secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

Sociedad socializada, deslavazada

Los trabajadores del hospital Insular de Gran Canaria denuncian que dos ancianos llevan seis meses residiendo en una sala de la unidad de urgencias, esperando que sus familias puedan hacerse cargo de ellos. Lo publica el periódico “Canarias siete”, que dice que están alojados en una sala destinada a pacientes psiquiátricos, sala que consta de doce camas y que debe estar cerrada con llave por seguridad de los enfermos psiquiátricos y de los demás usuarios del hospital.


Una responsable del Cabildo de Gran Canaria ha manifestado que “uno de los usuarios tiene familia, pero a lo mejor no puede atenderle, las realidades sociales son muy complejas”. Desde que el mundo es mundo hemos luchado por alargar la vida, por mejorar nuestras circunstancias y ahora que vamos consiguiendo algo hemos convertido la vejez en un problema, precisamente cuando más luchamos todos por alargar de nuestra vida. Somos pura contradicción.

Hablamos mucho de servicios sociales, hablamos mucho de ayudar a los más débiles e indefensos, pero cuando vas llegando a adulto te das cuenta de que en nuestra avanzada y ultramoderna sociedad las personas de determinada edad no pintan nada. O son personas activas, social, laboral, económicamente o no pintan nada. Los ancianos deben hacer frente a sus años, a sus dolores y males, a sus problemas personales o familiares y a su soledad. Y lamentablemente nos dirigimos a una sociedad de viejos, puesto que la natalidad va como va y nadie le quiere poner remedio. Tan de viejos que o reaccionamos o no podrá mantenerse en pie mucho tiempo.

Cualquier traza de solidaridad ha de pasar por reconocerlos y valorarlos, tal vez simplemente tener en cuenta su presencia. La próxima petición del  grupo municipal del PSOE de nuestro ayuntamiento de Palencia de crear un registro de personas que viven solas es un avance en ese paso, con demasiada frecuencia soledad y ancianidad van unidas. Las instituciones deben tomar las riendas de aquellas situaciones que antes corrían a cargo de la familia tradicional, una familia que al modernizarse ha perdido la cohesión y la fortaleza que tuvo un tiempo. Lo llamamos sociedad avanzada pero sería más justo hablar de sociedad deslavazada.

Me pregunto, parafraseando a Mafalda, si realmente avanzamos hacia adelante, si al perder unos valores e incorporar otros no nos olvidamos demasiado deprisa de aquellos que nos trasmitió la generación inmediatamente anterior. Porque estamos hablando de ayer, solamente de la sociedad de ayer. Soy consciente de los muchos valores positivos que ha incorporado nuestra sociedad en las últimas décadas, no los niego, pero les pongo un pero.

Recuerdo aún a las personas mayores de cuando yo era un niño hablando de “mantener las posturas y la compostura”, “compostura” es una de esas palabras que han desaparecido o están a punto de hacerlo. Y hablaban de cómo sentarse, a la mesa o en el autobús, qué más da, para no ser zafio, maleducado y molesto. Por ejemplo, no había que abandonarse en el asiento, dejarse caer y mantener las rodillas separadas. Porque eso era feo, si me permiten ustedes simplificar.

Leo ahora que en el metro o en el autobús de Madrid quieren poner unos cartelitos para que los señores, insisto: “los señores”, no se sienten, ustedes me sabrán perdonar, despatarraos. Y aquello que siempre había sido cuestión de educación y respeto social, aquello de lo que se encargaba la familia lo encaja el ayuntamiento en una campaña política contra el machismo  -qué narices tendrá qué ver- y le colocan una etiqueta en inglés para llamarlo manspreading.

Insisto, pareciéndome la iniciativa del  PSOE de Palencia absolutamente correcta y puede que imprescindible, no sé si la sociedad avanza hacia adelante cuando las instituciones tienen que hacerse cargo de lo que las familias no quieren o no pueden, sea la educación o sea el cuidado de nuestros ancianos. Por cierto, ¿las familias no pueden o no quieren? No acabo de saber qué me parece peor.

Y ya, señores, hasta otro rato. Si ustedes quieren más guerra, en tuiter me tienen a su disposición.







Cuaderno de Pedro de Hoyos
Ver todos los artículos de esta serie en su cuaderno: "Es Palencia; es Castilla, oiga
Leer más »

Estudiantes franceses y españoles

Pasan los años y persiste la diferencia abismal de pensamiento entre la nación de las libertades y la que se mantiene como “reserva espiritual de occidente”. Ante el aumento de actos de acoso, agresiones y otras formas de violencia contra las mujeres, las reacciones han retratado las mentalidades opuestas de dos países vecinos: Francia y España.

En el primero, los sindicatos estudiantiles han acordado instaurar el ‘Día de la falda’ en los institutos de enseñanza media con la pretensión de generar conciencia de la desigualdad y denunciar el sexismo que victimiza a las mujeres en todos los ámbitos de la vida desde el hogar hasta la calle pasando por el medio educativo y el laboral. Los jóvenes convocantes alegan que la edad de los estudiantes es el momento de forjarse una opinión adecuada sobre la igualdad y proponen acudir a clase con falda un día al año, o para los más cortados ponerse una pegatina de solidaridad en las piernas.

             En el otro extremo, los estudiantes españoles protagonizan sucesivamente polémicas con los mensajes que muestran su forma de ver la relación con la mujer. En la macrofiesta universitaria valenciana, que reunió a 25.000 jóvenes, la colección de camisetas que vestían los varones es preocupante: “Hoy follo, mañana juicio”, “Fisio por vocación porque me gusta la palpación”, “Si te pillo te cepillo”, “Dame una señal y te lo como todo”, “Si quieres trabajo, cómeme lo de abajo”, “En tu ojete, mi cohete”, “Curso rápido de diseño, agáchate y te enseño”. Pero no es un caso aislado. En La Rioja la fiesta universitaria de Barras ha tenido que retirar el cartel debido a las denuncias recibidas por su alto contenido sexista como reclamo. Lo mismo ha ocurrido con la Fiesta Erasmus de Granada o la capea de medicina en Murcia. Todo esto con la imagen de fondo de la repugnante y brutal conducta de los jóvenes de la Manada, para quien el fiscal pide  22 años por cabeza. Se ve que los chicos franceses gozan de sana autoestima y no necesitan humillar a las mujeres para sentirse más hombres. Juzguen ustedes.


Imagen: feministailustrada.com




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

Hay que parar este turismo

Leo en elpais.com, con la firma de Paco Nadal, una lista de lugares enemigos del turismo. Otra más. Y lo entiendo. Digo, listas de lugares muy turísticos enemigos del turismo. Contradicción. No sé si debo decir que es una contradicción aparente o lógica. O ambas cosas. Lo que tengo claro es que de alguna forma hay que parar esta invasión humana que destruye al hombre.


Las ciudades son grandes, demasiado grandes. Algunas ciudades. Barcelona. Madrid. Y además son invadidas por millones de turistas que llenan calles, plazas y parques. Son ya conocidas las reacciones de ciertos sectores de la población contra este disparate que impide llevar una vida lógica y sensata. ¿Para qué necesita más turistas Barcelona? ¿Para qué necesita crecer más? ¿Para qué necesita Venecia más turistas? En ese crecimiento ¿en qué salen beneficiados sus ciudadanos? ¿No es suficiente ya con lo que hay? ¿No hay suficiente riqueza (sí, mal repartida), suficientes habitantes, suficiente aglomeración, suficiente contaminación, suficiente desarrollo como para repartirlos, lo bueno y lo malo, con otros lugares? ¿No convendría un desarrollo más lógico, más cauto, más compartido, más humano para nuestra sociedad?

Me encuentro en las antípodas ideológicas de Ada Colau, es lo opuesto a una infinidad de cosas sensatas que he ido aprendiendo en la vida, pero tiene mucha razón cuando quiere poner freno a esta barbarie, controlar el número infinito de hoteles, frenar la avalancha de turistas que todas las mañanas desembarcan en las Ramblas. Una ciudad así no es humana. Concentrar en determinados puntos de la geografía esas inmensas riadas de personas que llegan, consumen imágenes para su colección de recuerdos, y desaparecen después de haber ensuciado, estorbado y molestado es la degradación del sentido común. Igualmente concentrar en determinados puntos de España el crecimiento económico, el desarrollismo industrial, las inversiones en infraestructuras es condenar a la extinción a las dos Españas, tanto a la industrial, desarrollada, contaminada y habitada España periférica (si exceptuamos a Madrid, mesetaria e interior) y a la España olvidada, rural, deshabitada, mortecina, pastoril, desindustrializada, envejecida, abandonada, agrícola, reseca y decadente.

Observe el lector que los adjetivos dedicados a esta última España son más numerosos. En ella vivo y en ella soy feliz. La conozco bien porque es mi día a día. A esta España no le importaría compartir algo de población y turismo e inversiones con Barcelona, Madrid o Torremolinos. Conste que yo no cambaría mi pequeña capital por una mayor. Pero hay infinidad de posibilidades, de huecos que rellenar o de lugares a punto de desaparecer en una España que está muriendo por inanición mientras otra España está a punto de morir por exceso de riqueza, grandeza e inversiones. Si, insisto, mal repartidas entre sus habitantes.

Comprendo que los ayuntamientos quieran poner coto a este dislate. Las ciudades surgieron en Mesopotamia para vivir. Y son invivibles. Ser más grande, tener más millones de habitantes o más miles de habitaciones turísticas es tener miles de problemas más. No es mejor el más grande sino el que vive mejor. Lamentablemente en muchas ciudades grandes se vive peor.

Por razones que se me escapan España ha elegido un turismo de alpargata que en poco nos beneficia. Parece que en su momento alguien pensó que millones de mineros galeses borrachos o millones de obreros alemanes drogados y tratados como ganado eran mejor solución económica que unos pocos millones de adinerados dispuestos a pagar lo que se les pidiera si les ofreciera selección. Pero España es país de botellón, no de selección.






Cuaderno de Pedro de Hoyos
Ver todos los artículos de esta serie en su cuaderno: "Es Palencia; es Castilla, oiga
Leer más »

Envidia: mirar con malos ojos

La persona madura no envidia a nadie, vive y disfruta lo que tiene.


Del latín invidia, “el que no ve con buen ojo”. Según la RAE, tristeza o pesar del bien ajeno. Como ya enuncio Aristóteles, “La envidia es el dolor que causa la prosperidad de los otros”. En el catolicismo pertenece a los siete pecados capitales porque de él derivan otros. Ha estado presente en todas las culturas y se la ha representado destrozando un corazón con un perro al lado o como una cabeza de la que emanan serpientes. Minerva y Saturno querían proteger el Arte y la Ciencia de ella. Unamuno, Azorín y Machado la señalaron como el pecado nacional de los españoles, aunque en realidad no hay ser humano que se libre de ella, todos la sentimos alguna vez. El problema surge cuando se convierte en obsesión persecutoria y el envidioso no puede dejar de serlo, siempre va a necesitar alguien a quien importunar sea con calumnias, mentiras o persecuciones de cualquier tipo, porque, como el alcohólico, no es consciente de su problema y ante sus carencias internas siempre está al acecho a ver qué tienen los demás y él no. Suele estar cerca de la víctima, amigos, familiares, vecinos, compañeros de trabajo y pareja, lugares desde donde el envidioso camuflado ve de cerca los valores, éxitos o prosperidad del envidiado porque se suele centrar en bienes inmateriales, alegría, estima, proyección social, etc.

El envidioso se amarga, sufre mucho, le ofende el triunfo ajeno, se ve inferior y fracasado en algún aspecto de su vida. No es que carezca de algo es que quiere lo de otros precisamente por ser de otros y empeña sus energías no para obtenerlo si no para que el otro lo pierda en la creencia de que eso le dará la mayor satisfacción, piensa que los demás gozan de más suerte o que no lo merecen. En psicoanálisis se habla de la “envidia masculina del poder sexual, emocional y procreador de las mujeres que alimenta el machismo. La envidia que sienten algunos hombres por la capacidad reproductiva de las mujeres se considera un motivo inconsciente para  denigrarlas”. En el maltratador psicológico, que para evadirse de su baja autoestima se ha creado una imagen idealizada de superioridad, la reacción es atacar con psicoterror a la víctima para anular en ella los atributos, cualidades y capacidades que le muestran de frente su sentimiento de inferioridad. Y, es que la envidia es muy mala consejera.

Imagen vista en: www.clicpsicologos.com




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

Entre “Baby boom” y “Millennials”

“Tres generaciones, tres formas de afrontar la vida”



Hablar del choque generacional es un clásico cuando se reflexiona sobre la población por edades. Según el INE, para este primer trimestre, la Población Activa o conjunto de personas que están en condiciones y desean desempeñar un trabajo productivo remunerado, se ha reducido a niveles de hace diez años. Así, 60 de cada 100 españoles tienen trabajo o lo están buscando activamente, luego, 40 de cada 100 no son fuerza laboral: niños, jubilados, dependientes o quienes desempeñan otras tareas productivas pero no remuneradas, como cuidados familiares, voluntariado, buena vecindad, etc. La gravedad de estas cifras nos lleva a temer por el actual sistema de protección social, pensiones, sanidad y dependencia, debido al avance de la longevidad y al retraso en la incorporación de los jóvenes a un mundo laboral que, además, es precario e inestable lo que impide largos periodos de cotización al final de la vida activa.

Y la cuestión no es solo económica es de mentalidad. Los que pertenecen a la llamada generación Baby boom, por el notable incremento de nacidos en los años 40 y 50 de la postguerra, son adictos al trabajo, respetuosos con la organización social, leen y son hogareños, si bien comienzan a cambiar el modelo de familia con la tímida independencia económica de las mujeres. Detrás viene la Generación X, de la Transición, nacidos en los 60 y 70. Estrenan la era digital y la multiculturalidad, manifiestan potente actitud en defensa de las libertades personales. Se replantean todo frente al orden social e individual, política, sexo, religión, familia, etc. y propugnan una forma de vida menos esclava, más sibarita. Pasan de “yupis” a “jasps” y después a “parados muy cualificados”, han visto nacer internet, la UE y la burbuja inmobiliaria. En los 80 y 90 nacen los Millenianns que ya son plenamente tecnológicos y multitareas, criados en la abundancia anteponen la calidad de vida por encima de todo, son políglotas e internacionales, incrédulos, descontentos, buenos emprendedores y mal mandados, buscan trabajos que les apasionen pero lo que se les ofrece está muy por debajo de su altísimo nivel de preparación. Un derroche. Por último, los pequeñuelos que vienen detrás, sociales virtuales, generalmente enviciados consumistas, exigentes, prepotentes y narcisistas. Les queda mucho por aprender.

Imagen: www.themotivatedmillennial.com




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

La religión y sus sombras

“Culpa, sangre, sufrimiento, llagas, muerte,
Eva pecadora y… el hombre redentor”



Los mercaderes en el templo exhiben sus productos aliñados con un tétrico teatro representando al completo el mundo de las sombras que habita la mente de los hombres: tortura, sadismo, dolor, violencia, humillación del inocente, condena para las almas buenas y culpa, mucha culpa. Los desfiles de dolor acompañan durante noches y días el trayecto procesional hasta amanecer en un imperceptible resurrección, que es en realidad lo que de verdad cuenta, la vuelta a la vida, al reencuentro con la luz después de purgar las tentaciones del averno, lo que propiamente es redención, redimir el tiempo perdido entre iniquidades. Pero ni la propia Iglesia Católica se emplea ya en darle ese significado. Aposentada en sus mantras recita sus letanías y vía crucis de manera tan mecánica que daría lo mismo dárselo a un lector de voz virtual. Los mensajes integrados a base de repetición han perdido significado para el que lo enuncia y para quienes los reciben. Una rutina que ha encontrado su utilidad crematística, su mina de oro en el turismo, ese oscuro objeto del deseo de todo político y hostelero que se precie. El turismo, última divinidad creada por el dinero, ídolo mágico que enriquece por donde pasa y para el que se crean normas de adoración aún a costa del bienestar de los ciudadanos oriundos obligados a plegarse ante supremo repartidor de euros.

De Interés Turístico Internacional, título de la Semana Santa palentina lo resume todo y lo invade todo, también. El uso y disfrute de la Plaza Mayor de la ciudad, sede de la municipalidad que representa a todos los palentinos queda minimizado durante días, reservado para actos que solo atañen a una parte de la ciudadanía. Mientras tanto, permanece desierta la Plaza de la Catedral, estupenda ocasión para fomentar entre los visitantes esa Bella Desconocida cuyo sino parece seguir siendo desconocida y ninguneada por los propios gobernantes locales. Las colgaduras, pendones y enseñas de las cofradías en la fachada del Ayuntamiento son, además de una provocación, una intrusión inadmisible del espacio democrático ciudadano en un estado laico, en una sede que representa a todos sin distinción de creencias, como manda nuestra Constitución. Es un consuelo ver que muchos cofrades son también peñistas y viceversa. El gregarismo nos une con diferentes disfraces para la ocasión.





A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

Depredadores emocionales

Atención, hay muchos más de lo que se piensa. Viven entre nosotros. Son troyanos, nos manipulan impunemente, nos persiguen, se aprovechan y nos difaman para ocultar su debilidad y su soledad interna.



Últimamente muchos psicólogos están alertando del peligro de esta especie que se prodiga cada día con mayor virulencia. El profesor Piñuel, eminente especialista en el tema, los califica de psicópatas y advierte de la confusión existente en el imaginario colectivo sobre esta figura. Resalta que no son solo aquellos que cometen crímenes horribles o plagan las cárceles, la mayoría son psicópatas integrados que viven con nosotros, en casa, en el trabajo, en la asociación cultural, o en el gimnasio. Su mejor baza es que tienen buena imagen, muestran buen carácter, caen bien en su entorno social, se cuidan y hasta parecen generosos, todo lo que haga falta a sus fines siempre fríos e interesados para llegar cerca de la víctima, previamente acechada, y poder encantarla, manipularla y robarla lo mejor que tenga y de lo que ellos carecen, inteligencia, alegría, vitalidad, bondad, destruir lo que ellos no tienen y envidian. Si tiene dinero y pueden acceder a ello, desde luego no se libra. Son mentirosos compulsivos, pero no les importa, disfrutan de una frialdad y crueldad inasumibles para las personas normales que no pensamos que puedan existir seres así en la naturaleza humana. No son enfermos, saben que hacen mal, lo buscan y suman poder haciendo daño. No hay genética, se hacen.

Los especialistas se esfuerzan en difundir las señales sutiles que emiten así como los efectos destructivos que producen en la víctima, para que podamos identificarlos y librarnos de ellos. Los blogs defensivos nutren las redes sociales. Iñaki Piñuel advierte con contundencia que con estos psicópatas hay que estar a los HECHOS no a las palabras, que si una relación te hace sentir MAL y no sabes por qué, tienes de frente a uno de estos depredadores ante los que solo cabe una solución, SALIR CORRIENDO. La psicología forense trabaja en estructurar evidencias admisibles para incluir en la categoría de maltratadores psicológicos a estos psicópatas y poder demostrarlos en los juzgados. Por la gravedad de las secuelas de destrucción personal que dejan a su paso  las víctimas están siendo sometidas a una nueva terapia, EMDR, impulsada por la OMS para traumas severos que se aplica a supervivientes de terrorismo, catástrofes, tragedias, niños soldado, etc., debido a la similitud en la dimensión de los daños sufridos y la dificultad para su completa recuperación. Si te tropiezas con uno, CORRE.

“Son personas que en sus relaciones (laborales, de pareja, parentales) actúan con la intención de apoderarse de sus presas, funcionando como verdaderos agujeros negros que absorben la energía vital, el optimismo, la alegría de vivir, la autoestima y la voluntad de quienes les rodean.” Neus Colomer, Depredadores emocionales. Libérate y toma el control de tus emociones.





A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

Una sentencia coherente

“Mujer florero. El patriarcado se ha dado un tiro en el pie”

”Parece más fácil endurecer el Código Penal para pobres, humildes y miserables que contra los poderosos”, dice un fiscal de delitos económicos. Y el presidente del Tribunal Supremo: “La Ley está pensada “para el robagallinas” y no para el gran defraudador, con independencia de quien gobierne. Lo que es alarmante novedad en pleno siglo XXI es que una sentencia dictada por tres magistradas otorgue carta de inocencia a una “señora de…” por haber cumplido con el papel que a las mujeres nos adjudica el patriarcado, en esencia velar por el bienestar cotidiano de la familia, obedecer al esposo y no hacer preguntas incómodas. Luego, ahora no cabe echarse las manos a la cabeza porque se hayan respetado las enseñanzas grabadas a sangre y fuego en nuestras mentes infantiles, las de las niñas para obedecer y las de los niños para exigir. Despensa y cazador, ¿les suena?

Quienes hoy tanto se alarman que recuerden los mensajes que recibieron en su casa, colegio, pandilla, confesonario, que se miren por dentro y a su alrededor. La sentencia absolutoria representa la coherencia absoluta con nuestra civilización. Al público varón le ha sentado fatal que sus esposas se puedan zafar de acompañarles al banquillo, aunque no hayan tenido ocasión de opinar ni tengan toda la información de sus actividades. Así las cosas, la Justicia ha hecho justicia eximiendo a la mujer florero que nuestra sociedad sigue induciendo, porque los negocios son cosa de hombres, aunque no se diga con voz. Lo bueno sería que este tratamiento también se diera a las víctimas de coacciones y chantajes emocionales, utilizadas por sus machos como mulas, como administradoras de empresas fraudulentas, como manos inducidas para delinquir, que también son mujeres florero, sin embargo consideradas por la justicia de otra categoría. Aquí es dónde la justicia olvida que es igual para todas. Cristina Borbón, Ana Mato, y las que se vendrán después, recibían los lujos y opulencia por derecho propio, porque lo merecían. Las condenadas y apresadas por delitos menores, lo hicieron y lo hacen para salvar a sus hijos o su propia supervivencia, porque no encuentran otra salida. Y, es que también en cuanto a floreros hay categorías, no es lo mismo un jarrón de porcelana china con rosas Julieta que un jarroncillo de los chinos con un matojo de amapolas de cuneta.

Imagen vista en "salmocorpblog"




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

La hora de la cuenta final

Buenos y malos padres, vejez y funerales



La muerte nos vuelve al pensamiento de forma intermitente, es lo suyo, destino fatal. Pero cuando muere un ser querido que nos toca especialmente el corazón la reflexión es más profunda, adquiere tintes de dolor, toca el alma. Murió Tío Lalo, un hombre bueno donde los haya, y no porque sea el día de las alabanzas, hay consenso en este parecer como para pocas personas haya escuchado yo. Un hombre bueno en casa, lujo de padre,  esmerado compañero, cariñoso tío, buen vecino, alegre, positivo, trabajador, empático y sensible. No me paso, recojo el sentir general de quienes tuvimos la suerte de disfrutar momentos de su vida, encuentros de buen humor, apoyo moral, chistes, cariño destilando por los poros, todo lo que diera a la vida un subidón. En las coronas de flores sus amantísimos hijos y esposa le han brindado sendas leyendas: “Salud y hambre”, su lema de gozoso comensal, y  “El hombre que nunca dejó de cantar”, porque su hakuna matata era cantar, lo que fuera, cantos de la montaña o marineras, cuplés o sevillanas. En su interminable repertorio tenía una canción para cada momento, sobre todo después de disfrutar de una buena mesa. Tuvo una despedida alegre, a su gusto, como fuera su vida, cantando. Le cantaron sus hijos. Adíos Lalo.

En el otro extremo de la reflexión encontramos otro tipo de hombre que malgastó su vida atacando a los demás, arreándoles como si fueran ganado. Padre perverso, azuzador e indolente que se hacía respetar a base de violenta autoridad, tan duro y cruel que en su goce perverso se jactaba de salir ganando con engaños, de estafar, de chantajear. Un hombre que con gesto impávido, e incluso media sonrisa cínica, perseguía a los débiles para hacerles sufrir hasta aplastarles dejándoles irredentos como si les hubiera pasado un bulldozer. A ese hombre nadie le cantó con amor, nadie vertió lágrimas verdaderas, le despacharon con los rituales al uso, eso sí, con una esquela muy grande y mucha pamplina impostada, era lo que había exigido en vida, calarradas de impostura, que se queme la casa pero que no se vea el humo, imponía el lema familiar. A su paso dejó una prole moralmente arrasada, desprovista de empatía, de sensibilidad, enfadada con el mundo y con una voracidad insaciable de aprovecharse de quienes tuvieran la desgracia de cruzarse en su camino, incluso entre ellos mismos. Ser de Luz o Ser de Sombra.




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

Muchos políticos y poca política

Hace mucha falta que nos lo expliquen con claridad


La sensación que llega a la ciudadanía es que las cuitas entre políticos ocupan un espacio que debieran destinar a explicarnos lo que hacen con su mandato. Se pelean por los asientos, por los programas o por la forma de intentar quitarse de en medio unos a otros, los informantes nos ponen delante de los ojos un panorama desalentador que solo beneficia a los partidos inamovibles que lo tiene claro, es decir a la derecha contumaz. Así lo han entendido en Ciudadanos, abandonan la socialdemocracia y se declaran abiertamente liberales. Qué suerte, dice un trabajador del tajo a cielo abierto, liberal suena a libertad. Ya claro, pero se parece solo en las letras. El hombre, confiado en el sonido de la palabra se queda sin saber que liberalismo es lo que le va a llevar al huerto a cambio de engrandecer las multinacionales, las grandes empresas y los pirata-empresarios sin escrúpulos, liberalismo es adelgazar las normas de protección del Estado, que cada palo aguante su vela, que quien tenga plan privado de pensiones tendrá una vejez tranquila y quien no lo tenga la tendrá miserable. Liberalismo es que solo exista una sanidad pública de ínfima calidad como en los viejos tiempos, te pagas el seguro o te llevan a la beneficencia, lo que ocurre en el admirado país de Donald Trump.

Si hablas con un liberal te dice que tienen trabajo los jóvenes que se esfuerzan, pero te oculta que su hijo ha hecho un máster de treinta mil euros y ha estudiado idiomas por el mundo y gracias a eso tiene trabajo. El liberalismo es de derechas, es lo opuesto a la solidaridad del grupo social. Es el individualismo y la competitividad caiga quien caiga. Es el mayor obstáculo a la posibilidad de desclasarse por el esfuerzo porque se parte de desigualdad de oportunidades.

En vez de mostrar tanta bulla interna, la responsabilidad de las formaciones políticas que presumen de mirar al pueblo, de estar con la gente, de ocuparse y preocuparse por que la mayoría de ciudadanos puedan acceder en igualdad de condiciones a la riqueza común que se paga con los impuestos, debieran, pienso yo, hacer más pedagogía, enseñar lo que significan los términos que esconden traición. No existe el liberalismo de izquierdas, generoso y solidario, el liberalismo siempre es de derechas, llámese PP o Ciudadanos, o sus versiones regionales.

imagen vista en www.unjubilado.info




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

60 años, tiempo de reflexión

“Toca hacer limpieza y prepararse para los 40 venideros saludables”



Las inevitables revisiones decenales nos detienen en un tiempo de reflexión para hacer balance de logros y proyectar los próximos años. En la cincuentena ya ganamos libertad personal, hijos mayores, hipoteca pagada y expectativas laborales más o menos concretadas. Pero la presente decena de los sesenta requiere una mirada más rigurosa, ya no nos atribulan obligaciones, ya no hay que aguantar a jefes, compañeros, vecinos o parientes, es tiempo de disfrutar al completo nuestro tiempo y proteger nuestro bienestar. Lo que hagamos en ésta década será determinante en la calidad de vida futura que deseamos plena y saludable. Para lograrlo, lo primero es depurar las relaciones personales tóxicas, es hora de nuevas compañías o recuperar antiguas amistades nutritivas. Sería buen ejercicio práctico coger la lista de contactos y bloquear a todos los que por una u otra razón o presión hemos accedido a soportar, y hacer valer por encima de todo el derecho a eliminar lo que no es de nuestro agrado. Igualmente con el calendario de compromisos, aniversarios y todo tipo de celebraciones sofocantes e impostadas. Ahora toca ser felices y estar bien, toca quitarse a la gente nociva, a la gente adicta al círculo quejido- hospital- tanatorio- cementerio- herencia. El camino de la vejez no ha de ser de aislamiento sino de depuración y renovación de los círculos porque en las personas lo que cuenta es su calidad y calidez humanas, y eso abunda. Tiempo de ejercer nuestros derechos al completo, de soltar las palabras atragantadas, liberar emociones enquistadas y hacer conforme nos parece oportuno. Vive la liberté.

      Robert Waldinger, psiquiatra, psicoanalista y sacerdote zen, dirige en Harvard uno de los estudios más completos del desarrollo humano a lo largo de la vida de 724 hombres, de diversa extracción social, tomados desde la adolescencia y durante los últimos 75 años de sus vidas. El seguimiento a base de cuestionarios, visitas, grabaciones en vídeo, análisis de sangre, escáneres cerebrales, entrevistas con sus esposas o parejas y miles de hijos, sobre trabajo, salud, vida hogareña, etc., concluye que un alto grado de satisfacción en sus relaciones a los cincuenta años han determinado que sus vidas fueran más saludables a los ochenta y con una mejor conservación de la memoria en edades avanzadas. Manos a la obra.

Imagen vista en Riga Tours




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

Menores violentos, padres incívicos

Violencia en las aulas, violencia en el deporte, violencia contra las niñas y contra las mujeres, es la noticia-desayuno más desagradable de todas las mañanas. Pero lo más vomitivo es la respuesta de sus adultos, padres de los agresores que para defender a su prole empiezan y acaban señalando a la víctima como causante de la situación, porque, dicen, provoca o difama. Así se van criando pequeñas bestias que pueden llegar a convertirse en elementos de “La Manada”, bravucones machotes que irán haciendo valer sus supremacía en todos los ámbitos de la vida, si no es con artimañas será por la fuerza.


Un niño se suicida por no soportar el acoso cruel de sus compañeros. Padres histéricos gritan insultos racistas a un pequeño jugador de color del equipo contrario porque es mejor que sus hijos. Profesores y directores de colegio, amparados por los políticos de turno, faltaría más, cobijan y diluyen lo que por su oficio debieran perseguir. Padres que obvian las trastadas de sus hijos en casa ajena, que ríen si les multan por orinar en monumentos nacionales, que alientan a ser más y más, por encima de todo y de todos. Padres que exudan agresividad como forma habitual de comportarse. Así, la sociedad se va adaptando. Ya muchos hoteles avisan: Solo adultos. Un recepcionista explica que a quien no había que admitir era a los padres, porque los niños pequeños cuando están solos se comportan mucho mejor.

Lo más repugnante de los últimos aconteceres violentos gira sobre la violación en los sanfermines y la respuesta de familias de los agresores cebándose en la víctima. Recordemos eran cinco machotes salidos violando a una chica de 18 años en un portal de Pamplona, y otra en Córdoba; entre ellos, tres con antecedentes penales, otros dos son guardia civil y militar, de esos que han jurado defendernos. Las conversaciones previas de su chat dan para montar todo un culebrón macabro, cloroformo, reinoiles, cuerdas, luego queremos violar todos, follándonos a una entre los cinco, soy cinturón negro comiendo coños…  etc., Y después, como se esperaba, llega el cinismo: ella miente para salir del paso, no se sabe de qué paso necesita salir salvo del horror de la violenta y agresiva humillación que nunca olvidará. Ves los hijos, imagina los padres. La violencia sobre las mujeres, todo tipo de violencia, siempre tiene origen en la propia familia.




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

Trump, el bárbaro y Melania, la modelo

“Las sociedades enfermas engendran monstruos”


Hoy parece obligado hablar del personaje en escena. El miedo corre como el agua, no hay rincón al que no llegue, y es contagioso. El hombre más poderoso del mundo, un megalómano, bárbaro sin límites, caprichoso y rencoroso va a dirigir los destinos de su país y del planeta. Cuando no hay escrúpulos, solo ansia desmesurada de poder sobre base de indolencia, el peligro come a la mesa. No hay sector de la sociedad o de la economía que no tema lo que viene. El último loco de la historia mundial, Adolf Hitler, aterró y devastó Europa, y no tuvo ni una centésima parte del poder que ahora tiene la nueva amenaza para la convivencia, la democracia y la justicia en el ámbito geopolítico mundial.



Repasando sus alegatos electorales se ponen los pelos de punta, además de las consabidas propuestas de construir un muro en México o deportar a once millones de sin papeles, (un personaje de sus características que tiene hoteles y casinos ¿tendrá en condiciones legales a todos sus empleados?), de permitir y fomentar el uso de las armas de fuego para el profesorado y su venta a quienes tengan antecedentes penales, de decir de las mujeres “las agarro por el coño”, o castigar penalmente a las que aborten en el país que más presume de libertades, pretende propulsar leyes sancionadoras de la difamación para ganar dinero con las condenas a periodistas que lo critiquen, la prensa opositora ya teme sus venganzas, y es que tiene poder para nombrar a los jueces, que son vitalicios y ahí quedarán cuando él se vaya. De hecho, en todas las esferas de la administración dispone de cuanto mil vacantes de altos cargos y funcionarios que puede rellenar con gente de su talante. En economía habla de aranceles, de cerrar fronteras y acabar con los tratados comerciales y los que controlan las emisiones contaminantes o de imponer a las importaciones de China una tasa del 45%. En cuanto a la OTAN se desentiende, dice que cada país se defienda, así que Putin se frota las manos.

Para una nueva conflagración mundial solo hacía falta un loco al timón. Nadie sabe cómo ha sido, nadie creyó que ganara, pero ahí lo tenemos a la expectativa de la barbarie que quiera desatar a su capricho. El futuro pinta feo. No hay quien pueda pararle los pies. Una vez más, el populismo ha fraguado en la ignorancia. De la primera dama…, hablaremos otro día.

Imagen: víanoticias




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

Un "no" que le llevó a la muerte



Patricia Esteban Erles

Seguramente le molestaba que ella siguiera siendo tan lista, tan joven, tan guapa sin necesitarlo para nada. Le molestaba que le dijera que no, que no quería que la llevara a casa, que no iban a ir juntos a ninguna parte, ni esa noche ni ninguno de los días del resto de su vida.

Miro las fotos de esta chica y siento su muerte como una derrota. Ella debería haber podido decir que no y seguir siendo respetada.

No se mata a alguien porque no te quiera, es necesario entenderlo, hacer que lo entiendan aquellos capaces de esconderse en un rellano y esperar a alguien que no sabe que ya está muerta, que no habrá piedad solo porque se atrevió a negarse, a reivindicar su deseo de no seguir con una relación.

Deberían educarnos en el no, en su existencia, en la alta probabilidad de que nos lo digan más a menudo de lo que nos gustaría. La vida está plagada de ellos, un cincuenta por ciento de posibilidades se llaman así, "no" rotundo, hachazo a nuestras expectativas, a los deseos más íntimos que albergamos.

Me da pavor pensar que él era un hombre joven, con formación, seguramente un intachable profesional de lo suyo, pero también un individuo con toda la sangre fría del mundo para esperar entre las sombras  el tiempo que hiciera falta con tal de cumplir su deseo y matar a una mujer a la que en teoría había amado.

Pero hay más cosas que me parecen terribles en este caso. La voz de Ana María no se escuchó cuando dijo que no, él no quiso oírla. Tampoco cuando gritó, ya herida por su asesino, llamando a su madre. Qué mundo es este en el que los vecinos siguen durmiendo si una chica chilla rota por dentro en medio de la noche, en lugar de levantarse y descolgar el teléfono, para llamar a quien haga falta llamar...

_________________

Ana María Enjamio, de 25 años, apareció apuñalada en el portal de su domicilio de Vigo, el 17 de diciembre de 2016.  El crímen fue calificado como "caso de violencia de género", tras varios días de investigaciones en los que la Policía Nacional y el Juzgado seguían manteniendo que la chica había sido víctima de una muerte violenta. Posteriormente, se pudo establecer que había una relación previa entre la fallecida y el detenido por su muerte. 
Leer más »

Bob Dylan se hace el sueco

Estoy consternado, señores; si en su momento ya me había dejado anonadado que le dieran el premio nobel de la paz a Obama sin haber hecho más que asomarse a la presidencia de su país, que ahora le hayan dado el de Literatura a… a…. a este… bueno, a “ese” señor me deja desmayado, desalentado, destruido...


Aunque les confieso que aún hay esperanza, el interesado no ha sido localizado después de varios días de llamadas incesantes de la academia sueca. El chiste es demasiado fácil pero no me resisto: Que se está haciendo el sueco, vaya, y no se da por enterado. O el interesante, para mí que se está haciendo el interesante y está echado encima de la cama, en calzoncillos, con un palillo entre los dientes, sonriendo maliciosamente y diciendo “llamad, llamad, malditos”. Así que todavía hay esperanza de que se lo retiren y se lo den a un… escritor. Perdonen que insista: a un escritor. Bastaría que el jurado se diese una vuelta por una biblioteca pública, se pusiera frente a cualquier estantería y se lo jugase a las tabas, seguro que acertaría.

El premio nobel de Literatura tenía varias honestas tradiciones que debían ser respetadas: dárselo a un autor angloparlante y bien conectado con la industria editorial; dárselo a un desconocido autor japonés o egipcio al que no entendían ni en su país… y de vez en cuando dárselo a un escritor, en España tenemos varios ejemplos. Dar el premio nobel a este individuo es ponerlo a la altura de Camilo José Cela, Pablo Neruda, Gabriel García Márquez. Y desde luego lo ponía, solo teóricamente, por encima de Don Miguel Delibes. Dígame usté, señor mío, que el premio nobel de Literatura de este año escribía mejor que Delibes. Ya, ya sé que a alguno les sonará mucho eso de que “la respuesta, amigo mío, está escrita en el viento”…, pero también les suena Juan Ramón Jiménez y “Platero y yo”. ¿Acaso son textos equiparables? Soy de la triste opinión de que los académicos suecos han quedado al nivel del bueno de Platero, pero al nivel de un platero mohíno, apagado, sin vitalidad y sin las bondades del animal al que cantó el autor onubense. Al nivel burro… de carga.

