secciones

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

Elio Antonio de Nebrija, humanista rebelde y tenaz

En el V Centenario de la publicación de la primera Gramática de la Lengua Castellana


El 18 de agosto de 1492 aparecía publicada la primera Gramática de la Lengua Castellana de Elio Antonio de Nebrija, meses después de la rendición de Granada, y cuando todavía estaban de viaje las naves de Colón.

Se trataba de la primera gramática de una lengua romance que se escribía en la Europa humanística, siendo asimismo la primera en apartarse de las gramáticas medievales.

Antes habían aparecido tratados rudimentarios referidos al francés o a las lenguas anglosajonas, pero no se pueden comparar con la obra de Nebrija, muy superior a ellos por su valor científico y su amplitud de miras: con sus sólidos conocimientos humanísticos, observa los rasgos en que el castellano difiere del latín; además, une el estudio gramatical con el de la métrica y las figuras retóricas, adelantándose sin saberlo a la moderna Estilística, para la cual el lenguaje y la creación literaria están indisolublemente unidos.

Antonio de Nebrija nació en la antigua Nebrissa Veneria, llamada hoy Lebrija, en la provincia de Sevilla. Aunque no está claro el año de su nacimiento, parece que fue en 1444.

A los 19 años va a Italia, con el fin de beber en las auténticas fuentes del saber latino; allí es becario en el Colegio Español de San Clemente, en la Universidad de Bolonia. Deseaba aprender nuevas cosas de los maestros del Humanismo para poder introducir nuevos métodos en las universidades españolas.

Pero al volver a España, convertido en un verdadero latinista, encuentra la barbarie de maestros mediocres que habían corrompido el latín, y arremete contra ellos en su intento de devolver su pureza primitiva a la lengua que tanto amaba.

Comienza su labor en la Universidad de Salamanca, en la que firma un contrato como Lector en 1475: se comprometía a leer dos lecciones diarias, una de Elocuencia y otra de Poesía. Opositó a la Cátedra de Prima de Gramática y la ganó, viendo en sus clases la necesidad de ejercer un método para acercar el latín a sus alumnos, y escribe las Introductiones Latinae, obra editada en 1481, y que se convierte en el texto utilizado en universidad salmantina en la enseñanza del latín, siendo traducido y utilizado también en otras universidades.

También intenta en esta obra demostrar que la gramática, como base de la buena expresión, es también el camino para acabar con la barbarie en otros campos del saber.

Escribe su Diccionario Latino-Español, en el que con orgullo manifiesta haber sido el primero en preocuparse por la situación del latín: (“yo fui el primero que abrí tienda de la lengua latina”).
En 1492 aparece publicada la Gramática de la Lengua Castellana.

Mientras tanto, el Cardenal Cisneros había preparado la fundación de la Universidad de Alcalá de Henares y la edición de la Biblia Políglota, pasando a formar parte Nebrija del equipo que trabaja en ella, junto con eminentes hebraístas, helenistas, etc.

Sin embargo, su actitud chocaba con la de los teólogos del equipo, quienes sostenían que no debían modificarse los textos de la Biblia latina, mientras él pensaba que debía aplicarse un criterio filológico, siendo necesaria una revisión de la Vulgata. Al ser convencido Cisneros por aquellos, Nebrija se retira del equipo.

En 1504 vuelve a opositar y gana la cátedra en Salamanca. Descuida sus clases, y al estar ausente de la cátedra más de cuatro meses, la Universidad la declara vacante. El Rey lo nombra su cronista, y en 1509 vuelve a opositar nuevamente a la cátedra de Retórica en Salamanca, no teniendo ningún rival para ello.

Pero el ambiente le es cada vez más hostil en la Universidad: al principio, era poco peligroso aquel gramático que amenazaba luchar por la pureza del latín, pero su lucha se va haciendo cada vez más incómoda, al probar que los juristas no entendían sus códigos, que los teólogos interpretaban a su antojo algunos pasajes de la Sagrada Escritura, o que los médicos no entendían las obras de autores que les servían de fuente...

Se puede deducir fácilmente el elevado número de enemigos que se iba granjeando, aunque tenía también admiradores fervientes.

En 1513, inexplicablemente (o quizá como una lógica explicación, deducida de lo dicho anteriormente), el Claustro de la Universidad Salmantina otorga más votos a un recién graduado que opositaba a la cátedra de Prima de Gramática, frente a Nebrija.

Esta derrota llenó de dolor al maestro, que abandona Salamanca para siempre, pasando a la nueva Universidad de Alcalá, donde Cisneros le concede la cátedra de Retórica con el privilegio de que “leyese lo que él quisiese, y si no quisiese leer, que no leyese; y que esto no lo mandaba dar por que trabajase, sino por pagarle lo que le debía España”.

Allí publicó en 1517 sus Reglas de Orthographía en lengua castellana, y allí murió el 2 de julio de 1522, alejado de la gloria y el fasto que presidían la vida española, y sobre todo, alejado también de amigos y rodeado de soledad e incomprensión.

Es curioso resaltar que al margen de sus conocimientos gramaticales, también hizo importantes incursiones en otros saberes de cuño científico: compuso unas tablas para calcular las horas de las distintas ciudades de Europa, diciendo en el prólogo de la obra que el fin con que las había hecho, era que no viniese a importunarle con preguntas un fraile amigo, cada vez que se paraba el reloj de su convento...





Sección para "Curiosón" de Beatriz Quintana Jato.


Leer más »

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.