secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

Música y Poesía en Pernía

"Aunque soy de la Pernía"
Fue dictada por Pablo Martín Gaitón, natural de Camasobres,
el 16 de Febrero de 1963. La dictó en Guardo.

Luis Guzmán RubioCompositor y musicólogo, maestro de Claudio Prieto(*)
Desde septiembre de 1939, fecha en la cual Saray Plaza, de Camasobres, dictó a mi padre (q.g.h.) la bella tonada que él armonizó y tituló "La Mozuela de Camasobres", hasta el último Festival de la Montaña Palentina celebrado en Cervera de Pisuerga en agosto de 1984, han sido cientos de tonadas de baile, rondas, villancicos, leyendas, romances, costumbres, juegos infantiles y de campera, los que han pasado -cuando lo requería- al papel pautado para engrosar el Cancionero de la Lírica Musical de la Montaña Palentina.La razón y la historia prueban de común acuerdo que es ingénita en el hombre la necesidad del canto, y muy principal el papel que desempeña en la vida. La misma naturaleza parece habernos hecho presente de él, como dice nuestro Quintiliano, para ayudarnos a soportar fatigas y los cuidados de la vida.El uso de una sola palabra, "Madre", ¡cuántos acentos musicales tiene! No olvidemos que en el ser humano van íntimamente unidos los dos lenguajes: música y poesía.
La canción en Pernía
¿Cómo es la canción en Pernía?. Sencilla, muy sencilla, como corresponde a zonas de difícil acceso, por las cuáles ni los conquistadores, si pasaron, se detuvieron. Zona de tremendas y hermosas montañas, pequeños pueblos aislados de núcleos urbanos y que las más de las veces constituían un conjunto familiar.

El pueblecito de Tremaya
no me lo mientes;
se compone de Buedos,
riveros y fuentes.

Sólo las comunicaciones festivas del día de la función (San Lorenzo, en San Felices y Lores, Las Nieves en Polentinos, Nuestra Señora en Tremaya y Santa María de Redondo, San Justo en San Salvador, San Pedro en El Campo y las romerías de Santiago y Santa Ana...etc), eran los que ponían en comunicación a la juventud de La Pernía. La canción era y es innata, sin contaminaciones, aunque con alguna semejanza con Cántabros y alguna, menos, con Astures. Las tonadas de baile, "a lo bajo" o jota, "a lo alto" o agarrao y "a lo ligero" o menudillo, que eran cantadas por moza o mozo, haciendo sonar al ritmo adecuado la pandereta y a su vez ayudados por un tañedor de tambor o en su defecto, el fondo de una cazuela. Los textos poéticos, las más de las veces, se corresponden con cuartetas octosilábicas, si bien, también usan versos hentasilábicos y de menos sílabas, aunque para mantener el ritmo correspondiente prolongue la última sílaba con melismas o añada en las más de las veces las sílabas de la,la,la. La melodía también sencilla. Hay canciones deliciosas, cuyos sonidos están comprendidos en las tres notas que forman un intervalo de tercera. "Me diste las avellanas", dictada en Santa María de Redondo por Rosario Rueda.


La Mozuela de Camasobres, fue dictada por Saray Plaza en el año 1939,
al padre del autor de este artículo, Antonio Guzmán Ricis.
La canción de Ronda
La canción de Ronda adquiere más personalidad. Ya son pocos los que recuerdan el cantar de nuestros mozos cuando regresaban del monte cargados de ramaje para enramar a las mozas. Los que regresaban de las romerías por senderos y valles, se acompañaban -ya entrada la mañana- con sus varoniles canciones. Ya no se oye a los mozos y mozas de Camasobres cuando terminado el baile, al lado de la carretera, se retiraban cantando hasta las casas altas del pueblo.
Villancicos y canciones religiosas
Son pocos los que quedaron como sedimento de lo enseñado por los sacerdotes de los pueblos y también las canciones de penitencia enseñada por los misioneros que periódicamente visitaban los lugares. De todo ello quedó la mejor constancia en los versos que las mozas cantan a la Santísima Virgen el día del domingo de Pascua en "El encuentro". Sí perdura la salve popular que mozas, mozos y pueblo en general cantan el día final de la novena a la Virgen de Viarce en Santa María de Redondo. La letra empleada en las canciones es para ensalzar el lugar que a uno le vio nacer, de cariño hacia la amada, insinuaciones de veladas, ternuras o despechos; de todo lo que dentro del corazón de la cantadora pueda estar anidando con el más hermoso candor de la gente de la montaña.

