Refranes populares, las mejores fotos y pueblos de España

Ocurrió en el año 1898 - Curiosón | refranes populares | las mejores fotos | pueblos de España

GRANDES COMO SU NOMBRE

Ocurrió en el año 1898



MPMoreno
Observando la vida







Mi abuela materna tenía el pelo ralo, bastante negro para su edad y muy largo. Se lo peinaba recogido en un moño, el típico moño de abuela. Yo nunca la vi salir a la calle aunque andaba perfectamente sin ayuda de bastón. Un día se cayó en su casa y le tuvieron que escayolar un brazo. Durante ese tiempo yo iba a peinarla.
  • Abuela, que yo no sé hacerte el moño.
  • No importa. Péiname bien todo el pelo y me lo recoges como puedas.
  • Una trenza como las que me haces tú sí sé hacerte.
  • Vale, pues hazme una trenza.
Y así fue como vi por primera vez el pelo tan largo que tenía mi abuela. Nunca se lo había cortado y le cubría toda la espalda. Con el pelo perfectamente recogido resplandecía su amplia frente, su cara ancha y sin arrugas y sus ojos pequeños y cansados con el mirar de las personas que están acostumbradas a ver mucho y callar bastante. Llevaba vestidos de color oscuro que le llegaban casi hasta los tobillos y siempre se ponía un mandil negro recién planchado, no se lo colgaba del cuello sino que lo sujetaba con dos imperdibles. Parecía una gran matrona, transmitía quietud y bondad aunque también inspiraba respeto.
Se pasaba las horas sentada en una silla baja ante la ventana de la sala de su casa. Desde allí veía los que iban o venían de la iglesia, los que pasaban con los cántaros de agua, los que cogían el autobús de línea para ir a la ciudad, las mujeres con sus baldes de ropa camino del lavadero, los niños que con su cabás iban a  la escuela, los que se encontraban y charlaban un rato o los que parecían tener prisa y pasaban como una exhalación.
Tenía al lado un cesto de mimbre lleno de ropa que ella cosía sin  descanso. Era nuestra ropa: los calcetines que dejaban ver el dedo, el siete en algún pantalón y algún vestido al que había que coger el bajo. 

Es 1 de agosto de 1898, año fatídico de la guerra de Cuba y la independencia de Filipinas. En esa silla baja, ante la misma ventana, está sentada una niña de 8 años ajena al devenir de los acontecimientos históricos del país. Se afana en terminar el pequeño tapiz para regalárselo a sus padres.

Después de comer, arrastra su pequeña sillita hasta la ventana de la sala y, mientras los demás duermen la siesta, aprovecha para avanzar en su tarea. Se olvida del calor y del tedio que flota en el ambiente y aprieta los labios con una fijación extrema cruzando las puntadas y contando los hilos para que el dibujo le salga perfecto. Con su pequeño cuerpo inclinado sobre la labor resalta su pelo negro y brillante recogido en dos trenzas con lazos blancos. El traqueteo obstinado de un carro le obliga a alzar la vista y se encuentra con el polvo que levanta al pasar.  Sus ojos vivos y muy expresivos contrastan con la seriedad de su gesto que está en sintonía con su vestido azul oscuro.

El viento caliente tiñe  el cielo de gris hasta que un trueno quiebra la tranquilidad de la tarde y la luz serpenteante rasga el firmamento. Aparecen las primeras gotas de lluvia que impregnan el ambiente con el olor de la tierra húmeda. Se está preparando un nublado. Los jornaleros, que no pueden seguir trillando en la era, regresan y tienen que atar los caballos y mulas en las cuadras porque están muy nerviosos de tanto tronar el cielo. El ama de llaves, que casi siempre acierta en sus predicciones sobre el tiempo, sólo da vueltas por la casa muy agitada a la vez que asegura las contraventanas para que no se golpeen. Se está llevando a cabo una tala de olmos centenarios, encinas y robles para dejar limpio el cauce del arroyo y despejar las riberas. Pronto el estampido producido en las nubes por una fuerte descarga eléctrica rasga los cielos y cae un diluvio que rápidamente inunda lo que por su aridez y sequedad es impensable imaginar. Se va acercando un sordo rumor que retumba por todo el valle. La lluvia  torrencial que arrastra piedras, lodo y troncos desde lo alto del monte desborda el pequeño Arroyo de los Pastores que cruza el pueblo a la vez que lo va anegando todo. 

La niña escudriña desde la ventana lo que pasa ante sus ojos y no puede creer que las casas cercanas al arroyo estén inundándose y  algunas empiecen a derrumbarse. Se queda paralizada como si un presentimiento de catástrofe la sobrecogiera. Un estrépito le hace saltar de su silla y ve cómo los troncos recientemente talados embisten contra las casas como arietes medievales demoliendo el duro adobe castellano. Las viviendas son arrastradas dejando tras de sí un panorama desolador: enseres impulsados como barquitos de papel,  aperos de labranza saltando como si tuviesen vida propia, animales domésticos y cuerpos de personas que no pueden mantenerse a flote y que la corriente arrambla valle abajo hasta la vega del Pisuerga. El pueblo entero parece que va  a quedar sumergido.

Todos los de la casa están inquietos y muy asustados  al oír el agua que golpea la puerta de entrada y que empieza a filtrarse. Ante la imposibilidad de guarecerse de la lluvia sin correr peligro, se precipitan escaleras arriba oyendo el chocar de muebles al ser arrastrados  en la planta baja. Por la buhardilla salen al tejado y a pesar de lo peligroso que resulta sostenerse, allí se quedan empapados y anhelantes. Desde esa atalaya son conscientes por primera vez de las  dimensiones de la tragedia. El poder del agua sin control se les muestra con toda su virulencia y los deja atónitos. Les llegan gritos aterradores mezclados con  ruidos estruendosos mientras el agua engulle todo lo que encuentra a su paso. Los hombres duros del campo hechos a las inclemencias del tiempo mantienen un amargo rictus en el rostro y lágrimas silenciosas resbalan por el semblante de las mujeres que intentan calmar a sus pequeños. Todo empieza a estar envuelto en tinieblas. La inquietud es cada vez mayor y tienen que hacer un esfuerzo supremo para no moverse hasta que amanezca y puedan ver el nivel del agua. 

Una niña de siete años, agotada y sin fuerzas, se escurre del brazo de su madre y rueda por el tejado. Todos oyen el golpe de su cuerpo al chocar con el agua. 

Después de una larguísima noche se presenta la mañana más triste que el pueblo de Villamediana pueda recordar, una mañana envuelta en barro, destrucción y muerte que los vivos reflejan con tan horrible aspecto que parecen muertos vivientes.
___________________

Sobre mí

Nací en el mismo lugar que mis progenitores y demás ascendientes. Crecí entre inmensos campos de trigo, destellos irisados de las minas de yeso, el dulce sabor del mosto una vez pisada y prensada la uva y el aroma envolvente del romero, el tomillo y el espliego. En la adolescencia descubrí mi pasión por la lectura y me enamoré de las palabras. Me hubiera gustado ser un Juglar Medieval para ir de pueblo en pueblo como Contador de Historias. Al pertenecer a otra época he encontrado acomodo en el blog Observando la vida dentro de este sistema virtual llamado blogosfera. Me gusta observar la vida que late en flashes momentáneos, las emociones que afloran con los recuerdos, la mirada reflexiva sobre el acontecer de un instante, el placer de la buena compañía, la soledad junto a un buen libro, las palabras hermosas, los versos que rozan la piel y sobre todo, sonreír a la vida. 

Blog de Pilar: Observando la vida


28 comentarios:

Macondo dijo...

Ya sabían los que Curiosón a quien invitaban. Magnífico relato, María Pilar.
Un abrazo.

Mariano Waspy dijo...

Muy emotivo...
Enhorabuena por la participación.
un saludo

paco kali dijo...

La naturaleza muchas veces marca nuestro devenir ofreciendo un
filón de temas variados de los que beben los escritores.
Preciosa entrada, bien llevada y con un regusto algo agrio, pero
contar las cosas como las vemos no implica que su final sea
bello, ni acabe bien, es solo un final que merece ser contado.
Un fuerte abrazo.

Marcos dijo...

Maria Pilar nos has hecho revivir el pasado con gran realidad, que duda cabe que habrías sido un juglar muy apreciado. Muy bueno

mpmoreno dijo...

Agradezco sinceramente todos vuestros comentarios, tanto los que vais dejando aquí como en mi blog.
Y gracias a ti Froi por invitarme a este espacio.
Cariñoso abrazo para todos ;)

Froilán De Lózar dijo...

Casualmente, este fin de semana doblo en el trabajo, por lo que no he podido promocionarlo como quisiera, como suelo hacer con el resto de amigos que han querido firmar en esta sección del blog.
Pero ahí queda para muestra, reflejo de la historia, poniéndonos en el lugar de aquellos que pasaron por ella. Todo sirve al efecto de conocer y compartir, que es lo que nos alienta.
Gracias a ti por entrar a firmar parte de este cuaderno. Y gracias a quienes regularmente se pasean por sus páginas.

Zavala dijo...

Un relato emocionante. Sobre todo me gusta la primera parte, la de la niña con su abuela.

Rosy Val dijo...

Buena contribución Pilar.
Magistrales descripciones, qué bien contada esta historia homenaje.
Un abrazo

Laura de Bife dijo...

Excelente relato y homenaje, muy emotivo. Entrañable!

Towanda dijo...

Gran historia con una recreación de ambientes verdaderamente estupenda.
Felicidades a la autora y al anfitrión.

Gracias por enseñarme este sitio mpmoreno.

Besos.

juan merkader dijo...

Emotiva y brillante como siempre, enhorabuena. Bsosss. Gracias por darme a conocer este Blog que voy a curiosear un rato...

ana dijo...

Esa historia tan trágica sólo se puede convertir en hermosa cuando han asado más de 100 años y se cuenta así de bien. Hubo 27 muertos, la lápida del pueblo recuerda sus nombres. Pero la niña que cosía sobrevivió para convertirse en abuela y, lo más sorprendente, su tarea de punto de cruz de aquella tarde también sobrevivió. Se puede ver una fotografía de la misma en otro relato del blog de Pilar "observando la vida"

Mercedes Pajarón dijo...

Encantadísima de haber pasado por este estupendo blog para leerte. La blogosfera nos tiene reservada siempre una agradable sorpresa, ¿verdad?

Felicidades. Un beso.

ines camaro sanchez dijo...

Muy emotivo el relato de Pilar y también doloroso ,pues por muchos años que pasen algo así no se olvida.Lo se por esperiencia pues en la comarca donde nací en el año 1959 ocurrió también una tragedia con agua por la rotura de una presa en plena noche,144 muertos que aún duelen.Algunos que sobrevivieron a aquello aún se preguntan porqué ellos se salvaron.Para alguna que conozco fué porque la vida aún le tenía reservadas cosas peores y aún está en ese impás de espera de no saber cuanto más.Desde luego sucesos así nos hacen más fuertes, uno sabe apreciar más las pequeñas cosas y disfrutar la vida con cosas sencillas.
Un abrazo para Pilar y para ti Froilán.

dolega dijo...

¡Que buen relato!
Impresionante y emotivo, sobretodo por cómo lo describes.
Un acierto invitarte.
Besazo

la MaLquEridA dijo...

Muy buen relato y sobretodo bien escrito, te felicito.


Un abrazo

Katy Sánchez dijo...

Una historia real y conmovedora que se repite a veces. Un recuerdo de la infancia imborrable que incluso sin ser la protagonista queda grabado. Contra la fuerza naturaleza nuestros esfuerzos a menudo son inútiles.
Bss y buena semana

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

Un relato escrito con el corazón.

Una belleza, aún en su crudeza.

Un abrazo, Pilar

Y un saludo al dueño de este blog que visto por primera vez, volveré a leerlo con más calma.

Oski dijo...

Vívido recuerdo de una tragedia lejana. El lector casi puede estar ahí. La imagen de la niña que cae al agua es sobrecogedora...Hay cosas que no se deberían olvidar nunca.

Gran homenaje a los que allí cayeron.

Abrazos.

La abuela frescotona dijo...

hermoso relato y triste historia, felicitaciones tu anfitrión estará orgulloso de su elección de escritora, saludos amigos

Kasioles dijo...

Precioso relato, mis sinceras felicitaciones.
Hoy el Pisuerga fluye tranquilo, regando la arboleda que hay a cada lado de su cauce.
Ojalá nunca vuelva a repetirse su furia.
Te dejo cariños para compartir.
Kasioles

Isa Ramos dijo...

Muy bonita aunque muy triste la historia.
Tu abuela era como todas las abuelas de antes. Con moños enormes porque tenían el pelo muy largo. Con faldas anchas hasta los tobillos y de color negro. Con esos mandiles a juego con la falda atados a la parte de atrás de la cintura. Y con esas faltriqueras escondidas bajo el mandil

Y remendaban toda la ropa de la familia porque antes no se podía tirar nada hasta quedar inservible de verdad.

El lugar me recuerda mucho a mi pueblo porque allí también se trillaba en la era.
Perdón por esta invasión, vengo del blog de http://mpmoreno.blogspot.com.es/
Saludos

Froilán De Lózar dijo...

No es un blog donde se prodiguen mucho los comentarios. Son temas muy variados, muy seguidos, y como cada vez tenemos menos tiempo para todo, pues procuramos también resumir todo lo posible las entradas que vamos compartiendo.
Agradecer nuevamente vuestras visitas y comentarios, que han sido generosos, especialmente con el relato de Pilar.

Anónimo dijo...

Simply wish to say your article is as surprising. The clearness on your publish is just nice and
i can suppose you're an expert on this subject.
Well with your permission allow me to seize your feed to
keep up to date with impending post. Thanks 1,000,000 and
please continue the rewarding work.

my web page :: muscle enhancers

Anónimo dijo...

I don't even know how I finished up here, but I assumed this
submit was once good. I do not recognise who you are
but certainly you're going to a well-known blogger if you
happen to are not already. Cheers!

Have a look at my blog :: Hugegenic Supplement

Anónimo dijo...

That is really interesting, You are an excessively professional blogger.
I have joined your rss feed and sit up for seeking more
of your fantastic post. Additionally, I've shared your web
site in my social networks

Take a look at my web page Alba Skin Care

Anónimo dijo...

Do you have a spam issue on this site; I
also am a blogger, and I was wanting to
know your situation; many of us have developed some
nice practices and we are looking to exchange strategies with other folks,
why not shoot me an e-mail if interested.

Feel free to surf to my web site Vita Cleanse Reviews (http://www.themummyadventure.com/)

Curiosón | refranes populares | las mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates