secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

OTRAS SECCIONES

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

La pobreza es un río desbocado

La pobreza es la puerta del martirio. Es un arma sin alma que se asedia al porvenir y mata la esperanza. Los tifones, las riadas, los huracanes, los terremotos, atacan siempre a los más pobres, a quienes viven casi con lo puesto, a quienes mueren de forma brutal, tragados por ese ímpetu bravío de los elementos, a quienes viven abrazados el resto de sus días a un montón de recuerdos.





Froilán de Lózar




Y es posible que mañana, la gran mayoría de los que viven bien, de los que vivimos, nos olvidemos del asunto, envenenados como estamos por tantas historias. Ahora resulta que los expertos ya lo habían advertido: "Vendrá un diluvio". ¿Y qué más da? ¿Vamos a pegarnos con lo que mande el cielo? El alcalde de Cerro de los Reyes, declaró que "las muertes podían haberse evitado". Hay que buscar culpables como sea y no rendirnos a esa vieja sintonía que nos aconseja no ir contra natura. Al río lo que es del río. No desarmarle como si de un puzzle se tratara, meterle entre cuatro tubos o habilitarle un camino distinto, porque, al final, como se dijo, como nos enseñaron en la escuela, el río vuelve a su cauce. A Yebra (Guadalajara), le tocó la tragedia hace 20 años (1995). La calle principal del pueblo se encontraba en una vaguada. Murieron 10 personas. ¿Cuántos Cerros de los Reyes, cuántos Yebras, cuántos Biescas quedan en España?


Una cruz sobre otra. Un río de barro que se adentra en el pueblo sigilosamente, de noche, y va empujando puertas, y va llenando las estancias, como si se estuviera repitiendo alguna de las plagas con las que Moisés, guiado por Dios, castigó a Egipto.



No hace falta mucha imaginación para situarse en el lugar, a esa hora en que mucha gente duerme, y otros muchos se olvidan de que viven en el paro sentados aquel año ante "La sonrisa del pelícano" o "Crónicas Marcianas". Ibarra, el presidente polémico, que siempre veía espinas en otros paladares, anunció: "algo aprenderemos de la tragedia".



Y sí, se nos cuaja en la garganta este modelo de resignación que ya arrastramos desde niños. Este país de expertos donde los hidrogeólogos te sugieren el modelo de vivienda y el lugar idóneo para enclavarla lejos de la tragedia; donde los periodistas te pintan sobre el papel las previsiones y donde los alcaldes ponen a Dios por testigo de la velada culpabilidad de los gobiernos.



Parecemos condenados al suceso. Dice Umbral que a los banqueros no les pilla. Nos cebamos en conclusiones y preguntas para después de la tragedia. "¿Y si hubiéramos ido...?¿Qué hubiera pasado si...?", sin darnos cuenta que tal historia es ya pasado, que veintitantas vidas se han quedado de repente en el lodo. Cuando llego a este punto siempre me acuerdo de José María, me refiero a "Peridis", que hablaba en Cervera de las raíces, de las casas, de las personas... Me acuerdo de la lucha titánica de los habitantes de Riaño, remisos a abandonar sus casas ante el ahogamiento de su pequeño pueblo. Cuesta mucho dejar el hogar donde has echado las raíces. Para muchos no es fácil cambiar el orden de su vida, aunque vivan sobre la boca del volcán. En algo tenía razón el presidente Ibarra: "No puedo levantar el teléfono y decirle a la policía que acote una calle".



Todos tratan de eludir responsabilidades, sobre todo cuando hay muertos. Y probablemente, si alguien las toma, será para enclavar una presa más grande por arriba, para desviar el río hacia otro sitio, para calmar a quienes lo han perdido todo. Los expertos aseguran que este tipo de cosas sólo pasan cada 100 años más o menos.


© Froilán de Lózar para Diario Palentino
De la sección "La Colmena", en Diario Palentino, 1995.





Cuaderno de @Froilán
De la sección del autor "La Madeja", para "Diario Palentino" y Globedia.

Leer más »

Esperando al rey

Peridis, un paisano de derecho, que ha removido la historia actual bajo los cimientos de la historia vieja. Que nos ha romanizado un poco a todos, que nos ha robado un poco los sentidos por ese amor que se le nota pregona y siente tanto hacia Aguilar y sus contornos.




Froilán de Lózar





Ojeando un poco en redes y medios de comunicación he visto opiones para todos los gustos. Gente que ha abandonado la lectura antes de llegar a la mitad, personas que se sienten defraudadas por la historia que cuenta y una mayoría de lectores que se muestra satisfecha con esta irrupción en nuestra historia de un famoso humorista, pero sobretodo de un paisano de derecho, que ha removido la historia actual bajo los cimientos de la historia vieja. Que nos ha romanizado un poco a todos, que nos ha robado un poco los sentidos por ese amor que se le nota pregona y siente tanto hacia Aguilar y sus contornos.


Estamos en el mismo barco, tal vez uno en la proa y otro popa, confundidos por tanta belleza como se muestra mires a donde mires, preguntándonos a veces si no estará fuera de sí tanto entusiasmo, si no estaremos confundidos, si no seremos bichos raros que van por ahí pregonando a voz en grito una tierra que, cosa rara, muere, como sus gentes, cuando es obvio que la tierra siempre nos sobrevive.

Hace unos años, en una sección semanal que yo alimentaba en este mismo diario titulé así un artículo, "esperando al rey" y, aunque no soy monárquico, sugería a las autoridades palentinas que llamasen al rey, que le pusieran en antecedentes de lo que aquí ocurría, justo en un momento en que el entonces príncipe, según las hemerotecas y diarios de la época, se paseaba por nuestra montaña.

La historia se puede abordar de muchas formas y hubo épocas de actividad intensa, donde seguramente fue emocionante presenciar la construcción de templos como el nuestro de San Salvador, canteros relatando la historia a fuego sobre piedra, labriegos emocionados al ver despuntar una espadaña, sacerdotes entregados ante el altar de una sola pieza que tanto emocionó a tanta gente... Voy a ponerme en la lectura y les cuento mis impresiones sobre la llegada de ese rey de Peridis a esta Tierra.

@ De la sección del autor "La Madeja", para "Diario Palentino" y "Globedia".






Cuaderno de @Froilán
De la sección del autor "La Madeja", para "Diario Palentino" y Globedia.

Leer más »

Un hechizo de belleza

Cuando te has pasado una vida entera rebuscando palabras para explicar el ocaso de tantos pueblos, ninguna situación te parece ajena o extravagante. En el transcurso de cien años, entre 1880 y 1980 un grupo de científicos de la Universidad de Salamanca establecieron aquí su campo de batalla. La misión tenía relación con el patrimonio genético  y eran 10 los pueblos motivo del estudio: Alba de los Cardaños, Camporredondo de Alba, Cardaño de Abajo, Cardaño de Arriba, La Lastra, Otero de Guardo, Triollo, Valcobero, Vidrieros y Valsurbio. 

La idea era utilizar los apellidos como alelos (una de las formas alternativas que puede tener un mismo gen), y estudiar los efectos que los movimientos humanos han operado en la diversidad genética.

La explicación para elegir esta zona de Fuentes Carrionas es la de una población muy aislada y de tamaño muy pequeño, lo que permite reconstruir mejor las variables de su historia. Entre los "vehículos" utilizados se citan los libros parroquiales de estos municipios, lo que ha permitido las reconstrucciones familiares: nacimientos, matrimonios y defunciones. Pero ni la construcción de los dos pantanos (1930-1960), ni la mejora de las comunicaciones, provocaron alteraciones demográficas significativas, atentos, como el resto del mundo, a la llamada de la revolución industrial que merma la población en dos terceras partes, pasando de 1580 al inicio del estudio a 500 habitantes cien años más tarde. 

Y lo que acaban resumiendo los científicos acerca de este curioso experimento es que los habitantes de la comarca de Fuentes Carrionas, condicionados como están con el entorno, con un grado elevado de aislamiento durante muchas generaciones, pueden desarrollar diferencias genéticas importantes comparadas con otras comunidades humanas donde la entrada y salida de individuos es constante. 



Al margen de todos esos estudios, que siempre vienen bien porque se habla de la tierra, me interesa destacar la masa de esta gente con otro ejemplo que encuentro en el despoblado núcleo de Valsurbio, el pueblo más alto de la provincia, a 1500 metros, que nunca dispuso de luz eléctrica ni de acceso por carretera y que llegó a tener 100 vecinos, un pueblo donde -como bien resumió un cronista recientemente- "sólo queda en pie el cementerio, un paisaje desolador y un hechizo de belleza particular e inolvidable".

De la sección del autor para la prensa, "La Madeja".
Imagen: Valsurvio, el pueblo más alto de Palencia, actualmente despoblado. Imagen de José Luis Estalayo.






Cuaderno de @Froilán
De la sección del autor "La Madeja", para "Diario Palentino" y Globedia.

Leer más »

Libro de costumbres

TERCERA EDICIÓN



El día 12 de diciembre de 1859, a las siete y treinta minutos de la mañana, le nacía un hijo de su mujer legítima al cirujano de Támara, un pueblecito de noventa vecinos situado en la provincia de Palencia, y del cual no tienen la más leve noticia los demás habitantes del mundo.


Así recupera la profesora Beatriz Quintana Jato la palabra de Sinesio Delgado, un costumbrista noventa y nueve años mayor que yo, con clara ascendencia montañesa por su lado paterno, que mira con añoranza y arrojo hacia el ayer de sus días, volcado en el empeño de valorar lo que fue quedando en el pasado, un tiempo de juegos y costumbres que hoy nos sirve a sus paisanos de alimento.

Nace esta colaboración con una pretensión muy parecida: volver la mirada hacia esa puerta por la que cruzamos, mostrar a nuestros hijos aquellos caminos; vislumbrar aquellos rostros que a nuestros ojos infantiles habían ganado sobradamente el cielo vadeando los desiguales prados, sembrando la avena en primavera, en cuanto el sol abría los brazos, en las tierras ligeras (se dice de las tierras que se dejan descansar desde septiembre a marzo), recogiendo los frutos, remendando las huertas con las mejores artes del cestero.

No sé bien si por la edad o por la lejanía, me motivan aquellas historias que ya me impresionaron siendo joven, como el hecho natural del aprovisionamiento, cuando los carreteros purriegos venían a cargar sus sacos de trigo y sus cubas de vino a Castilla, dejando sus cebillas y garaujas de apeas, engordando de ese modo –dicen los costumbristas càntabros– su rico cancionero.

Hace sesenta años dejó huella por el norte el cardador de Santibáñez de Ecla, que venía desde Prádanos de Ojeda a ofrecer su servicio por los pueblos, dejando en el mejor punto la lana que luego se encargaban de hilar nuestras mujeres. Esta labor, que para él suponía cuatro o cinco meses de trabajo, le reportaba pingües beneficios, como lo demuestra el hecho de aquella anécdota que llegó hasta nosotros: “Tío Tonino, …me tiene que enseñar el oficio –le pidió un día, seguramente en bromas, un mozo del lugar–. Pues no andas descaminado, porque en la temporada de cardar tenías pa un jato cojonudo”. 

Yo asistí, y creo que tomé parte alguna vez, en aquel hábito de varear la lana. La lana, extendida en un tablero y los miembros de la familia “arreando estopa” con una vara de avellano. Antiguamente, en algunas casas, una vez que el trillo lo había sobado bien, se ponía debajo del colchón de lana un jergón, elaborado con paja de centeno o de maiz, fórmula que al decir de las gentes disimulaba mejor la lana y ayudaba al descanso. Cuando la paja se iba moliendo con el uso, lo quitaban y colocaban otro nuevo. Cuentan a este respecto lo que le ocurrió a una pareja de Polentinos que emigró al extranjero recién casada. Después de algunos años, volvieron, compraron un terreno, edificaron una casa y el dinero que les sobró lo metieron en un jergón de aquellos. Un día, pasado el tiempo, pensaron en cambiarlo echando el viejo al cubil de los cerdos, olvidando en un principio que con aquel gesto estaban tirando us ahorros. La historia acabó bien, porque, aunque rotos y pisoteados por los animales, Juan Lores e Isabel recuperaron su dinero y pudieron dormir a pierna suelta en jergón nuevo.

Como quien encuentra un billete en un bolso de su chaqueta o entre las pastas de un viejo libro, yo paladeo estos episodios, repaso con más intuición que documento los pequeños enigmas, que son tentáculos que van fortaleciéndose en tu cerebro a medida que transcurren los días. No hay pretensión de ningún tipo en esto. Noto como si me invadiera un extraño reposo. Converso con ustedes, que ya es mucho. Pergueño una vereda que nos conduzca hacia la historia de aquellas gentes, deudos como son de nuestras vidas.

@De la sección del autor "Vuelta a los Orígenes", en Diario Palentino, 26 de abril de 2000.
Imagen: Editorial Aruz, tercera edición del libro de Froilán de Lózar: "Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería", Julio de 2014






Cuaderno de @Froilán
De la sección del autor "La Madeja", para "Diario Palentino" y Globedia.

Leer más »

La perfección y los conocimientos (I)

Froilán de Lózar

Yo no soy un maestro, soy un aprendiz.
GERARDO DIEGO

Los ideales no existen, ni en la política, ni en la Cultura.
Sobrevivir parece el ideal absoluto.
LUIS Mª DE VILLENA


Hablar o escribir de cualquier cosa con riguroso acierto, equivale a saber todo de todo. Ello, además de innecesario, es imposible. ¿Para qué necesitan los sastres saber cómo se hace el tapón de una botella, o el motor de una avioneta de ciertas características (1).

Aprender todo sobre todas las materias, nos llevaría a convertir los estudios en ocio y viceversa. Esto parece ridículo, pues todas las cosas aprendidas se quedarían impracticables y no sólo por falta de conocimientos, sino de tiempo. Aun con eso, suponiendo que aprendiésemos lo bastante de cada cosa, quedarían desconocidos e impracticables muchos otros detalles importantes, lo que viene a confirmar que, efectivamente, no somos especialistas de nada hasta ese extremo que muchas personas pretenden entender o alcanzar.

Cada una de las actividades que el hombre desempeña, incluso aquellas que pudieran parecer más insignificantes, requieren de un constante esfuerzo, mucho más en este tiempo de cambios tan rápidos, donde se exige un proceso renovador permanente y un acercamiento continuo al cliente, en el caso de un comerciante; al alumno, si se trata de un profesor; al pueblo, en el caso del político…
Incluso, dedicándonos plenamente en tiempo y en esfuerzo al estudio y la práctica de una materia determinada nunca llegaríamos a pronunciar esa palabra mágica: ¡ya lo sé todo!.

Teniendo en cuenta estas observaciones, no procede exigirle a un hombre que ejerza, hable o escriba como especialista de algo. Los hay. Alguien en el límite de lo absurdo, les ha revestido de este título y espera de ellos (parece entonces lógico), una respuesta que no se ha dado nunca porque tal vez no exista. Avanzar por la vida como superdotados, implica ignorar la mutación hacia la que vamos, la transformación en la que estamos inmersos y, sobre todo, la valoración justa de todos esos cambios.

Hemos de ser conscientes y emitir una opinión no como irrebatible, sino como algo que ha de ser mejorado antes o después por otros hombres. Dar un juicio por irrevocable, equivale a obligar a los demás a ver las cosas por el mismo cristal que nosotros las vemos, cuando sabemos que en cada ser se dan estímulos y sensaciones diferentes.

De otro modo, si así fuera y, sin dejar de ser libres, tomásemos como ideal lo que unos pocos escriben en la prensa, lo que otros pocos comentan en la radio o en la televisión, o lo que un grupo reducido proclama en la tribuna de los conferenciantes, sobrarían muchos interrogantes y estaríamos viviendo en perfección.
Si todos pensásemos igual o viésemos las cosas de igual forma, la vida no tendría aliciente. Si todos viésemos por igual el mar o una flor, no existirían los poetas o todos haríamos versos. Para unos, el mar no es más que una extensión muy grande de terreno ocupada por el agua; para otros, en cambio, “el mar sonríe a lo lejos./ Dientes de espuma, labios de cielo”. 

Federico García Lorca escribió:

Pobre mar condenado 
a eterno movimiento
habiendo antes estado
quieto en el firmamento”.

¿Quién sabe de los labios o de la amargura del mar, si no son los poetas? Podíamos citar a Rafael Alberti o Antonio Machado… Dice este último:

Érase de un marinero que hizo un jardín junto al mar
y se metió a jardinero.  
Estaba el jardín en flor 
y el jardinero se fue 
por esos mares de Dios…

Por otro lado, hay trabajos que agobian y entristecen, ya que para vivir moral y espiritualmente de ellos, hay que vivir de otros económicamente. (2).

__________

(1) Hay conocimientos que se hacen imprescindibles; en cambio, hay otros que son innecesarios.
(2) “Estás alarmado y cansado. Alarmado porque pasas de los 50 y no ves la forma de liberarte de un trabajo cada día más lejano a tus verdaderas aspiraciones. Cansado, porque ya no dispones de las energías de tus 30 años para llevar una doble vida. Tienes la sensación de estar perdiendo el tiempo para lo que juzgas y sabes más importante: tu obra”.   
Luis de Pablo en “Diario 16”-.

Del ensayo inédito del autor: “El Futuro inmediato”, 1990






Cuaderno de @Froilán
De la sección del autor "La Madeja", para "Diario Palentino" y Globedia.

Leer más »

Sobre la identidad


Froilán de Lózar
Publicista



En un interesante artículo publicado en nuestro diario a finales del pasado año y firmado por Carmen Cuesta y Luis Calderón se hace una interesante reflexión sobre el turismo que no acaba de cuajar en nuestros campos.
El análisis ahonda en lo que unos y otros hemos venido reflejando en los últimos años, sin otro anhelo que ver despertar nuestra tierra al turismo, darle más ritmo a lo que se viene haciendo ahora en las distintas comarcas y una propuesta si cabe más rotunda sobre la identidad.

Yo estimo que el románico es un aliciente poderoso que, combinado con el paisaje y la gastronomía puede generar en pocos años un trasiego importante de gente nueva, que es a fin de cuentas lo que echamos en falta, aunque tampoco es malo que quienes vienen vuelvan, lo que va de acuerdo con una popular campaña que se publicitó hace unos años.

A mi no me preocupa en exceso la identidad. Palencia, para mí, es irrepetible por todo. Me identifico con sus paisajes, con su gente, con su rico patrimonio y no es primordial ni necesario que otros sientan lo mismo. Ya lo sienten cuando llegan de improviso y se encuentran con una tierra espléndida. Es como una mancha secreta ahí en lo alto del mapa. Lo que ha pasado durante siglos con la montaña palentina, es un poco lo que ha pasado con toda la provincia, pero quienes sabemos lo que aquí se atesora estamos decididos a darlo a conocer al mundo, a quienes quieran verlo y entenderlo; a quienes quieran transmitirlo.

