secciones

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

AUTORES DE NUESTRA HISTORIA

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

Los maestros tejeros asturianos en el norte de Palencia

Siendo ya común el uso de la teja, fueron naciendo innumerables tejeras por todas partes, algunas muy elementales, pero suficientes para cubrir las necesidades de los pueblos. Al mismo tiempo aparecieron grupos de hombres, hábiles en el manejo de la arcilla, que dedicaron su vida al trabajo del barro y a la fabricación de tejas y ladrillos para cubrir esas necesidades habituales.



A comienzos del siglo XVIII fueron ocupando numerosas tejeras del norte de España unos grupos de asturianos que se convirtieron  en verdaderos expertos en hacer teja y ladrillo de forma artesanal. La gran mayoría procedían de los concejos de Llanes y Cangas de Onís. En su tierra eran conocidos con el nombre de tamargos y su presencia se hizo especialmente notoria en León, Valladolid, Zamora, Palencia, Burgos, Cantabria, País Vasco y Navarra.

Los alrededores estaban sembrados de tejeras con destacada presencia de asturianos. Las Ventas y el pueblo de Navatejera, entonces separados de la ciudad, se fueron acercando a ella por el nacimiento de varias tejeras.

La contratación de los tejeros asturianos se realizaba por la fiesta de la Candelaria (2 de febrero) y el trato se formalizaba bien en la plaza del pueblo o bien en las casas particulares. La mayoría de las cuadrillas eran ya conocidas por los contratantes y, si ambas partes habían quedado satisfechas de la temporada anterior, el acuerdo se cerraba sin dificultad. Solía abarcar los meses comprendidos entre abril y finales de octubre: el tiempo en que la lluvia o las nieves no les impedían realizar su labor. Formaban el grupo hombres de la misma familia, parientes o amigos cercanos, con los que se pudiera trabajar a gusto sin  problemas de convivencia. En ocasiones, chicos menores de edad se enrolaban en la cuadrilla, anque perdieran días de escuela. Algunos padres, cuando eran los jefes del grupo, llevaban a sus hijos jóvenes para que aprendieran el oficio. A estos grupos de tamargos temporeros, si recorrían diferentes tejeras a lo largo de su vida laboral, se les denominaba "carrilanos".


Número 7, Colección de historia de la montaña palentina
Miguel Nieto Rodríguez
Aruz ediciones, 2013

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.