PEQUEÑITA ME CRIÓ MI MADRE

"Pequeñita me crío mi madre", fue dictada el 15 de mayo de 1950 por un grupo de mozas de Areños:
Susana y Domitila Díez, Hortensia y Araceli Fernández, Teresa Sordo, Nélida y Celia Martín,
Anita Duque, Esther y Sagrario Díez, Consolación Fernández, Angelita Diez y Mercedes Azpiazu.
De las costumbres
Reyes, Marzas, Semana Santa, Navisarios, Festividad de todos los Santos, Bodas, Bautizos...etc, merecen una especial atención las bodas. Es una maravilla el canto de "La enhorabuena", escucharle en vivo, seas o no participante, es algo difícil de describir pues cada cuarteta es un compendio de sabiduría humana, con las frases más amorosas que se pueden escuchar y que hacen remover todo nuestro sentir.
Por ser el último día,
que gozas de mocedad
todos los mozos y mozas
te vendremos a acompañar.

O si nos adentramos ya en el día de la boda, cuando cantan las mozas a la compañera que se las va:
Despídete compañera
de la casa de tus padres,
que no volverás a entrar
solterita como sales.

Romances, leyendas... Las largas noches de invierno hacen a los mozos y mozas, a los ancianos y menos jóvenes reunirse -para acortar la noche-, en grandes cocinas -"Veladeros"-, donde a la luz de un tizón o del candil de aceite de hayuco, se cantaban y recitaban. Aquí, quiero recordar las más pernianas: "Carracedo" y "Peña Tremaya" y últimamente las recopiladas por Froilán de Lózar: "El horquero". Es difícil resumir en unos folios lo que ha sido y es el folklore en la incomparable Pernía. Incluyo algunos ejemplos musicales que han sido recopilados en la zona. Aprovecho también para recordar a todos los pernianos la obligación que tenemos de recuperar todo el legado que nos dejaron nuestros mayores.Hace ya dos años que comenzó el Festival de la Montaña Palentina, patrocinado por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Palencia [2], y creo que éste puede ser el medio por el cual, estimulados, descubramos a propios y extraños que Pernía ha tenido y tiene personalidad propia, que la juventud es alegre y unida; e una palabra, que nos sentimos orgullosos de la Montaña Palentina y en particular de ser Pernianos.

"La noche de las natas", Ronda que fue cantada en el Primer Festival de Canciones y
Bailes de la Montaña Palentina, celebrado en Cervera de Pisuerga el 15 de Agosto de 1983.
La cantó José Martínez y varias mozas de Polentinos.

________________________

[*] En el momento de la publicación de este artículo, Luis Guzmán Rubio, hijo del insigne maestro Guzmán Ricis, acababa de grabar el Orféon Universitario de Valencia con canciones palentinas para el cuarto disco que presentó en Palencia, acompañado por Felipe Calvo y José María Fernández Nieto.

[2] Como discografía, tenemos grabadas por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Palencia, las canciones pernianas: "La Mozuela de Camasobres", "¿Dónde vas a por agua?", "No quiero tus avellanas", "Escenas de la Montaña Palentina" y últimamente, "A la entradita del pueblo", todas armonizaciones de mi padre.

ARTÍCULO-ENSAYO
@ Luis Guzmán Rubio
Revista literaria Pernía, Núm.5 | Febrero de 1985



NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.