Luego vendrán otros y estudiarán la historia y encontrarán el mejor modo de hacer frente a ese e olvido y a esa dejadez que en apariencia nos deja a nosotros deprimidos y sin argumentos.

Llevo 35 años escribiendo en este diario y mo me deprimo porque no me conozcan en China o en Madrid. Me importa que me comprendan aquellos que me conocen y conocen la tierra de donde vengo, y que quienes asumen algún poder sobre nosotros vuelvan la cara y procuren tapar esas lagunas o remendar esos caminos por donde, a pesar de todos los pesares, sigue latiendo vida y sigue emocionando al mundo su gran pozo de arte.

Imagen: "Palencia en la red".
De la sección "La Madeja", publicado en Diario Palentino y Globedia.


Leer más »

Realidad y mentira

"
Real es que vivimos, nos movemos y sentimos pesar o placer por la muerte o el disfrute de aquellos a los que amamos, pero nuestras reacciones son cada vez más bruscas, carentes de estímulo y comprensión, como fruto de una insatisfacción y aceleramiento impropios de seres racionales. Es por lo tanto irreal nuestra personalidad.
Nos bandeamos, cuándo hacia la derecha, cuándo hacia la izquierda, sin hallar postura que nos llene por completo, sin encontrar en los demás consuelo.
Oprimidos por el contraste de las normas y oprimiendo a los demás con las leyes que al azar va dictando nuestra conciencia malherida. A menudo tratamos de mostrar una verdad en lo que hacemos y vamos más allá de lo sensato. Ansiamos el poder para implantar nuestros razonamientos, sin contar en realidad con quienes comparten nuestra casa o nuestro pueblo. Un pequeño poder que todo individuo se ha creado como autoprotección y, a veces, peligrosamente, como único camino.


Froilán de Lózar
Escritor y Publicista
Fundador de Curiosón



Cuaderno de @Froilán
Del ensayo inédito "El futuro inmediato"
Del capítulo: Realidad y Mentira.
Leer más »

La cigüeña viuda de Vitoria




Froilán De Lózar




A mí me llegó al corazón el relato de la cigüeña viuda de Vitoria. Una mañana entera gastaron un equipo de técnicos del Departamento de Medio Ambiente para evitar que se malograran los retoños no natos de una pareja de zancudas que anidaban en la Torre de la Iglesia de san Vicente. Una noche, cuando la cigüeña padre regresaba al nido con varios objetos en el pico, fue a estrellarse contra el tejado de "Los Arquillos" y nada se pudo hacer por salvarle la vida. Entre los expertos se dilucidaba el tipo de actuación que evitara la pérdida de la nidada. Pero se determina finalmente no actuar en ningún sentido. Subir al nido con una grua puede ahuyentar al animal, retirarle los retoños y poner huevos de oca para que no los eche en falta, con la intención de incubarlos artificalmente, tampoco parece una decisión que agrade a nadie. 

Pero sí es verdad que aquel año de 1996 se dijo que las cigüeñas eran las aves mejor cuidadas por las autoridades alavesas. Hasta tal punto llegaron a interesarse todas las Instituciones por estos animales, que recomendaron retirar banderas y pancartas de los campanarios a fin de no asustarlas. A primeros de abril de aquel año, el Ayuntamiento de Vitoria y la Diputación acuerdan prohibir el lanzamiento de cohetes en las fiestas de San Prudencio.

Resumen del artículo Historias de Cigüeñas, en la sección “Impresiones” de Diario Palentino, 8-1-2005.
Imagen: @Curiosón

Leer más »

Buscadores de esencias

Froilán de Lózar


Mi amigo Felipe Calvo me envía al catedrático de música Mariano Pérez, colaborador de la revista que edito en Bilbao. Le digo lo que pienso, lo indignado que estoy por tanto buscador como ha surgido de pronto, cuando ya todo está tumbado y a los viejos se les va la cabeza, o no reciben con la fuerza bastante el soniquete de una determinada copla. A estas alturas ya no creemos en aventuras ni en inéditos, porque, en principio, estas mismas palabras que ahora trazo, todo aquello que brota de la imaginación, estaba ahí desde el principio. En todo caso, nos hemos dado por enterados, lo hemos sentido dentro, lo hemos sacado fuera,  pero nada de inventos.

El investigador y cantautor vallisoletano Joaquín Díaz grabó y publicó algunos temas de la montaña, recogidos, al parecer, en un asilo de la capital. Los transmisores estaban fuera de su medio, eran mayores y la música no era la misma que aqúí se interpretaba hace treinta años. La muestra queda patente en la grabación con la que Mariano Pérez pretende acercar al Cancionero Español las viejas canciones de combate.

Los buscadores de esencias trabajan en todos los sentidos para restaurar —digamos— ese decaimiento que los cronistas difundimos, no siempre con toda la razón, pero sí con cierto temor a que los magos verifiquen nuestra sentencia. Es preferible que nos desengañe la propia historia, latiendo, desoyendo esas cargas de negativismo que los duendes vienen depositando en nuestra pluma. Los buscadores de verdad, los buscadores de oficio y corazón, nunca se alejan. Se quedan hasta que todo concluye; repiten sus viajes, se hacen habitantes de derecho, emigrantes de consuelo, pájaros que vuelven cuando despunta por el cueto la alegre primavera.

Los buscadores están aquí. Son ciudadanos de esta tierra. Mueren escarbando en sus raíces. Se agotan bajo las faldas de sus montes. Son buscadores de verdad, aunque la vida no les haya valorado como se merecen y eso mismo sirva hoy de nodo a su recelo. Hay que cuidar a estos buscadores y no tener miedo a que se pierda la esencia del pasado en sus manos. No es tan triste que los viejos se vayan de este mundo con sus reservas, con sus cosas, con sus guerras, porque el pasado es suyo. Si algo hemos aprendido, si nos quedan sus obras, conservaremos la estructura, aportando, eso sí, esencias nuevas, otros ritos, otros ritmos, otros cantos que sigan dando valor y sentido  a nuestra vida.

El pasado no se escribe en un día, ni se captan los gritos de folklore en los mensajes de dos viejos.

La montaña es toda, es todos, y el escudo está presente en cada ceremonia, en cada circunstancia, en cada rostro.

Si escribir el folklore fuera tan importante como a veces pensamos, las Casas Culturales se hubieran restaurado mucho antes o no se hubieran vendido, los gobernantes se hubieran preocupado más por los grupos que nacieron bajo su mandato, los teatros y los bailes del pueblo no hubieran agonizado y los buscadores escribirían la presente historia con todo lujo de detalles. A nadie le hubiera pillado desprevenido un periodista.
Es cuando debemos echar mano de los recuerdos, cuando en nuestra mente se encienden bombillas coloradas, porque nunca sabemos hasta dónde importa lo que contamos, qué uso harán de ello, de qué forma lo interpretarán en los libros de texto y qué historias se inventarán para desmentirnos…

A veces pienso que estoy solo, que sueño demasiado, que le doy demasiada importancia a la vida. Porque, la vida es importante, claro, pero, ¿qué es la vida en realidad? Un soplo, y el folklore nunca subirá al cielo.

De la sección "El folklore", de Froilán de Lózar,  publicado en "Diario Palentino" el 12 de Agosto de 1987

Leer más »

Un pollo de cigüeña negra



Froilán de Lózar



Los internautas de la República Checa, que durante meses siguieron el viaje de Jonás por España, un pollo de cigüeña negra, vieron que su señal desaparecía al ser abatido cerca de Doñana. El polluelo tenía más seguidores que "Gran Hermano" y se cuentan por miles las cartas de protesta que van llegando a la embajada Checa en España. Este seguimiento masivo tiene su explicación, porque desde 1996 la radio de aquel país organiza expediciones científicas a África y convierte a sus oyentes en biólogos virtuales. Jonás pertenecía a una familia, una pareja y sus tres polluelos, que fueron equipados con transmisores y una cámara de televisión transmitió durante 24 horas en Internet la actividad del nido. Miles de escolares de la República Checa estuvieron pendientes de lo que le ocurría a la familia. Jonás puso rumbo hacia el sur, pero sufrió un envenenamiento por el camino. Es curado por unos biólogos que lo liberan en 1998 cerca del Parque de Doñana, hasta que en septiembre deja de emitirse su señal. Los biólogos encontraron el transmisor en Villafranco del Guadalquivir (Sevilla), pero ni rastro del pájaro, que se supone, fue abatido por un desaprensivo. Una suerte parecida corre su compañero A Hynek, a quien se lo carga un cazador en Francia, a la vista de todos los que seguían por Internet a estas estrellas televisivas. La delicada situación de esta especie activa las protestas en "Quercus" y otras revistas especializadas por parte de los naturalistas.

Resumen del artículo Historias de Cigüeñas, de Froilán de Lózar, en la sección “Vuelta a los orígenes” de Diario Palentino, 8-1-2005.

Leer más »

Momentos

"
Todos nos hemos detenido a pensar alguna vez en la vida. Vivimos de momentos, de pequeñas compensaciones, de pequeños proyectos... Nos ilusionamos ante la simple proyección de un fin de semana, una cena con los amigos, un encuentro con la persona amada... Pensando en todo esto, sabemos que no es conveniente amarrarse demasiado a historias que no tienen sentido o que implican peligros para nuestra familia, para nosotros mismos. Si entregamos mucho más de lo que pedimos; si por norma general, merecemos mucho más de lo que nos dan, no podemos en un momento de descuido y de desconfianza echar por la borda tantos sueños.Excepciones hay muchas. Hay razones suficientes a veces para desanimarse. Los momentos gratos se cuentan con los dedos de una mano, por eso debemos reflexionar para tratar de conseguir el máximo numero de ellos sin volver la cara hacia el abismo, con la seria propuesta de vencer esa enfermedad que nos acecha, ese vicio que nos mina, ese malestar que nos atormenta a veces sin motivo para llegar tan lejos, tomando caminos que no tienen salida.

Froilán de Lózar
Escritor y Publicista



Cuaderno de @Froilán
Fundador de Curiosón
Leer más »

Vamos cerrando heridas



Mientras dábamos el último adiós en Herreruela al primo Vidal, prisioneros de tantos momentos como allí compartimos, desde el balcón privilegiado de la casa que nos mostraba la bolera llena de mozos que venían de los pueblos cercanos, aproveché un instante para mirar atrás, para mirar más lejos, mientras la nieve se hace perenne por los cerros y amenaza otro invierno.

Estoy tejiendo unas pinceladas para cerrar poéticamente un año atroz, que a saber si es la mejor medicina o, sirve de bálsamo para esos dolores inexplicables que aumentan y se hacen más lacerantes a medida que vas sumando años.

Al final de la historia que va escribiendo cada uno para sí, te das cuenta que no está el truco en saber más, ni te servirá de alivio estar más preparados para depende qué destino te toque, ni el dinero, ni mantenerse hacia la mitad de la tabla de esa clase media, ni el discurso ejemplarizante de nadie. Nada te servirá porque, que nos expliquen para qué sirve tanta prebenda si un mal viento dará al traste con todos nuestros saberes y consejas.

Vivamos, hasta donde se pueda este momento, abrigados por las imágenes de los recuerdos de los rostros que acompañaron aquellas navidades, aquellos días veraniegos, aquél sol que, por tantas cosas, brillaba en lo más alto, y aún sin tantos adelantos ni encomiendas como ahora nos venden, brillaba más que nunca.

¿O es distinta la percepción de las cosas a determinada edad?. Cuando te repites que lo mejor es vivir el momento presente, apurarlo hasta donde se pueda junto a los que te quieren.

No se si les ocurre a ustedes, pero yo que no me arrepiento de nada de lo que no hice, miro y percibo raudales de tristeza. Es como si la vida me estuviera reclamando una respuesta para tanto dolor como se está viviendo en casas y calles a los que sólo llegan los diarios de tarde en tarde, mientras siguen copando las audiencias programas donde se dilucida sobre la vida que llevan quince o veinte famosos, o vuelven a las calles violadores y asesinos para quienes la vida es un juego de naipes.


Cuaderno de @Froilán
Para la sección "La Madeja", en "Diario Palentino" y Globedia.
Leer más »

La sonrisa de un niño




Mañana, 14 de diciembre, llega un maratón solidario a Vizcaya, organizado por el Centro de Actividades Físicas de Alhóndiga Bilbao.

Cada vez más, Grupos y Asociaciones repartidos por toda la geografía, aprovechan estas fechas para lanzarnos un grito.
En este caso, todo el dinero que se recaude -nos aseguran- se entregará íntegramente a la Asociación de padres de niños con cáncer de Bizkaia (Aspanovas).

Creada en 1989 por un grupo de padres, se dedica a cubrir las necesidades en las que se ven inmersos todos los afectados, impotentes muchas veces al no obtener respuesta de las Instituciones y Organismos que, se supone, están ahí para aportarla.

Estos días, en todas partes se ven manos tendidas, historias desgarradoras que se ocultan tras los muros de un centro hospitalario. Voces que nos llegan, en este caso, de niños que piden otra oportunidad, inconscientes todavía de las duras circunstancias en las que les ha envuelto la vida. Todo lo que hablamos y escribimos está bien, es conveniente hacerlo para que la solidaridad no se detenga, pero ha de ir acompañado el gesto de una ayuda para que comiencen a hacerse realidad los sueños de esos niños. Debería servir la ayuda pública, la atención sanitaria, pero las enfermedades llevan aparejados otros trastornos que ponen contra la pared en muchas ocasiones a progenitores y familiares que lo viven en primera línea.

Yo creo que hemos de superar la desconfianza que nos invade, ante la nefasta gestión de grupos y dirigentes que considerábamos trasparentes, asociaciones importantes con muchos años de lucha y de trabajo detrás, incluso ONGS donde se han descubierto fraudes y manejos nada claros.

