Refranes populares, las mejores fotos y pueblos de España

Dominación goda - Curiosón | refranes populares | las mejores fotos | pueblos de España

GRANDES COMO SU NOMBRE

Dominación goda

Llegamos a uno de los periodos más interesantes de la dominación goda. No hay un solo individuo en la familia real que se ha sentado en el godo-hispano que no haga un papel importante en la historia, ni un solo personaje en este grupo que no suscite gran interés. Va a representarse un drama histórico, cuyas consecuencias han llegado hasta nosotros y alcanzarán a las generaciones que nos sucedan.



Uno de los primeros cuidados de Leovigildo fue tratar de desalojar de España a aquellos griegos imperiales, que los historiadores de entonces y muchos historiadores después llamaron romanos, tan imprudentemente traídos a la costa por Atanagildo, y donde ellos habían procurado consolidarse más de lo que sin duda había entrado en las intenciones de aquel rey, y más de lo que a la unidad de España convenía. Eran tanto más peligrosos para Leovigildo estos huéspedes, cuanto que siendo ellos católicos y siéndolo también los hispano-romanos, mirábanse unos y otros con la afición de correligionarios, y estaban siendo un foco al que acudían fácilmente los descontentos de la dominación goda o del arrianismo que representaba. Emprendió, por lo tanto, Leovigildo con ardor la guerra contra los imperiales, y aunque no pudo llevar a cabo la expulsión, porque para esto hubiera necesitado una marina de la que carecía, fue, no obstante, tomando las plazas de Baza, de Málaga y de Assidonia (Medina Sidonia), no sin notable resistencia en esta última, y reduciéndolos a límites más estrechos. Córdoba, que desde su rebelión y triunfo sobre Agila rehusaba someterse al poder de los godos, y que acordándose de su grandeza romana se gobernaba municipalmente como en tiempo del imperio, fue también rendida a fuerza de armas por Leovigildo, que en esta ocasión comenzó a desplegar la dureza de su carácter, haciendo sentir su enojo con actos de excesiva crueldad, no sólo a la ciudad rebelde, sino a toda la comarca. La sangre corrió por toda la ciudad y por los capos, y llenas de terror se sujetaron todas las poblaciones de la Bética a las armas victoriosas del godo.

Los grandes del reino le dieron mil parabienes por estos triunfos, y se apresuraron a mostrársele adictos, o por lo menos sumisos y respetuosos. Con esto y con el ejemplo de los males y desórdenes a que había dado ocasión la larga vacante del trono, le resultó fácil a Leovigildo persuadir a los nobles de la conveniencia de dar participación en la soberanía y autoridad real a sus dos hijos Hermenegildo y Recaredo. La proposición fue acogida con beneplácito por unos y sin oposición por otros, y los dos hermanos fueron declarados príncipes de los godos y herederos de la corona. Con esto lograba Leovigildo poner freno a las ambiciones y al espíritu de insurrección, y hacer hereditario el trono en su familia.







La Historia General de España de Modesto Lafuente, es considerada el paradigma de la historiografía nacional del pensamiento liberal del siglo XIX. Impresa en Barcelona por Montaner y Simón entre 1888 y 1890.

Curiosón | refranes populares | las mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates