

Nicolás Maquiavelo (1469-1527) Historiador, político y teórico italiano.

La riqueza es un poder usurpado por la minoría para obligar a la mayoría a trabajar en su provecho.

Percy Bysshe Shelley (1792-1822) Poeta británico.

Todos deseamos llegar a viejos; y todos negamos que hemos llegado.

Francisco de Quevedo (1580-1645) Escritor español.

La democracia sólo parece adecuada para un país muy pequeño.

Voltaire (1694-1778) Filósofo y escritor francés.

Hay quien pone en duda el porvenir del ideal de la libertad. Nosotros respondemos que tiene más que un porvenir: posee eternidad.

Benedetto Croce (1866-1952) Historiador, humanista y filósofo italiano.

No vivimos nunca, sino que esperamos vivir; y disponiéndonos siempre a ser felices, es inevitable que no lo seamos nunca.

Blaise Pascal (1623-1662) Científico, filósofo y escritor francés.

Muchos van hacia la verdad por los caminos de la poesía. Yo llego a la poesía, por los caminos de la verdad.

Joseph Joubert (1754-1824) Ensayista y moralista francés.


A diferencia de la vejez, que siempre está de más, lo característico de la juventud es que siempre está de moda.

Fernando Savater (1947-?) Filósofo español.

Muchos son los buenos, si se da crédito a los testigos; pocos, si se toma declaración a su conciencia.

Francisco de Quevedo (1580-1645) Escritor español.

El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual. Es, cómo podría explicarte, un puño de vida.

Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo.

La lectura es placer, conocimiento, emoción, enajenación.

Fernando Trueba (1955) Director de cine español.

El dinero habla un lenguaje que entienden todas las naciones.

Aphra Behn (1640-1689) Escritora y espía británica.

De haber escrito mi propio epitafio este hubiese sido: Tuve una riña de enamorados con el mundo.

Robert Lee Frost (1874-1963) Poeta estadounidense.

Pueden prohibirme seguir mi camino, pueden intentar forzar mi voluntad. Pero no pueden impedirme que, en el fondo de mi alma, elija a una o a otra.

Henrik Johan Ibsen (1828-1906) Dramaturgo noruego.

Las críticas son cartas al público que ningún autor tiene que abrir ni leer.

Rainer María Rilke (1875-1926) Escritor austríaco.

Leer más »

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

ALGUNAS DE LAS ENTRADAS DE "CURIOSÓN" EN PORTADA DE OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.