Lo que quiero decir es que tenemos que seguir mirando hacia adelante. Que no hemos de llevar la desconfianza a los extremos haciendo que paguen justos por pecadores. Que nunca es tarde para aportar nuestro granito y contribuir así al mantenimiento de  grupos que nacieron de la desesperación, que luchan por mantenerse para llevarle la sonrisa a un niño, porque como alguien ha escrito estos días en un blog de frases, "no todo está perdido cuando puedes ver en el rostro de un niño su magnífica sonrisa".

@Froilán De Lózar para la sección "La Madeja" en "Diario Palentino" y "Globedia".


Cuaderno de @Froilán

Leer más »

Cuaderno de Froilán de Lózar

Froilán de Lózar es escritor y publicista. Fundador de la revista literaria Pernía (1984-1988). Fundador y administrador de Curiosón. Ha colaborado en numerosos diarios y revistas con artículos y entrevistas: Diario Palentino, Norte de Castilla, Noticias de Palencia, Alerta, Diario Montañés, Gaceta del Norte, Cascajera... fundamentando toda su obra en "La Montaña Palentina". En la actualidad, tiene una columna semanal "Vuelta a los Orígenes" en el "Diario Palentino".
Es autor de numerosos cuentos y novelas, una de las últimas "Rueda de traficantes", escrita mano a mano con el autor vasco Xabier Gereño.

Froilán ha sido premio de periodismo "Ciudad de Palencia". II Premio Internacional de Poesía Diego de Losada (Zamora).  Premio Nacional de Novela Corta "La Tribuna de Castilla" (Valladolid), con la novela "La guerra de los torpes")1998. Finalista del VIII Premio de Novela Bubok-Lengua de Trapo, 2016.


Reseña del autor a propósito de su último libro en "La Vanguardia"

La más bella canción de la naturaleza

⌂ 
"Hazme cuidadoso a la hora de juzgar a los otros"
⌂ 

Aniversario del Decano de la Prensa en Palencia en 2016

135 años de Diario Palentino

⌂ 

Vida y obra de Matías Barrio y Mier

Historia General del Derecho Español | Curiosón invitado

⌂ 

Lecturas de Froilán en este blog
De la sección "Crónicas Fin de Siglo".

El libro negro de Quintana
Diana no escribe cartas
Diana de Gales
Todos los nombres
El hereje
Costilla de Caín
Versos satánicos
Setecientos treinta días
Uno de los nuestros
Dice Carmen que Camilo ha copiado
El hombre contra el hombre
Vidas cruzadas
Al partir, un poema
El otro en soledad
Viaje al Kursaal
Los lugares de la montaña
Los pueblos del silencio
La vida es cosa de dos
La mano de dios
Emigrar a cualquier precio
Octavio y Montxo en Lagun
Spice Girsl
Con la música en los talones
El TitánicFumar o vivir
El Rayo que no cesa
El mejor anuncio de una vida
La verdad de Rigoberta Menchú
Memoria de Bulnes

Publicaciones de Historia
Del libro "Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería", Editorial Aruz, 3ª Edición, Julio de 2014

La Abadía de Lebanza | 5 capítulos
La Historia de Manolo Nestar | 10 capítulos
Límites provinciales romanosGuerras CántabrasLos impuestosCamáricaLos secuestros de la Agrupación Picos de EuropaEl baluarte de Peñas NegrasLos céntimos de Fontaneda

 

Impresiones
Sección del "Diario Palentino" iniciada a últimos del pasado siglo.
Otras publicadas en "La Madeja"

Breivik festeja su matanza
Bretón en estado de guerra
Las preferentes de Mario Henríquez
⌂ Otra Groenlandia
La rosca infinita
Carta de la Tierra
Y de pronto, el Alzheimer
⌂ Viaje al Kursaal
Una sociedad para la eutanasia
Los lugares de la Montaña
La embajada de Guillermo Palomero
La casa donde uno nació
La vida es una novela
La sonrisa de un niño
Manuel Lozano Gonbault
Vivir, morir, remorir
Sobre la identidad
Usted perderá la memoria
Relatos de frontera
No hay mayor soledad
Libro de costumbres
Un hechizo de belleza
Una puerta en medio de la nada
Esperando al rey
Un bólido en Villalbeto
Del amor y otros puertos
Cuestión de carácter
Armamento de agua
La esperanza de Antonio

⌂ 

Vuelta a los Orígenes
Sección "Vuelta a los Orígenes" en Diario Palentino

Un pollo de cigüeña negra
La cigüeña viuda de Vitoria
La Osa de Ándara
Casas para pensar
José Luis de Mier, in memoriam
La Cantabria leonesa
Románico erótico
Un luthier en la montaña

⌂ 

Ensayos
De su libro inédito "El Futuro inmediato"-

La perfección y los conocimientos

Ensayos

La Frase
Frases inéditas para la sección del mismo nombre en este blog

La gran mentira
Dación en pago ya, para todos
Momentos
La romanización
Realidad y Mentira
La delgada línea de lo justo a lo injusto


Publicaciones

Leer más »

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.