Yo me temo que estos señores no han hecho sus deberes, que el invierno sueco les congela las neuronas y, claro, patinan, no se realizan de manera adecuada las conexiones y pasa esto. A ver, ¿por qué motivo le dan un premio a este pájaro y no se lo dan a Joaquín Sabina? ¿O a Serrat? También son del grupo de los protestones e inconformistas y con frecuencia tocan las guirnaldas inguinales al poder, como el premiado. ¿Era acaso ese el mérito escondido? Aunque ya puestos a ponerse exigentes, mi favorito habría sido Paquirrín. ¿Qué tienen otros que no tenga el chiguito de la Pantoja? Que se lo den, por favor, que se lo den.

Luego me riñen ustedes porque soy pesimista, a ver si esto no es una demostración de que Occidente, la cultura occidental, tiene los pies de barro. Eso o está vendida al salvaje capitalismo editorial. Hala, escojan. Al paso que van las cosas el año que viene algún premio nobel de cualquier cosa le dan a Donald Trump. Aunque sea el de la chulería.

Adiós, señores, no perdamos la esperanza de que el año que viene el premio Princesa de Asturias de las Artes se lo den a Belén Esteban.






Cuaderno de Pedro de Hoyos
Ver todos los artículos de esta serie en su cuaderno: "Es Palencia; es Castilla, oiga
Leer más »

Drones e inviolabilidad del domicilio

Tengo un ignoto intruso de vida aburrida que sobrevuela mi casa y mi jardín con su dron, y para eludir su penosa existencia, el pobrecillo, destina parte de su valioso tiempo vital en fisgarme desde el aire. No tuve a mano una pistolilla de aire comprimido, pero ya me la he agenciado, tal vez su próximo vuelo sobre mi cabeza sea el último. Derribado y destripado veré la información que acumula, y, además de quedarse sin aparato, si descubro al anónimo cobarde que curiosea vidas ajenas lo denunciaré por un delito de violación del derecho a la intimidad protegido por el artículo 18 de la vigente Constitución española. El Tribunal Supremo dice que “el domicilio es el espacio donde el individuo vive ejerciendo su libertad más íntima, al margen de convenciones sociales, así como todo espacio apto para que, eventualmente o de forma permanente, pueda ocurrir lo anterior. En concreto, se consideran domicilio a efectos constitucionales: las segundas viviendas, los vehículos o caravanas, las habitaciones de hotel, etc.”, y añade, “Para la vulneración del derecho no es necesaria la penetración física sino que comprende también las invasiones efectuadas mediante aparatos mecánicos, electrónicos o análogos, visuales o auditivos.”


El Derecho Romano contemplaba que el dueño del suelo era el dueño del vuelo, todo en altura sobre su cabeza le pertenecía. Con la navegación aérea comenzó la regulación internacional del uso y dominio que pertenece a cada Estado así como las autorizaciones necesarias para surcarlo. La generalización de los drones como instrumento de transporte y como juguete ha creado una situación de descontrol gubernamental, pero eso no es óbice para que su uso ilegal genere las penas que correspondan por atentar contra derechos fundamentales, sobre todo cuando esos aparatejos pueden llevar incorporadas cámaras de emisión directa que toman fotografías o vídeos, violando la intimidad y vida privada de las personas, y creando riesgo en la seguridad del domicilio al grabar desde el aire las circunstancias internas de recintos vallados a los que solamente tienen acceso legal sus propietarios o personas autorizadas o invitadas por éstos. De modo que, aviso a navegantes presuntos delincuentes, no sea que un rato de morboso fisgoneo les depare graves consecuencias.




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

Tantas noticias desagradables causan desaliento colectivo

Los escándalos en el fútbol se suceden cada día; dos futbolistas publican un vídeo porno y se disculpan porque hacen daño al club, al pueblo, al fútbol y por último, al escurrir, a la “tercera persona”, mujer que les denuncia. La fiscalía se cansa de investigar y pedir cárcel para los tongos en las contrataciones futboleras y sus evasiones fiscales; las deudas de los equipos a la Seguridad Social alcanzan cifras desorbitadas mientras el gobierno atraca la hucha de las pensiones. En el PSOE se autoinmolan en guerrillas tribales en un espectáculo sin precedentes en nuestra democracia, dejando desamparados e millones de votantes que no saben dónde volver los ojos para no vomitar. Los corruptos del PP, además del inconmensurable menoscabo económico causado por la susodicha corrupción, dilapidan recursos policiales, judiciales y burocráticos mediante un sinfín de triquiñuelas procesales para ralentizar, entorpecer y confundir a la Justicia. Y, con esos mimbres quieren gobernarnos. Indecencia es poco decir.



Desde que se desató la crisis y emergió la corrupción latente no levantamos cabeza, cunde el desánimo, todo parece inútil. Los pueblos son felices si tienen buenos gobernantes, si se aprecian buenas gestiones, si las políticas se adaptan a lo que la gente espera y desea para vivir tranquilamente en colectividad sabiendo que lo que aporta cada uno es bien gestionado y revierte eficientemente en beneficio de todos. Buenos gestores consiguen pueblos satisfechos ¿Alguien identifica estas características en el actual gobierno? ¡Bingo! Cero patatero.

Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, acaba de afirmar contundentemente que “Es mejor no tener gobierno que la certidumbre de una mala política”. Ahí queda eso. Pero nadie se da por aludido, ni el PP que sigue erre que erre sin que le pesen sus indecencias delictivas, ni el PSOE que entretenido en sus cuitas no ha tenido tiempo aún de pensar la gravísima responsabilidad de dejar de ser alternativa de gobierno y pasar a la irrelevancia cuando acabe de enfangarse. En las alternativas no pinta mejor; Ciudadanos se espita por descollar en la derecha intentando poner un orden medianamente sereno en el guirigay de fondo, mientras tanto Podemos se desliza por una espiral de fuertes excentricidades aliñadas también con luchas tribales y chulería de garrapundia.

Imagen: infoblogger.es/




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

La cultura del bien hacer

Escasea el goce de la perfección conseguida con esmero




Hubo un tiempo no muy lejano, en que lo que se valoraba no era la cantidad si no la calidad, las cosas bien hechas, bien rematadas. Lo más próximo a la perfección tenía un valor inestimable, se aplaudía a la persona mañosa, al creador y creadora virtuosos que se enorgullecían de la obra conseguida a base de pasión, concentración, habilidad y un incalculable número de horas invertidas. Artistas en lo suyo, artesanos, buenos profesionales valorados y buscados pero también madres y padres de familia u operarios de toda índole cada uno en su función. Era la cultura de bien hacer. El tiempo de goce era el de la ejecución, mientras se estaba bordando, forjando, tallando o construyendo se vivía el momento del disfrute. Pero llegó la invasión de los dogmas economicistas y comenzó a ser indiferente que las cosas tuvieran más parte humana o más exclusividad o que estuvieran cargadas de las emociones de quien las creó, se trataba de hacer muchas, muchas cosas iguales, venderlas pronto y obtener beneficios rápidos. Los objetos singulares quedaron para los pudientes como símbolo externo de riqueza o autosatisfacción de poseer algo especial, porque lo bien hecho quedó relegado al ámbito de los especialistas en eso, en hacerlo bien.

Precisamente, sobre el valor de poner amor en las cosas que hacemos a diario, especialmente las mujeres, trata un interesante libro de  Katrine Marçal titulado ¿Quién le hacía la cena a Adam Smith? En su reflexión la autora analiza la invasión que hemos sufrido por parte del Homo economicus.  Adam Smith, padre de la moderna economía decía que ni el carnicero ni el panadero miraban por nuestro bienestar si no por su negocio, por supuesto que hoy parece una verdad de Perogrullo pero entonces era un enunciado novedoso, así Kastrine le apostilla y añade que Adam Smith cenaba cada noche gracias a que su madre le preparaba la cena, y no lo hacía por egoísmo, sino por amor.

Expresiones populares como coge el dinero y corre, llámame perro y tírame pan, o más vale hacerlo que mandarlo hacer, dejan muy claro que lo que cuenta es tener cosas y dinero, tenerlo pronto y tener mucho, da igual cómo, o trabajar deprisa para salir corriendo. El placer ya no está en nosotros, sino fuera. Todo lo etéreo del ser afectivo y emocional sucumbe a lo que se puede tocar ¡Tan pobres somos!.

imagen: www.supernins.com




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

Ese clero atrapado en la consigna de la perversidad de la mujer

El obispo argentino enamorado, destituido a los pocos días de descubrirse su relación con una mujer divorciada.




La mujer es mala, encarna la perdición, os hace pecar, tentó a Adán con la manzana y perdimos el Paraíso, solo la Virgen María es pura porque es madre de Dios. Después de escuchar esta cantinela en sus diversas versiones y formatos durante un día y otro día año tras año en los seminarios, no me extraña que algunos clérigos digan tantas barbaridades, y otros muchos que las callan porque no es correcto verbalizarlas. Bajo esas premisas la condena de la mujer está escrita de antemano.

En realidad son pocas las voces incoherentes que lanzan proclamas extemporáneas y provocan más bien risa que rabia, aunque nunca se sabe el daño que a larga puede hacer el talibanismo religioso cuando se pone machacante y proliferan las mentes obtusas que se dejan embaucar. Veamos ejemplos: “Hay que quitar el voto a las mujeres porque hacen lo que quieren y piensan por su cuenta”, Monseñor Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, y añade “el feminismo es un proceso de deconstrucción de la persona”. Por su parte, Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, asegura que “La mujer tiene una aportación específica, dar calor al hogar“ y que “cuanto más varón sea el varón, mejor”. Si de la libre maternidad se trata ambos se ceban como fieras rabiosas, el primero asegura que “La libertad de la mujer se corrompe con el derecho a decidir” y califica el aborto de “holocausto silencioso”, el segundo remata que “la fecundación in vitro es un aquelarre químico”. El divino de Alcalá, al que tiene inquieto el asunto de la entrepierna, resucita la monserga de llegar virgen al matrimonio y ante la realidad de la inexistencia de vírgenes a tal fin ha ideado cinco pasos para recuperar la virginidad. ¡Olé, olé!

Pero a estos caritativos tolerantes no les molestan solo las mujeres también los homosexuales les quitan el sueño y además se les unen el obispo de Getafe y otro de Ciudad Real, esta fiesta contra las libertades y derechos personales se va animando. Al írseles los feligreses como el agua en una cesta llaman la atención de la carcundia que es lo que les queda. Hablan de respeto y no respetan, sermonean la caridad y la piedad pero envidian a sus ocho mil colegas emparejados que tienen un hogar y comparten su vida sentimental al calor de otro ser humano.

Imagen: protestantedigital.com





A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

El burkini, toca madera

“El patriarcado atroz y extremo encuentra otro cauce de subyugación”




No es un debate baladí, los argumentos sobre libertades y tolerancia centrados en que Europa debe ceder y tolerar para hacer honor a su bandera de valores no tienen en cuenta que desde la otra parte la permisividad con las costumbres occidentales es de cero rotundo. Para los hombres musulmanes las que vestimos pantalón corto y bikini somos directamente putas, date un paseo por el Jan el–Jalili en El Cairo y verás cómo te ponen.

El radicalismo musulmán crece exponencialmente desde los últimos treinta años cuando las jóvenes de países africanos del entorno mediterráneo vestían a la occidental con toda normalidad. Ahora es imposible, hasta la europeizada Turquía de Kemal Ataturk marcha hacia atrás. Nawal Al Saadawi, escritora egipcia de 84 años, dice: ‘Mi madre era más libre que mi hija’. De hecho, entre las propias jóvenes radicalizadas se increpa a las que no se atienen a la rigidez del vestuario. La presión social interna no permite diferenciar las mujeres que se cubren por voluntad de las que lo hacen bajo coacción.

En el torticero argumentario se pretende comparar la vestimenta musulmana con la de las monjas católicas, pero en el Islam se cubre a las niñas desde los doce años que aún no tienen libertad de elección. Las monjas se bañan en lugares públicos con bañadores al uso no con sus hábitos, y los eligen en edad adulta, ninguna presión social incide en su decisión ni a todas se nos obliga a vestir de monjas. También hay comparaciones del burkini con un traje cualquiera de neopreno, solo que éste no tiene simbolismo religioso ni propagandístico y su función es protectora, en una piscina resultaría antihigiénico.

Mujeres intelectuales y cultas musulmanas, activistas del feminismo, diputadas, juristas y profesoras consideran ‘el burkini un retroceso, una degradación para la mujer y una falsa libertad bajo un patriarcado impuesto’. Véase la singular confusión sufrida por la inventora del burkini, Aheda Zanetti: ‘Me gusta ir detrás de mi marido, porque yo soy el motor, y elijo serlo. Quiero que él se lleve todo el crédito porque yo soy una triunfadora silenciosa.’ y ¡Olé!

Cualquier novedad restrictiva de la libertad de las mujeres es contagiosa y nefasta a la larga para todas, y en el Islam hablar de libertad de las mujeres, aunque sea para vestirse suena a chiste de humor negro.

Imagen: La Vanguardia




A vuela pluma
Historias para la prensa de Elisa Docio, ahora también en © Curiosón

Leer más »

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.