secciones

ANH

PUEBLOS DE ESPAÑA

OTRAS SECCIONES

HISTORIA DE ESPAÑA

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

La indefensión del ciudadano de a pie




Cuando oímos las noticias, solemos escuchar cosas tan tristes y absurdas como que, por ejemplo, una familia pierda un piso de su propiedad comprado con sus trabajados ahorros, por 40 euros que debían de contribución, o que un hombre sea encarcelado por matar un lagarto para comer, mientras otros que han matado (y no lagartos en extinción precisamente, o bien con armas o bien con su coche a un inocente), se pasean impunes por las calles, o mientras otros, que no es que hayan dejado de pagar, sino que han robado claramente cifras astronómicas que superan en muchos ceros los míseros 40 euros, van por la vida con la cabeza muy alta, gozando incluso, de una cierta respetabilidad social.

Y es que cuando una oye noticias que hablan de yates con grifos de oro, o de armarios frigoríficos para los abrigos de piel de algún personaje de la política (salidos, por supuesto, de la rapiña y el robo canallesco al resto de la gente de a pie que va tirando todo el mes de su sueldo) y no pasa absolutamente nada, una no puede por menos de darle la razón al poeta José Hierro, que en una página memorable afirmaba sentir asco ante todo lo que está sucediendo en nuestra sociedad.

Sin embargo, mi protesta no va contra ellos: asesinos y delincuentes, desgraciadamente siempre los ha habido. Mi queja va dirigida a todos los que deben protegernos de ellos a las personas que no robamos ni matamos, a las personas honradas y pacíficas que trabajamos y vivimos sin molestar a nadie.

Y en este sentido, tengo a veces la triste impresión de que estamos desamparados, sin el apoyo que se supone deben brindarnos aquellos que tienen la obligación de hacerlo: son precisamente, en muchos casos, los Organismos encargados de velar por las personas, los que las castigan “legalmente” sin piedad; y cuando éstas acuden a ellos pidiendo ayuda, suelen adoptar una postura fría y poco cordial, y en el caso de darle la razón al pobre ciudadano de a pie, retrasan su satisfacción lo indecible, hasta el punto de que a veces ya ni hace falta que se la den...





Sección para "Curiosón" de Beatriz Quintana Jato.


NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

HISTORIAS Y ENSAYOS

CITADOS EN OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.