LA OLMEDA, 50 ANIVERSARIO

Cuerpo desnudo

(III. 7.) SIMBOLOGÍA TERAMÓRFICA.

Es ante todo un estado de la condición humana en el paraíso, un símbolo de estado libre de pudor y de pecado. Tras el engaño de la serpiente, en el instante del pecado original, el género humano a través de Eva transforma el Conocimiento en límite de su propia Libertad, en estado de pecado, lo cual despierta su pudor y le obliga a esconder su desnudez.

Como el pintor que "conoce" el tamaño del lienzo por pintar o el escritor que se enfrenta a la medida del folio por escribir, cercena su libertad y lo constriñe y sujeta a lo previamente establecido - incluso por uno mismo-, "pecando" si se extralimita y perdiendo el pudor de su desnuda libertad creativa.


La idea de desnudez asociada a un estado de pureza que proyecta el alma a un mundo superior puede manifestar una influencia gnóstica, pues según Jean Chevalier, los gnósticos “ven la desnudez como un símbolo del ideal a alcanzar. Se trata en ese caso de una desnudez del alma que rechaza el cuerpo, su vestidura y su prisión, para hallar de nuevo su estado primitivo y ascender a sus orígenes divinos”.

En la iconografía cristiana es habitual la representación del alma como un cuerpo desnudo, y desnudos se presentan, igualmente, los resucitados.




Sección para "Curiosón" del grupo "Salud y Románico".

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates