LA OLMEDA, 50 ANIVERSARIO

Anarquismo frente a la crisis mundial: El problema de la transición

John P. Clark


Publicado en "Testimonio", suplemento de Tierra y Libertad, México, Abril de 1984.Traducido por Ismael Viadiu






Otro argumento común contra la posición anarquista es el de que la transición hacia una sociedad anarquista tendría resultados desastrosos, dado el alto grado de interdependencia entre la actual economía mundial y el presente nivel de urbanización. El anarquismo es visto como un cambio que implicaría un cataclismo, la destrucción inmediata de toda la compleja organización, y una regresión a la independencia comunal.

Pero como ya ha sido señalado, los anarquistas no abogan por la completa independencia comunal. Sino más bien por una interdependencia orgánica que empieza con las unidades sociales más fundamentales y edificando, a través de la federación, a la humanidad como unidad.

Los anarquistas no han propuesto que el cambio tecnológico y la descentralización deben ser tomados como principios absolutos para ser aplicados dogmáticamente, sin importar lo que las necesidades humanas puedan dictar. Los anarquistas no abogan porque toda la tecnología sea destruida, mientras esperamos que formas alternativas liberadoras sean desarrolladas e instituidas. Ellos proponen, en su lugar, que la investigación actual debe ser realizada sobre tecnología alternativa y que el pueblo empiece a usar tales formas liberadoras lo máximo  posible, ello mientras la alta tecnología continúe predominando. Por ejemplo, mientras los anarquistas rechazan completamente la conversión a la energía nuclear, no abogan, sin embargo, porque esos otros recursos energéticos sean eliminados, sino que deben ser reemplazados progresivamente por otras alternativas, como son la solar, eólica, metano, geotérmica.

De manera similar, los anarquistas no abogan por la descentralización a través de la aniquilación o reagrupamiento forzoso de los habitantes de la ciudad. Muchos anarquistas aprueban las ciudades a escala tradicional y abogan por políticas tales como la de asambleas vecinales, la integración del trabajo, el juego y los lugares públicos, jardines y talleres comunales, y planteamientos semejantes para transformar el medio urbano.

Sin embargo, los anarquistas prevén reducir las inhumanas megalópolis al nivel de la ciudad y un proceso progresivo de síntesis ciudad-campo. Lo que consideramos una necesidad inmediata no es el desplazamiento de grandes masas populares sino la institución de la democracia directa a pequeña escala en la forma de asambleas vecinales y factoriales.
___________

Jhon Clark (Isla de Nueva Orleans) es profesor emérito de la Universidad de Loyola. Fue profesor distinguido de Cartas humanas y profesiones, profesor de filosofía y miembro del programa de medio ambiente Gregory F. Curtin.

Curiosón | refranes populares | las mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates