secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

La palabra fuerte

“La palabra fuerte ha sido soltada”. Esta expresión, procedente de un libro que se titula De la psicosis paranoica en sus relaciones con la personalidad, tesis doctoral de Jacques Lacan, polariza mi atención cada vez que releo (y han sido unas cuantas desde los años ochenta) esa tesis. Esta vez, sin embargo, ha tomado otra dimensión. Releer el mismo libro a lo largo del tiempo se conoce que es leer un libro diferente merced a la historia subjetiva de cada uno.

Ciertamente, Lacan se refería a una mujer, que llamó Aimée, y que súbitamente tras ser encarcelada por una agresión a una famosa actriz de la escena francesa, (allá por el mes y el año en el que en España se proclamaba la II República), entrevistarla, y comprobar que su pasaje al acto y su posterior castigo la habían estabilizado en su delirio paranoico, obtuvo de ella una clave, una buena palabra fuerte. No me voy a detener en esta columna en cuál, pero sí en destacar que en la conversación con los demás, pueden desplegarse palabras débiles, o palabras fuertes.

Y no es porque la palabra sea malsonante o altisonante, puesto que puede ser una sencilla palabra. Es porque esa palabra produce algo en quien la escucha, y también en quien la profiere.

Sabemos que hay palabras que nos conmueven, y otras muchas que nos dejan indiferentes. Sabemos que hay palabras que nos hacen llorar y otras que desencadenan la locura. A veces una misma palabra puede producir en nosotros cosas muy diferentes.
Sucede cuando una palabra la escuchamos en nuestra infancia, que puede hacernos mucha gracia, pero que al evocarla después de muchos años se transforma en palabra nostálgica. Sabemos que hay palabras inolvidables, y otras que son francamente olvidables. Sabemos que existen palabras que nunca debimos pronunciar, mientras que hay palabras que tuvimos que haber dicho en voz más alta.

Sabemos del poder de las palabras cuando son fuertes. Mientras que conocemos lo intrascendente de las palabras que se lleva el viento. Y que unas pocas palabras bondadosas, al decir de Freud, tranquilizan más que el mejor de los fármacos tranquilizantes.

Finalmente, en la época del imperio de la imagen, sin embargo, aún, muchos, una inmensa minoría en peligro de extinción, (poetas, psicoanalistas, educadores, políticos con alma, escritores, adolescentes sensibles, vecinos ilustrados, periodistas de raza) sostenemos que una palabra, si es fuerte, vale más que mil imágenes.




De la sección del autor en "Curiosón": "Vecinos ilustrados" @Aduriz2012

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.