secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

Dar un cuarto al pregonero


Pregonar algo para su venta o por encargo de alguien. ||| Mejor si se calla..


Con el tiempo muchas historias dan un giro. Como hijo de padres comerciantes que vendían sus productos por los pueblos, yo recuerdo a Germán,   a quien se le conocía por aquellas tierras como el "cacharrero". Llamaba la atención su voz de trueno que traspasaba las paredes tan anchas de las casas anunciando sus productos a buen precio.

Quienes lo han estudiado aseguran que esta figura ya existía en la Edad Media y que se dividían en tres clases:
1-los oficiales, al servicio de la Administración;
2-los heraldos, al servicio de los nobles, cuya misión era ir por delante anunciando su llegada;
3-los pregoneros o voceadores como Germán.

Curiosamente, al inicio de la actividad los pregoneros cobraban por aquello un cuarto, moneda de cobre que equivalía a cuatro maravedíes, es decir, alrededor de tres céntimos de peseta, de manera que dar un cuarto al pregonero era abonarle lo estipulado entonces para que difundiese las noticias.

Con el correr del tiempo, tal vez cuando dejaron de cobrarse estos servicios, la frase cambió de sentido, utilizándose para reprobar lo que alguien iba contando y que, por alguna razón, venían a sugerirle que mejor estaba callado.


Modismos en Curiosón


NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.