Refranes populares, las mejores fotos y pueblos de España

La Abadía de Lebanza (II) - Curiosón | refranes populares | las mejores fotos | pueblos de España

GRANDES COMO SU NOMBRE

La Abadía de Lebanza (II)



Tiempo de reflexión. Tiempo de estudio.
Somos herederos de una tierra
con una historia sorprendente

Froilán de Lózar

Carta de fundación


Nos encontramos ante la carta de fundación y dotación en el año 932 del monasterio de Santa María de Lebanza por el conde Alfonso Díaz, que se dice hijo de Diego Muñoz, y de su mujer, Justa [118]. Es una constante en la Edad Media la fundación por parte de la gran nobleza astur-leonesa, en este caso un miembro de la familia Beni-Gómez, señores de Carrión, Saldaña y Liébana, de centros monásticos enclavados en sus dominios y sobre los que ejercían una permanente tutela. La importancia de este documento radica, además de su rareza y antigüedad, en el elevado número de villas pobladas que los condes entregan al abad Gonzalo, y que se emplazan en su mayoría en la Montaña Palentina y Liébana [119]. Aunque de contenido esencialmente auténtico, los investigadores aclaran que el documento original fue interpolado en el siglo XII, cuando se hace esta copia que conservamos, para adecuar topónimos e instituciones a su tiempo [120].

     A dicho año, el 932, se remonta la fundación de Lebanza (Nebantia), que según una carta documentada pertenece entonces a Cervera [121]. Idéntica denominación se le da en otro documento de Santo Toribio de Liébana, del año 941: “dono ad Sancta María Nebantia” [122]. Para los investigadores, Lebanza proviene del latín “levare” y se hace difícil reconocer que los nombres de Labancia y Lebancia, usados desde el siglo XII, sean una corrupción de su nombre primitivo. El investigador palentino Roberto Gordaliza lo relaciona con el arroyo lebaniego de “Nevandi” (Espinama), pues explica que Nevandi y Nebantia son palabras ibéricas compuestas [123].

Labanza > Lebanza.
Lo cierto es que en el solar que hoy ocupa la actual Abadía existió una ermita mozárabe del siglo X, fundada por los condes lebaniegos Alfonso y Justa en el año 932. En el cartulario del monasterio de Santo Toribio se conservan dos documentos fechados en el año 925. Uno de ellos es considerado apócrifo, pero en otro se recoge la historia de cómo los condes de Liébana Alfonso y Justa hacen un donativo a la iglesia de Santa María de Lebeña.

A los fundadores de la Abadía se les atribuye la construcción de una ermita en Lebeña con el objeto de dar cobijo a los restos de Santo Toribio.

Lo mismo que ocurre en San Salvador con la leyenda de la muda  –lo veremos en el apartado de este pueblo-  en ésta se explica, cómo, al realizar el traslado de los restos, ambos condes pierden la vista, motivo por el cual se decidió devolver las reliquias al monasterio y estos recuperan la visión y aquel hecho les mueve a donar todas sus propiedades. Otra versión cuenta que es el conde Alfonso y los cincuenta hombres de su ejército los que pierden la vista al intentar llevar las reliquias del Santo por la fuerza. Como parece lógico, ninguna de las dos versiones tiene calado histórico.

     A Martín Mínguez, cronista de Palencia, se le cita como descubridor de un documento inédito, donde consta que el fundador de la iglesia de Santa María de Lebeña, estudiada por Lampérez, lo fue también de la de Lebanza. El conde Alfonso y la condesa Justina, levantaron pues a principios del siglo X, simultáneamente, dos iglesias de planta distinta: Lebeña, de tres naves, y Lebanza, de cruz. Otro documento importante es la dotación de Lebanza, donde Alfonso y Justa, con sus hijos y parientes, donan al abad Gundisalvo y a los demás frailes la iglesia con sus términos, así como todos los pueblos y heredades que disfrutan [124].
     Según otras versiones este monasterio fue fundado en acción de gracias por la victoria de los cristianos de Asturias sobre un ejército moro, capitaneado por un tal Mugahit, aproximadamente en el año 794. La batalla tuvo lugar en los campos de San Salvador [125] que por este motivo pasó a llamarse San Salvador de Mugahit o Muga.

___________________________


[118] Documento. Carta de Fundación y dotación. 25 de agosto de 932. Pergamino. Pregótica documental. 327x546 mm. Copia del siglo XII ex. Archivo de la Catedral de Palencia.
[119] Ruesga Herreros, Laurentino, “El Conde Alfonso era hijo de Ordoño el Ciego; éste era pariente de Ramiro II pero rebelde a su causa sucesoria. La Condesa era hija de D.Diego Múñoz, primer conde de Saldaña. En un documento perteneciente al Cartulario de esa Abadía se confirman sus términos y hacen donación a la misma de muchas posesiones –iglesias y tierras– en muy diversos lugares que van desde Saldaña a Panes.”
[120] Véase la edición de J.Montenegro Valentín, “Colección diplomática de Liébana (Santander, 1989), pp. 165 y 508-510
[121] Pérez de Urbel, Condado, p.1106
[122] Cartulario, Ed.Sánchez Belda, n. 46 Este editor duda de que Nebancia equivalga a Lebanza. Otra cosa será Santa María de Lubancia, mencionada en otro diploma de Santo Toribio.
[123] Roberto Gordaliza, Toponimia palentina. Nebantia es Naba-anka “campera pequeña”. La evolución fue Nabanka > Nabanza
[124] Navarro García, Rafael, "Catálogo monumental de la provincia de Palencia, pág.189, 1939
[125] Según otros documentos, San Salvador de Campo de Muga se repobló el  (29 de Agosto de 1186). Allí murieron 60.000 árabes y el propio capitán infiel. Otras fuentes señalan que reinando en Asturias Alfonso VIII el Casto, en el siglo XII, donó La Pernía, San Salvador y Lebanza, junto con sus ermitas e iglesias, al Obispado de Palencia [126]. En el siglo X, hacia el 950, Guestilde da a Lebanza propiedades, efectos y ajuares. Según consta en el Becerro, este mismo siglo la Abadía vende haciendas y tierras.

"Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería".  Editorial Aruz, 2ª Edic, Julio 2009
Un exhaustivo estudio de la historia, las tradiciones, los personajes, las leyendas y las anécdotas de los pueblos que se encuentran entre Cervera de Pisuerga y el Puerto de Piedrasluengas. El libro recoge el trabajo de investigación realizado en los últimos 30 años por el autor perniano Froilán de Lózar.
Gremio de Editores de Castilla y León, Octubre de 2011


4 comentarios:

Adara Diaz Rojas dijo...

Si el Conde se llama Alfonso Díaz según los documentos ¿cómo puede ser que sea hijo de Ordoño? ¿no debería entonces llevar por apellido Ordoñez? Y me pasa lo mismo con Justa, que no aparece documentada en ningún sitio como hija de Diego Muñoz. Sus hijos fueron: Munio Díaz, Gómez Díaz (sucesor), Elvira Díaz, Osorio Díaz y GUntrodo Díaz, del cual se sabe poco o nada.

Froilán De Lózar dijo...

Durante la Edad Media, había libertad para elegir segundo nombre. Los apellidos empiezan a utilizarse dirante los siglos XI y XII. En nuestro caso hay datos curiosos que a mi me llamaron la atención, porque el Conde de un lugar aparecía con nombre distinto en otro.
Barrio y Mier aborda este asunto con cautela en el manuscrito que daba a conocer oportunamente el académico Santiago Francia. Al hablar de Munio Gómez y de Rodrigo Bustios, (en otros lugares se le cita como Rodrigo Gustios) que existieron, que fueron condes, y que dominaron de alguna forma estas comarcas, aclara que no hay ningún documento donde se les cite.
Es decir, que hay mucha oscuridad al respecto, salvo los documentos que se citan al respecto de la duda que expones.
Alfonso Gómez Casares escribe al respecto en “Regio Cantabrorum”:
“¿Por qué se ha escondido el origen de este conde? ¿Por qué aparece sin apellido? Son preguntas enigmáticas que juntándolas a la escritura apócrifa de Santo Toribio (Doc. nº 33 -año 925-) en la que se refiere el relato fabuloso de la ceguera del conde al intentar trasladar el cuerpo de Santo Toribio desde San Martín de Turieno a Lebeña me han llevado a indagar sobre el oscuro pasado que esconden. Dicho documento nos demuestra que Alfonso tenía sus propiedades en Lebeña, Cesera y en el bajo Cereceda . Por lo tanto, en los tiempos en que se levantó la iglesia de Lebeña la autoridad de Liébana y su centro de poder religioso y laico estaban allí.
En el documento sobre la fundación del monasterio de Santa María de Lebanza –año 932- dice ser hijo de Diego Muñoz y Tegridia pero esto resulta imposible y mas si nos atenemos a la relación de hijos que le firman pues se corresponden con personajes históricos que vivieron casi una centuria posterior al hecho referido. Figuran profusamente en la Colección Diplomática de Piasca o en el Cartulario de Cardeña, por lo que se trata de una confirmación o de una falsificación para ocultar la memoria de nuestro personaje...”

Después, este mismo estudioso da una serie de tesis personales, hurgando en documentos, pero, en definitiva, en la historia de tantos años atrás, es muy arriesgado pronosticar nada.
Yo me fio de mis fuentes, pero ni eso puede despejar dudas y preguntas como las que tú expones.
Gracias por la lectura. Buén verano.

Adara Diaz Rojas dijo...

Gracias Froilán, ya había leído la teoría de "Alfonso Froilaz" que expone Alfonso Gómez Casares en su página web, muy interesante. Todo esto parte de que mi lectura de verano es la breve crónica escrita por Laurentino Ruesga y él aporta los datos que haces constar tú y como no me cuadraba el apellido por eso me he puesto a remover y he llegado a tu blog y a otros tantos intentando dar con datos verídicos o no, simplemente por tener más datos y ver de cuáles podría partir. Algo bastante complejo por lo que veo sobre todo sin tener acceso a documentos como teneis vosotros. Pero igualmente me satisface esa faceta de la historia perniana, toda enmarañada, contradictoria a veces y dificil de descifrar. ¡Un saludo!

Froilán De Lózar dijo...

Gracias a ti, Adara. Veo que le has cogido gusto a nuestra historia. Si sigues adelante, verás cómo se bifurca, como se extiende, cómo abarca pueblos y tierras. Pero hay capítulos que te atrapan definitivamente.
Un saludo.

Curiosón | refranes populares | las mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates